De transmisiones y comunicadores

Esta semana que pasó no tuvimos liga porque la FIFA tuvo semana de eliminatorias en el mundo. Si el futbol se definiera en un papel nada más, México tendría que golear todos y cada uno de sus...

Esta semana que pasó no tuvimos liga porque la FIFA tuvo semana de eliminatorias en el mundo. Si el futbol se definiera en un papel nada más, México tendría que golear todos y cada uno de sus partidos de la primera fase que le tocó enfrentar, pues ninguno de los equipos caribeños tiene el nivel que nosotros en México acostumbramos. Sin embargo, el resultado del domingo pasado no fue el que la gente y los medios hubieran querido. Y aunque siempre habrá justificaciones a lo que sucedió, hoy yo no quiero hablar de lo que vimos dentro de la cancha, sino de lo que pasó en los palcos de transmisión televisiva.

Desde hace años en México tenemos la oportunidad de escoger por cual cadena de televisión seguir a la selección. En lo personal me gustaría que todos ustedes, lectores de mediotiempo, opinaran en relación a la calidad de las transmisiones. No quiero hablar de la parte técnica ni tecnológica, pues en México la cantidad de dinero que se invierte en eso supera a muchos países  y eso sería tema de otro tipo de  charla. Me refiero a la manera de transmitir de los encargados de narrar, comentar  e informar el encuentro. Todos sabemos que Televisa es menos crítico que Azteca, así como sabemos que a veces quieren hacernos creer que una derrota es enriquecedora del lado de Televisa. Pero yo me pregunto si en verdad los aficionados califican a nuestros comunicadores. ¿Habrá quien les diga a estos señores que están muy lejos de ser los mejores del mundo? ¿Que si los futbolistas son malos en nuestro país o muy “burros”, la mayoría no se acercan a los grandes comunicadores de antaño en México?

Las olimpiadas fueron una muestra de que en México, los que trabajan en la tele se creen aun más importantes que los mismos atletas. Ni que decir del futbol, en donde la mayoría de los futbolistas siempre hemos estado por debajo de ellos. Yo en lo personal  quisiera que ustedes como aficionados al futbol opinaran de los que transmiten también. A mi no me gusta la manera de narrar de Martinoli. Su arrogancia e ironía es un estilo que no me gusta. Habrá a quien si. Emilio Fernando Alonso tiene el mejor ritmo y la mejor voz. Pero sus clases de historia y sus saludos parecen más de un programa de revista que narración de un partido de futbol. Marín suele magnificar todo y habrá a quien le guste que así sea. A mí me parece que el pretender estar en lo mejor y mas grande la historia del futbol mexicano cada que se para en un estadio no es objetivo aunque pueda parecer interesante. Del otro lado, Sarmiento, quien me cae bien, pasó de ser uno de los mejores a  tratar de convencernos que sabe mucho de futbol porque es amigo de muchos de los futbolistas. El “perro” Bermúdez, quien en su momento fue el mejor narrador de México, se quedó estancado quizás porque no sabemos hacia donde dirigir la evolución como narrador. Gurwitz ha mantenido la ecuanimidad y objetividad, pero a veces ya pretende ser otro “inquisidor”, quizás porque ese es el rumbo que le indican sus compañeros.

Para mí, encontrar secciones dedicadas a los errores arbitrales es síntoma de la falta de conocimiento de futbol en los medios. Si el árbitro no tiene partidarios ni seguidores, porqué empeñarse en usar tanto tiempo aire para hablar de sus actuaciones. Antes no teníamos oportunidad de ver jugadores de otros países. Ahora podemos hacerlo y resulta fácil comparar a los europeos o sudamericanos con los mexicanos. De ahí surge el parámetro para criticar a nuestros futbolistas. ¿Cómo podríamos calificar a nuestros comunicadores? Se que faltaron muchos de los que trabajaron en ese partido y de ellos también me gustaría leer en los mensajes. Faltaron Eder Velásquez, José Ramón Jr, Adolfo Ríos, pero  por favor no dejen fuera a todos los demás que también suelen estar. Hablo de Orvañanos, Alarcón, Aspe, Peláez, Puente  Medrano, Pietrasanta, y demás. Sería bueno encontrar también apoyo para algunos de ellos, que hacen las cosas mejor que otros. Algunos, seguramente muchos, se molestarán de recibir críticas y las descalificarán. ¿Es que no se supone que trabajan para darnos gusto a los aficionados? Que pongan el ejemplo y que crezcan con las críticas. Se darán cuenta de que muchas duelen, aunque se pretenda ignorarlas.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas