El representante de México

Se que ya muchos han hablado hasta el cansancio del autodenominado "El equipo de México", ayer durante la Final de la Copa de Campeones y Subcampeones de la CONCACAF no tuve mas que constatar, una...

Se que ya muchos han hablado hasta el cansancio del autodenominado "El equipo de México", ayer durante la Final de la Copa de Campeones y Subcampeones de la CONCACAF no tuve mas que constatar, una vez más, que el verdadero equipo de México son las Chivas.

En mí vuelta a Estados Unidos tengo que aceptar de nueva cuenta que es muy notorio que las Chivas son el equipo más grande de nuestro país.

Y si digo aceptar, es porque mí ya lejana formación futbolística americanista me dejó como única herencia el ser "antichiva".  También, sin embargo,  debo aceptar que las Chivas me han dado muchas alegrías como espectador, sobre todo en los partidos en donde iba a Argentina en Copa Libertadores y hasta los mismos agrandados argentinos le temían a un equipo repleto hasta las cachas de jugadores nacionales únicamente.

Como muchos de los que han leído mis anteriores columnas se habrán dado cuenta, me gusta ser crítico en especial de esas cosas que sólo pasan en nuestro futbol y que a mi juicio no nos dejan crecer a la altura de nuestras verdaderas posibilidades.

Por supuesto que Vergara me parece más show que realidad. Por supuesto que los homenajes en Pachuca y toda su parafernalia me parecen más mercadotecnia que corazón.

Por supuesto que a mí tampoco me gustó ver al Presidente de los Tuzos brincoteando con el trofeo robando cámara. Ya lo dije antes y lo sostengo. Tanto Vergara como la dupla Martínez-Fassi han hecho muchas cosas muy buenas o hasta excelentes para nuestro futbol.

No puedo tapar el sol con un dedo y hoy las Chivas son un muy buen equipo lo mismo que el Pachuca. No puedo evitar aplaudir lo que el Pachuca ha conseguido hablando de niños y jóvenes a los que les gusta el futbol (y eso que a mí nunca me han hecho un homenaje, ni me han invitado a comer, ni me han comprado nada de nada, ni le mandan saludos a nadie de mi familia).

Pero de ahí a que por medio de dinero bien invertido haya quien en verdad los considere el equipo de México no hay más que una gran campaña mercadológica.

Pueden asegurar desde hoy, que la comitiva que viajara a Japón estará llena de gente invitada de todos tipos ya que es una muy buena oportunidad para seguir quedando bien o mejor con quien puede servirles de algo. Desde periodistas importantes hasta reporteros novatos. Sobraran los políticos y aspirantes a serlo. Grandes empresarios viajarán como VIP';s y uno que otro lambiscón de esos que siempre se cuelan en donde hay alguien con poder.

Yo le deseo a Pachuca que tenga un gran Mundial de clubes porqué irá representando una vez más a nuestro futbol.

Lo repito. Representando a nuestro futbol, ya que Pachuca no es nuestro futbol ni lo será aunque ganaran el Mundial de Clubes. Ojalá y nos regalen un buen resultado en un torneo que no nos hagamos tontos, siempre debería contar con un equipo mexicano porque no tenemos competencia en la zona.

Hoy le toca a Pachuca y toda la fiesta que hace TV Azteca, la cual no puede ser más falsa. Ojalá y nos muestren en realidad lo que suceda y no nos llenen de serpentinas y confetis lo que es un torneo de futbol y no una conferencia de superación personal.

Felicito a los jugadores de ambos equipos por el espectáculo que nos brindaron y que me hizo sentir orgulloso de ser parte del futbol mexicano, algo que muy pocas veces siento.

Al equipo en general le deseo éxito, mucho éxito. A los aficionados tuzos, les deseo lo mejor. Se verían "grandes" si ustedes mismos aceptaran con humildad que aún no son el equipo grande que se dice son en papel.

Opina de esta columna aquí

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas