¿Europa para un Americano?

Hace años ya cuando se aumentó el número de participantes de 16 a 24 en la copa del mundo de España en 1982, que escuché por primera vez la frase que decía: “Europa para los europeos, América para...

Hace años ya cuando se aumentó el número de participantes de 16 a 24 en la copa del mundo de España en 1982, que escuché por primera vez la frase que decía: “Europa para los europeos, América para los americanos”. Cuatro años antes Argentina se había coronado y crecía la preocupación de que con la joven incorporación de quien se decía iba a ser tan grande como Pelé algún día, o con la conjunción de estrellas que conseguía lograr Brasil, se pudiera dar el caso de que no fuera un equipo del viejo continente el que se levantara con la copa. Al final no sucedió así y ni Maradona ni el gran equipo de Brasil pudieron robarse la corona y los europeos volvían a quedar tranquilos.

Ya en 1958 con la aparición de quien sería después considerado el mejor jugador del mundo, Brasil había de conquistar el título mundial por primera vez en su historia y quizás muy pocos puntualizaban que el mundial había sido en Europa. Hasta ese momento con una guerra en el medio, sólo se habían realizado seis copas del mundo de las cuales sólo dos habían sido en Sudamérica y los finalistas (no sólo los ganadores) habían sido sudamericanos en ambas ediciones. En las otras copas jugadas en Europa, también todos los finalistas sólo habían sido europeos. Fue cuatro años después en Chile 62 que Brasil se coronó bicampeón venciendo a Checoslovaquia, que un europeo estuvo cerca de ganar en continente ajeno. En el 66 nuevamente dos europeos en una final en Europa. En el 70, Brasil gana de este lado del Atlántico el tricampeonato a Italia que tendría que esperar doce años más para conseguirlo.

Y así siguió cada mundial en donde América fue para los americanos y Europa para los europeos. Fue hasta hace cuatro años que la FIFA decidió organizar un mundial en continente diferente por primera vez, que se volvió a cuestionar sobre “quién y de dónde” se coronaría. La final contó con los equipos que mejor participación han tenido en las historia de las copas del mundo de parte de cada continente y con los números empatados con ocho copas para América y ocho para Europa. Al final Brasil alzó la mano por los de este lado del planeta y venció a los alemanes. Hay que pensar en que es cierto que siempre han participado más europeos que americanos. No hay que olvidar que también se han jugado nueve mundiales en Europa por sólo siete en nuestro continente.

Es por eso que este mundial y el próximo serán una oportunidad irrepetible para que los europeos recuperen terreno en esta rivalidad. Es muy difícil creer que un equipo de la Concacaf pueda coronarse, y de la Conmebol, ni Paraguay ni Ecuador pueden ser considerados candidatos al título. Es cierto que siempre hay una primera vez, pero también es un hecho que en ningún mundial en la historia se ha coronado alguien que no haya sido considerado al menos candidato antes de que rodara la pelota. Esto nos deja a los americanos la posibilidad de luchar contra los grandes equipos europeos jugando en su clima, en sus canchas y con su gente, con las esperanzas volcadas en Brasil y Argentina. Los argentinos vienen de un sonado fracaso hace cuatro años y los brasileños serán la más codiciada presa a cazar por parte de los europeos. Seguramente la selección que logre descalificar a los brasileños y evitar que lleguen a la final, será un equipo que pase a la historia.

Las estadísticas marcan también que de nueve finales jugadas entre equipos de ambos continentes, los americanos han ganado siete de ellas. Es por eso que habrá que poner mucha atención a los partidos de Brasil ya que contarán con un elemento extra. A lo mejor como aficionados de otra selección, estos partidos no les significan mucho. Pero créanme que para los directivos de la FIFA por supuesto que importará, ya que esta rivalidad ha existido casi desde siempre. La diferencia de estilos siempre ha sido tema de discusión y pelea,  aunque curiosamente, a lo largo de la historia, los europeos buscan imitar a los americanos en cuanto al manejo de la técnica individual y los sudamericanos buscan incorporar los avances europeos de preparación física a su futbol. Será en Alemania en donde esta confrontación de idiosincrasias y no sólo de tácticas tenga nuevamente su arena. Yo por supuesto desearé que la copa del mundo se quedé al menos de este lado nuevamente a partir de que México quede en el camino. En cuatro años más el mundial se celebrará en Sudáfrica y la disputa “continental” podría llegar empatada pero en diferentes circunstancias.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas