Futbol mexicano en Estados Unidos

Esta semana me encuentro fuera del país nuevamente, pues recibí una invitación de parte de un amigo mexicano que vive en Chicago, de esos apasionados reales por el futbol, para conversar acerca de...

Esta semana me encuentro fuera del país nuevamente, pues recibí una invitación de parte de un amigo mexicano que vive en Chicago, de esos apasionados reales por el futbol, para conversar acerca de un proyecto que ya inició para formar un nuevo club de futbol como los que sobran en Estados Unidos.

El concepto de club abarca no sólo un equipo de mayores sino toda una gama de diferentes categorías y equipos tanto para niños y niñas. Quiero comentarles que yo terminé mi carrera de jugador precisamente en el país del norte hace ya 10 años y que ya desde ese entonces observé y conocí el estilo de trabajo que tienen los gringos. 

Hoy me doy cuenta que en la parte futbolística no han avanzado mucho, pero vaya que lo han hecho en la cantidad de gente que juega  y se interesa por el futbol. Ayer observaba el entrenamiento de varias categorías y aunque no me sorprendió para nada, me dolió una vez más que hasta esos equipos puedan tener más infraestructura que los equipos profesionales en México.

Los uniformes, los zapatos, la hidratación, los servicios médicos y hasta la cantidad de tela adhesiva que les proporcionan a cada jugador no se ve en la gran mayoría (por no decir todos) de equipos, incluso de la Primera "A". Eso si, me dio mucho gusto ver que también los niños hispanos tienen acceso a toda esa infraestructura y estoy seguro que no faltará mucho para que muchos de esos mexicanos-americanos puedan jugar en nuestra Selección o en nuestra Liga y aportar algo de lo físico que la cultura americana les comparte.

Yo no sé si sea la alimentación o que sea, pero cada vez hay más mexicanos más fuertes y rápidos por este lado. Lo único que si me sorprendió y que acepto no me gustó para nada, es que en algún momento entrenando con un grupo de niños de 12 anos, mientras del otro lado de la cancha había un grupo de niños de 16 años trabajando físicamente nada mas y en el momento en que yo me disponía a hacer un trabajo de técnica que a mi entender no nada mas es bastante provechoso sino que hasta divertido, los niños de 12 me preguntaban si pronto podrían hacer el mismo trabajo de los del otro lado, un trabajo de vallas y conos en donde el balón no existía.

Al ver que los niños se distraían con aquél trabajo los junté y les pregunté si en verdad preferían ponerse a correr que jugar con los balones y la respuesta fue que sí. Yo no sé si en otra parte del mundo suceda eso, pero hasta los sitios en donde yo he viajado a ver trabajos de futbol, no me ha tocado.

Quiero decirles que en mi opinión mientras de este lado de la frontera se siga trabajando así en donde siguen creyendo que el futbol es patear una pelota hacia adelante y correr lo más rápido posible y chocar con el rival para ganarla y marcar un gol, el futbol mexicano no tendrá que preocuparse tanto por verse superado futbolísticamente hablando.

Pero a mi juicio, es cuestión de tiempo para que nuestros vecinos se den cuenta de que están equivocando el camino y que necesitan importar gente que les enseñe a jugar como se juega en el resto del mundo. Ese día entonces tendremos que realmente preocuparnos no sólo por nosotros sino también por el avance de los gringos en el deporte que pronto será tan importante para la mayoría de este lado.

Yo no sé si este lapso sea en menos de 10 años, pero seguramente va a suceder. Sobran las canchas, los complejos de indoor soocer y la gente que busca involucrarse y empieza a encontrarle el gusto a nuestro querido futbol.

De este lado, cada niño tiene su balón, sus tenis de última generación y la facilidad de encontrar lugares para practicar y eso tarde o temprano va a dar algún tipo de beneficio. Conociendo la manera de pensar del americano y su capacidad para "aceptar" que la gente triunfe en base a su trabajo, muy pronto veremos a gente importante del futbol viniendo para acá a disfrutar de la calidad de vida a cambio de compartir sus conocimientos.

En un futuro, quizás a mediano plazo, la Liga americana se convertirá en un sitio importante para los jugadores mexicanos. Por lo pronto ya hoy, creo que a mí me sería más fácil encontrar interés de muchos para formar parte de la Selección de futbol de playa que el que encuentro en mi país ¿Triste, no?

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas