Los dueños del balón

Esta semana arranca la liga. No sé si realmente me sorprende lo acontecido en la reunión de dueños. Durante mucho tiempo pensaba convencido, después de haber pasado unos meses en Argentina, que el...

Esta semana arranca la liga. No sé si realmente me sorprende lo acontecido en la reunión de dueños. Durante mucho tiempo pensaba convencido, después de haber pasado unos meses en Argentina, que el hecho de que en México se jugara con hasta 5 extranjeros se debía a la influencia que pueden llegar a tener algunos promotores sudamericanos entre nuestros directivos. Es muy común que los dueños no sean los directivos, así que entre estos últimos y los famosos empresarios de futbol debía estar la verdadera razón por la cual se seguía contratando una gran cantidad de jugadores foráneos.

Estando allá pude conocer los precios reales de algunos jugadores y ver cómo se triplicaban o hasta cuadruplicaban en el momento en que aparecía un supuesto interés de un club mexicano. Yo no estaba descubriendo nada que los encargados de las contrataciones no conocieran. Entonces, volvía a suponer, el hecho de que esto se permita es por la obviedad en las ganancias que quedan en ese tipo de negociaciones. Si yo puedo influir en una contratación, seguramente el empresario con quien yo tenga mejor relación, podrá hablar con el dueño de la carta o del porcentaje del pase del jugador, para que este a su vez hable con los directivos de su actual club, y así concertar una cantidad en donde el jugador gana, y todos los demás involucrados también. Hasta ahí todo me parecía lógico y muy sencillo de desglosar. A veces me detenía a pensar porque los periodistas, esos tan críticos y conocedores jamás se han atrevido a desenmascarar este tipo de negociaciones, pero también supongo que no lo hacen muchos quizás por cuidar sus chambas. Normalmente ese dinero se queda en muchas manos. Hay que entender que ser empresario de futbol, está hasta regulado por FIFA y que es lógico que ganen dinero.

Lo que empieza a volver sucio todo es cuando el precio se infla debido a que los directivos, tanto de aquí como de allá, meten las manos para quedarse con un dinero que en teoría no debería cobrarse, pues su sueldo de directivo debería bastar para que cumplieran su función de encargarse de ser quien negocie las contrataciones o las ventas de jugadores.  Por supuesto que esto que menciono, todos lo sabemos, era ahí que preguntaba nuevamente cómo era posible que los dueños de los equipos no se dieran cuenta que mucho del dinero que se gastaban podía ahorrarse contratando directivos honestos y derechos. Pero la semana pasada me rompieron toda mi teoría. Desde hace varios meses, los dueños del dinero que se invierte en el futbol decidieron reunirse para buscar mejorar nuestro futbol. Supuse que una de las cosas por las que optarían sería por terminar con ese negocio turbio y nublado, quizás reduciendo el número de extranjeros. Pero no fue así. De hecho, ante la expectativa de reducción de extranjeros, ellos votaron por aumentar a 6 el número de jugadores foráneos registrados. Vuelvo aquí a aquellos periodistas defensores del futbol que nunca aparecieron, ni aparecerán por lo visto. Obvio, ninguno de ellos podría oponerse a la decisión no de su jefe, sino de los dueños de las empresas donde trabajan, pues Televisa y TV Azteca tienen equipos de futbol.

Y ahora, después de mucho estudiar, los abogados de los dueños descubrieron cómo hacerle para romper con aquél famoso decreto presidencial, y hoy se podrán usar 5 extranjeros en la capital. Vaya paso a favor del futbol que acaban de dar los dueños, (no los directivos). Pero eso sí, los medios anunciaron la "grandiosa reducción" de jugadores no nacidos en México para la próxima temporada.

El torneo que viene, los equipos "sólo" podrán contratar a 5, si leyeron bien, "sólo a 5" extranjeros. Algo que la ironía y el sarcasmo deben estar celebrando. Los directivos corruptos deben estar de plácemes también. Seguirán viajando en primera y cenando en los mejores restaurantes de Sudamérica y conociendo a las mujeres de la noche más guapas del cono sur, a la vez que crecerá su cuenta bancaria y se podrán alzar el cuello si entre todos esos nuevos refuerzos funciona aunque sea uno. Hoy hay un convoy entero de jugadores de River que vienen a México. Estando por allá tuve oportunidad de conocer a la gente que maneja a Ludueña y yo siempre opiné que ese jugador podría funcionar muy bien en México. Como supongo (una vez mas), tendré que pensar más en si atiné a eso a encontrar quién sigue decidiendo y el verdadero porqué del que no baje el número de extranjeros. Ustedes tendrán sus teorías. Me gustaría leerlas.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas