La llegada de Nery

Se terminó la concentración de la Selección Nacional y los medios al parecer quedaron contentos en su mayoría por lo acontecido con la primera lista de Hugo.

Se terminó la concentración de la Selección Nacional y los medios al parecer quedaron contentos en su mayoría por lo acontecido con la primera lista de Hugo.

Por lo visto, a nadie le preocupó demasiado el hecho de que ya en la primera concentración existan más de 30 seleccionados, porque nadie puede dudar que Salcido, Márquez, Blanco y Ochoa serán convocados en algún momento. Ya con ellos llevamos 30 jugadores y si le agregamos la multisonada convocatoria de Nery Castillo, ya son más de 30 en tan sólo una concentración.

Para mi es de llamar la atención que en una Selección existan ya de entrada 5 porteros (asumiendo el llamado de Ochoa) y que los medios sigan dándole tintes de novela al llamado de Nery Castillo. Ustedes que son cibernautas, podrán checarlo sin problemas.

Es desde antes del Preolímpico del 2004 que se empezó a mencionar lo de Castillo. Y como normalmente sucede, la verdadera historia sólo la sabrán él, su padre, y los directivos de la federación. Se mencionó mucho que Nery estaba esperando "algo" para poder tomar su decisión ante las posibilidades de elegir su nacionalidad.

Se mencionó que él exigía que su convocatoria fuera sólo a la Selección Mayor y no a la Sub-23, la cual se hizo de manera oficial sin resultados positivos ya que su equipo argumentó un cansancio excesivo como para acudir al llamado a al Preolímpico.

Ahora se menciona que Nery rechazará una propuesta de mucho dinero para convertirse en seleccionado griego a cambio de poder ser mexicano. Algunas versiones apuntan a que nadie se le acercó más allá de un llamado telefónico al jugador en la era "La Volpe". Yo supe de primera mano que el mismo La Volpe había hablado con él y que al parecer su padre era quien dudaba aún en la decisión.

El hecho es que pasaron más de tres años y Nery sigue jugando en Grecia sin haber dado el salto del que se hablaba desde que su nombre se escuchó por primera vez en México.

De hecho aprovecho para pedirles, si es posible, a los comentaristas de Azteca, que no repitan y repitan, cada vez que mencionen a Castillo quién fue el primero que lo conoció o que lo mencionó. La gente no es tonta y ya lo deben haber escuchado también hasta el cansancio. Pero el caso es que por fin parece que vendrá Nery a jugar con México.

¿Cuáles serían los pros y los contras de esta decisión? ¿Si el aspecto "dinero" fuera realmente el importante, de verdad hay quien crea que ser seleccionado griego o uruguayo le representaría más éxito económico? Yo no. Pero ahora viene algo realmente poco cuestionado en nuestra prensa. ¿Será de verdad Nery alguien que venga a revolucionar nuestra Selección con su futbol? ¿Qué va a pasar si no? Ojalá y nuestros tan preparados periodistas no vayan a desquitarse con el joven jugador si éste no tiene un buen inicio o si su participación es modesta. Porque de algo estoy seguro, a la parte futbolística no le sirve que se creen tantas expectaciones sin fundamentos, muchos creen y hasta han mencionado que el hecho de haber jugado algunos partidos de la Champions ya lo hace uno de los mejores jugadores mexicanos. Que no se olvide que durante muchos años los jugadores venezolanos y bolivianos jugaban  Libertadores y en México la gran mayoría de nuestra "gloriosa" generación de principios de los noventas no podían ni siquiera soñar con esa posibilidad y no por eso lo  nuestros era peores o los de ellos mejores futbolistas.

Lo mismo pasa con los seleccionados Sub-17 que ganaron el Mundial. No todos llegarán a ser jugadores de Primera División y no todos llegarán a ser seleccionados nacionales mayores por mucho que la prensa y los aficionados lo deseen. Así que por favor, no echen las campanas a vuelo y traten de mantener la cordura, Hugo es una figura y nadie lo duda, Castillo, tiene una gran habilidad y una gran velocidad. Giovanni, Vela, Araujo y compañía están madurando, pero por favor esperen a que la Selección empiece sus partidos y empiece a ganar y a gustar para soñar con  algo más de lo que se ha conseguido y el partido contra Estados Unidos (aunque sea amistoso) ya está a la vuelta de la esquina.

De no ser así, después a nuestra Selección, no se le perdonarán ni los empates y eso que ahora estamos en el lugar 22 del ranking de la FIFA.

Opina de esta columna aqui

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas