Futbol de playa en Acapulco

Esta semana como lo mencioné la columna pasada, estoy a unas horas de enfrentar nuevamente el torneo clasificatorio de la CONCACAF para el Mundial de Futbol de Playa 2007.

Esta semana como lo mencioné la columna pasada, estoy a unas horas de enfrentar nuevamente el torneo clasificatorio de la CONCACAF para el Mundial de Futbol de Playa 2007.

En esta ocasión los rivales son Costa Rica (el día de hoy), El Salvador y Estados Unidos. Para este año fue menos difícil que la vez pasada el formar el equipo, empezando porque muchos de los que ya tuvieron participación con la Selección de Playa tienen las ganas y la voluntad de seguir compitiendo en esta modalidad.

A la par de eso, la mayoría comentó con sus conocidos la trascendencia e importancia que tienen estos torneos en el mundo (aunque en México aún no la tengan) y eso sirvió para que se presentaran a los entrenamientos un buen número de jugadores interesados. El año pasado fue diferente, yo tuve que recorrer torneos  de todo tipo y buscar entre los "talacheros" a quién realmente quisiera comprometerse en un proyecto en donde para empezar no hay dinero para los jugadores.

Por supuesto que la mayor parte de las respuestas no fueron positivas y no los culpo en nada a los que no aceptaron la invitación. Sé que de calificar al Mundial llegará el momento de que se arrepientan de haberlo hecho o al menos de no buscar esta oportunidad en otra convocatoria, porque así es el futbol.

Seguramente ustedes cuando leen esto deberán pensar como yo lo hice en un principio. Habiendo tantas playas en México, no debe ser difícil encontrar gente capacitada para jugar en arena, todos hemos visto a los locales de las playas mexicanas patear un balón y organizar sus partidos en Acapulco, Veracruz y demás.

Y efectivamente, es en esos lugares obviamente en donde debe buscarse el fomentar que se conozca y se juegue con las reglas de la FIFA. Pero desafortunadamente y como sucedió el año pasado, ese tipo de jugadores amateurs terminan por quedarse cortos a la hora de competir con alta exigencia, porque aunque en los demás países también el futbol de playa está en desarrollo, la mayoría cuenta con una mejor experiencia que nosotros.

En el caso de los ticos, allá si hay una liga con dos divisiones y en la que se compite todo el año. Y en Estados Unidos, hay un grupo de gente que tiene muchos años participando en torneos internacionales y adquiriendo lo que yo llamo "horas de arena" y que se reúnen constantemente para entrenar.

En México hasta conseguir la cancha para prepararnos ha sido difícil. En la Ciudad Deportiva existe el espacio adecuado para practicar este deporte, pero el trámite es muy burocrático y costoso. En esta ocasión afortunadamente la Federación metió las manos y tanto Enrique Bonilla como Guillermo Cantú han empezado de a poco a voltear a lo que sucede con este grupo de jugadores y esta modalidad.

Es por eso que hoy les puedo decir que no tenemos pretextos para enfrentar este torneo. La clasificación está en nuestras manos (o en nuestros pies) y confío en que le grupo está plenamente preparado para conseguirla. Trabajamos por 6 semanas previas a hoy y estamos en Acapulco desde hace más de una semana. El evento es en el estadio de tenis que hay en el puerto y aunque la cancha no está en óptimas condiciones a mi nunca me ha gustado usar eso como excusa para un mal desempeño.

Así como yo decía en mis columnas anteriores que la falta de éxito es un fracaso, así lo consideraré en caso de que dejemos escapar la clasificación al Mundial. A lo mejor a nadie le interesa lo que conté, o a lo mejor esperaban que hablara de las cosas que suceden con el futbol once o de pasto como lo llaman en estos rumbos. 

Pero por hoy, para mí no hay nada más importante que el calificar a la Copa del Mundo de Noviembre en Brasil. Ojalá y al menos contemos con su buena vibra para los juegos que tenemos estos cuatro días y ojalá algún medio (incluyo a Medio Tiempo) se den aunque sea una vuelta por los resultados para informárselos a la gente.De nuestra parte podrán esperar al menos el máximo esfuerzo y determinación por conseguir nuestra meta. Nos vemos la semana que viene y ojalá sea ya clasificados. Si quieren dejar mensajes, yo se los haré llegar a los jugadores con mucho gusto.

Opina de esta columna aquí

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas