Otra de la lista, pero diferente

Supongo que todos esperábamos que Medio Tiempo se llenara de columnas acerca de la famosa lista de La Volpe. Era lógico que así sucediera, como también era lógico que casi nadie estuviera de...

Supongo que todos esperábamos que Medio Tiempo se llenara de columnas acerca de la famosa lista de La Volpe. Era lógico que así sucediera, como también era lógico que casi nadie estuviera de acuerdo con ella. Hagamos un ejercicio. Juguemos a que hoy se nos da la oportunidad de dar una lista.

Si sólo escogemos nombres sin pensar a que jugamos, sería muy sencillo. Pero la realidad es que tenemos que considerar más aspectos. Empezaríamos con la cantidad de variantes en los sistemas. Podemos usar 3, 4 ó 5 defensas.  Si jugamos con 4 debemos decidir si lo haremos en línea o si tendremos un líbero. Por supuesto que también deberemos decidir con cuál de los laterales saldremos más, o si de plano no saldremos con ellos. Todo esto dependiendo también de cómo es que sentimos el futbol y en menor escala de cómo analizamos a los rivales que nos van a tocar en el grupo.

Después de escoger a los centrales quizás tengamos que decidir si la mejor manera de enfrentar los partidos que nos siguen es con dos volantes de contención, con uno solo o si lo mejor es usar una línea de tres volantes. Hay técnicos que les gusta que los volantes jueguen por afuera y hay algunos que no para no estorbar la incorporación de algún lateral. Por supuesto todo esto también dependerá del tipo de laterales que tengamos o escojamos. Si en mi táctica me gusta usar los cambios de frente, entonces tendré que buscar volantes con perfil ideal para eso. Si no es parte de ella, a lo mejor puedo jugar con dos volantes derechos. Pero ojo. Uno puede ser completamente de marca y uno puede ser con más salida. Aunque si delante de ellos decido poner un táctico puede ser que sea mejor que me la juegue con dos “picapiedras”.

Si decidí línea de 5, a la mejor puedo jugar al frente 2-1-2, pero si tengo un delantero que es muy buen rematador, quizás lo que necesite es quitarle gente para darle espacio y mejor juguemos 2-2-1 ó incluso 1-3-1. Pero qué pasa si en algún partido voy perdiendo y necesito atacar. Puede ser que cambie mi defensiva a tres y entonces juegue con dos volantes por afuera, un contención, un táctico y tres delanteros. O quizás haga el famoso rombo y juegue con dos volantes ofensivos por el centro y un solo nueve para ganarle la espalda al contención rival. Es cierto que hay varios tipos de nueves por lo que tengo que decidir si me la juego a que el nueve quede fijo por el centro o a que el nueve pueda salir a recibir a las bandas. Para hacer eso, necesito un volante que sepa agregarse al frente tanto o más como se puede necesitar un contención que entienda que a veces tiene que meterse como defensa central.

Hasta aquí, no hay problema. Todo está muy claro y yo ya he decidido que mi sistema fuerte es jugando con tres defensas de los cuales uno era líbero pero a mi me gusta más como central por derecha con mucha salida. Como a mi me gusta salir jugando y no con balonazos largos, entonces necesito otros dos defensas que sepan con la pelota. Si los encuentro, entonces intento tener dos carrileros que sean buenos sobre todo  en la iniciativa de irse al frente, pero más en la inteligencia para poder generar jugadas ofensivas con los delanteros. Muchos deberán recordar a aquellos famosos laterales que iban siempre, pero que nunca tiraban un centro bueno.

 En la media cancha me gusta jugar con un solo contención que domine ambos perfiles, pero no debo descartar en algún momento usar dos en esa zona, siempre y cuando uno de ellos sepa salir de esa zona. Adelante del contención necesito tres jugadores que entiendan cuando pasar al frente por afuera, cuando volver como carrilero y cuando aparecer como nueve o cuando meterse a ayudar al contención, por lo cual necesito mucha dinámica y no un táctico estático. Adelante me gustaría tener dos nueves que rotaran, pero como ya hay uno estático y muy buen rematador, necesito uno que sepa ir a las bandas o botarse a recibir, con la capacidad de darse la vuelta y no sólo apoyarse. Más o menos algo así, pero mil veces más complejo es lo que le pasa por la cabeza a Lavolpe. Nadie de los que lo conocemos de cerca podemos dudar de su gran capacidad de analizar y de ver el futbol. Ni siquiera sus detractores. Es por eso que nadie estará de acuerdo con los 26 de la lista ya que sobran factores de análisis y menos si ni siquiera buscamos un poco más a fondo lo que pretende Lavolpe con esos jugadores que nombró. Y eso que no tocamos los temas físico ni mentales que también cuentan y mucho. Ahora intenten que alguien esté 100% de acuerdo con los nombres y el sistema  que ustedes decidieron.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas