Ser seleccionado

Cuando yo era niño y mi padre me decía que la Selección Nacional la formaban los mejores jugadores de cada país, jamás dudé que así era. Qué diferente fue irme enterando de a poco cómo es que se...

Cuando yo era niño y mi padre me decía que la Selección Nacional la formaban los mejores jugadores de cada país, jamás dudé que así era. Qué diferente fue irme enterando de a poco cómo es que se podía integrar las diferentes selecciones.

Estamos a punto de saber quienes serán los seleccionados por Hugo Sánchez y me queda claro que no siempre están los mejores o los mejores no son los que están.

Aunque suene petulante, tengo el orgullo de decir que en mi corta y poco recordada carrera como jugador, tuve la fortuna de vestir la camiseta nacional en diferentes ocasiones y en diferentes categorías. De hecho, la única que no pude integrar oficialmente fue la Selección Mayor y aunque quizás nadie lo crea, cuando Mario Velarde (qepd) fue el técnico de la Selección, me quedé a unas horas de ser convocado pues me lesioné (para variar) el mismo domingo en que Velarde daría la lista para un partido amistoso con varios jóvenes incluidos lo cual hizo que el seleccionador nacional me llamara unas horas antes de anunciar la convocatoria para corroborar mi lesión y lamentar junto conmigo lo que debería haber sido una buena noticia para mí.

Pero no es de eso de lo que quiero platicar hoy. Hoy quiero compartir con ustedes las cosas que quizás pocos se enteran y que yo he conocido de primera mano en los años que tengo dentro del futbol.

Quizá para muchos, por ejemplo, es fácil recordar que durante varios procesos los Pumas fueron la base de la Selección Mexicana. El Ing. Aguilar Álvarez (qepd) siempre fue lo suficientemente inteligente para dejar que los demás directivos se pelearan por puestos en la Federación y él se apropiaba de la Selección Nacional.

Lo mismo puedo decir que pasó con la Selección Sub-17 que yo integré y que estuvo conformada por 7 jugadores de América (aunque 6 de ellos no fueran titulares) ya que "Panchito" Hernández fungía que como responsable del representativo nacional y era de su conveniencia que jugadores de su club fueran los que obtuvieran todo ese fogueo.

En esa misma Selección, a escasos 6 días de iniciar el Premundial, el mismo día que se entregaba la lista oficial, hizo su aparición el hijo de alguien importante de Monterrey, y sin tener un solo día entrenando con el grupo formó parte de la delegación oficial.

En la Sub-20 que me tocó integrar, en el grupo final no sólo apareció el hijo del entrenador, sino que entre los cachirules que todos conocíamos había un "compadre" del D.T. que no jugaba en ningún equipo profesional y que igualmente llegó a la Selección tan solo unos días antes del torneo oficial sin que nadie se lo cuestionara.

Después en mi paso por Primera División, mi primer compañero de cuarto me contó cómo fue por órdenes del Ing. Aguilar Álvarez, que Bora tuvo (en contra de su voluntad) no sólo que convocarlo, sino que ponerlo a jugar como titular en el Mundial de 86. ¿Se acuerdan cuantos jugadores universitarios fueron mundialistas? Y así, la verdad no me alcanzaría una sola columna para contar muchas de las convocatorias que yo se que no fueron ganadas en la cancha.

Hay muchos jugadores llamados para manejos políticos y muchos jugadores convocados para fines comerciales. No es lo mismo vender a un jugador de club que vender a un seleccionado nacional. Me tocó alguna vez escuchar a un Director de Fuerzas Básicas pedirle como favor de "amigos" al entonces técnico de las Selecciones Menores, que le convocaran a varios jugadores para evitar que lo destituyeran en su club.

Me tocó escuchar como un técnico mundialista aceptaba en una cena de amigos, que Alejandro Burillo lo había obligado a poner en la lista final que daría dos días después, a un jugador que no estaba ya para jugar.

Hoy que veo que Hugo Sánchez aún no firma contrato con la Selección y que es su representante quien da la nota, me quedo pensando de qué manera podrá Hugo desmarcarse de ese famoso escándalo que hizo público el periódico "Récord" en donde lo acusaban de beneficiar a su representante en los Pumas con sus alineaciones o sus refuerzos.

Pero por supuesto que no me queda duda que muchos de estos factores estarán inmersos en sus listas y en sus concentraciones porque así ha sido desde siempre.

Para terminar quisiera que ustedes me ayudaran a contestar una pregunta que algún día me hizo Hermosillo mientras comentábamos su ausencia en la Selección. ¿Qué más necesita hacer dentro de la cancha un centro delantero que ha sido Campeón Goleador tres años, Campeón con su equipo y ganador de los Citlallis al mejor en su posición, para ser convocado a su Selección?

Yo la verdad no supe que contestarle, aunque justificaciones sobraban. ¿Ustedes podrían responder?

Opina de esta columna aqui

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas