Disfruten la Copa América

Una de las cosas que tenemos en México es que además de que no tenemos memoria, podemos ser muy predecibles. Es lógico, normal que si un equipo cuando pierde es considerado el peor del mundo,...

Una de las cosas que tenemos en México es que además de que no tenemos memoria, podemos ser muy predecibles. Es lógico, normal que si un equipo cuando pierde es considerado el peor del mundo, cuando gana y lo hace frente a otro supuestamente muy superior, entonces ahora se vuelve el mejor de todos. Puedo tratar de explicar mi punto de vista, pero mejor les recomiendo que lean la columna de Rosique de esta semana con lo que me ahorraré muchas líneas ya que hay varias cosas que comparto (no todas, eh).

A mí en lo personal no me sorprende que México haya ganado. Hay algunos elementos que rescatar como el hecho de que la mayoría son jugadores que no estuvieron en el proceso pasado, lo cual hace que después se tenga un grupo más grande de jugadores con experiencia.

Que México le gane a Brasil no me sorprende. Según los números que leí en un periódico, de los últimos ocho juegos contra ellos, México ha ganado cinco y sólo se ha perdido uno. No sé si sea cierto, pero esa cifra indicaría una superioridad muy marcada. Entonces, si usamos los famosos silogismos (supongo que la mayoría recordará sus clases de lógica) y utilizando los mismos elementos, podemos concluir que  si E.U. es ahora el Gigante de la CONCACAF porque casi siempre le gana a México. México entonces es el Gigante del mundo porque casi siempre le gana a Brasil. Por supuesto que esto lo digo con sarcasmo e ironía.

Para mí no es sorpresa ver que la gente que hace dos días quería la destitución de Hugo, hoy la siga queriendo aunque se haya jugado bien ayer. Para mí no es sorpresa que la gente que salió tan decepcionada por el partido del domingo, hoy quiera echar la casa por la ventana. Están en su derecho y es bueno que lo hagan; de eso vive el aficionado. Ahora, que si somos realistas, México normalmente le gana a las potencias estos partidos de primera ronda, ya deberíamos estar acostumbrados. Lo que pasa es que para muchos, el hecho de que se llame Brasil parece que automáticamente los hace ganadores y no es así.

Como dije anteriormente, a los que les cae mal Hugo les va a seguir cayendo mal, porque su animadversión no es de hoy. A los que lo defienden, les vino como anillo al dedo el triunfo contra los brasileños. Si queremos ser más profundos, deberíamos buscarle una explicación futbolística a lo que pasó. Ahora que a esos que las explicaciones futbolísticas no les sirven cuando México pierde contra Honduras, no creo que les sirva encontrarle una cuando pasa lo que pasó ayer. Para mí, esas explicaciones las dieron ya los que estuvieron en competencia.

Los mexicanos piden mesura, ya que fue un buen partido a secas. Los brasileños se escudan a lo mejor con razón en el ritmo de partido que ya trae México por venir jugando. Imagínense lo que estará sucediendo en la prensa brasileña, hoy a Dunga y a los jugadores los deben querer expatriar seguramente.

Para mí hoy no es momento de nada, porque no ha pasado nada que no haya pasado antes. Pero ya sabemos que los medios necesitan vender y quieren aficionados jubilosos y emocionados al máximo. A los periódicos, a la televisión y a la radio les conviene que la gente siga creyendo que si se pierde con Estados Unidos se cuelgue a Hugo y que si se le gana a Brasil en la Primera Ronda de la Copa América se le pida perdón. Como mexicano que soy y como gente de futbol, yo quiero que México gane lo más posible esté quien esté, que se avance y se mejore.

Si la Copa América es un torneo que se vuelve más fácil para los mexicanos que la Copa de Oro porque hay menos presión por no estar entre los considerados favoritos, ese no es mi problema. Lo que sigo esperando es que se den las cosas como se le dieron a la Sub-17 que campeonó, para que al menos podamos celebrar otro título, y para eso faltan muchas cosas aún.

Ya me di cuenta que tratar de que la gente entienda un poco la realidad de las cosas, por lo menos en cuanto a futbol se refiere, no va a suceder pronto. También se que si México perdiera sus próximos dos partidos y quedara fuera regresaríamos a los lugares comunes y a las críticas superficiales de siempre. No sé si por el camino exista la posibilidad de jugar contra los gringos otra vez en Venezuela, pero sería bueno que sucediera para ver que pasa. Lo único malo de todo esto es que, así como estamos, nuestro progreso será muy lento o casi nulo.

Pero ya veo que así les gusta a los que lo podrían cambiar y supongo que será porque así les representa más dinero en sus negocios. Disfruten la Copa América y los que quieran enviarme mensajes acerca de lo que según ustedes pasó futbolísticamente con la Selección, sean bienvenidos para discutirlos y comentarlos. Ahora resulta que lo mejor que nos pasó fue que los que juegan en Europa se fueran.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas