¿Cómo estructurar la Directiva?

Ser Presidente de un club en México es el final de diferentes caminos. Desde tener dinero hasta tener familiares o relaciones influyentes dan como resultado que alguien trabaje en la cúpula de...

Ser Presidente de un club en México es el final de diferentes caminos. Desde tener dinero hasta tener familiares o relaciones influyentes dan como resultado que alguien trabaje en la cúpula de poder del futbol mexicano. Y es que cuando uno es Presidente tiene la opción de decidir cosas a veces absurdas sin que nadie se interponga en el camino. Aunque de un tiempo para acá las decisiones en la Federación no son de los presidentes ya que se formó un Consejo de Dueños, y ahora son ellos quienes deciden a su antojo y en base a sus intereses lo que debe ocurrir con todo lo relacionado al futbol.

Sabemos que en el deporte mexicano es muy común que las federaciones no funcionen. Si no me creen, que le pregunten a Ana Guevara, y quizás sea por eso que en México desde hace algún tiempo, los dueños de los equipos pasaron a ser quienes por encima de la Federación deciden según su gusto sobre los caminos a seguir. Es entonces que el Presidente del Club pasa a ser un empleado de otra persona y  sus decisiones no son las de mayor peso. Y lo peor de todo es cuando ese Presidente o dueño no es gente de futbol. Y por gente de futbol no hablo de ser aficionados, ya que por muy ferviente que sea, esos son futboleros nada más, hablo de la gente que en verdad sabe a lo que huele un vestidor y lo que significa un entrenamiento.

Imagínense por un momento que ustedes tuvieran la oportunidad por las circunstancias que fueran de el día de hoy convertirse en Presidente de un equipo. Yo sé que todos creemos que sabemos más que los demás y que pensamos que tomaríamos las decisiones correctas. Imagínense que la primera decisión es elegir entre contratar a un entrenador o darle continuidad al que está. ¿De qué depende esto?  Yo estoy seguro que muchos de ustedes no conocen ( y no tienen porque) acerca de la manera de trabajar de los diferentes técnicos, que no conocen si el entrenador tiene nexos con promotores más alla de lo profesional. Si el técnico es un hombre de palabra o de palabras (hay muchos que hablando podrían ganar el Mundial). Todo eso  no es fácil conocerlo de un día para otro. Entonces la decisión de alguien que no sabe o no conoce eso se vuelve parcial en sus argumentos. De ahí que el futbol mexicano tenga tantas broncas. Muchas de las personas que deciden son sólo aficionados e incluso hay algunos que ni eso eran y que sólo ven al futbol como un negocio más de los muchos que ya tienen.

Todos sabemos que como estrategia de marketing, el homenaje a Chava Reyes fue muy bueno. Aquí la pregunta es si en las mejores ligas del mundo (no sólo de futbol), cabría un personaje como Vergara. Yo creo que las Chivas no necesitan de algo así para salir en la prensa, los que han estado ahí saben que siempre habrá noticias en torno a ellos. Entonces más que estrategia para que Chivas le de la vuelta al mundo parece una estrategia para que Vergara sea conocido en todo el mundo como alguien poderoso que puede hacer lo que le plazca.

Todos sabemos que el poder es más fuerte que el dinero. Y cuando el futbol le da poder a alguien podemos escuchar declaraciones como las de un Presidente que no sabe por qué los seleccionados preolímpicos van a Cancún, como si no supiera en tantos años al frente del su equipo sin antecedentes futbolísticos, que su equipo va cada 6 meses como Pretemporada a una playa para aumentar su capacidad física y prepararse para el torneo.

Sé que ha habido también muchos equipos que han contratado jugadores retirados para que  se hagan cargo de decisiones deportivas y que no a todos les ha ido bien. Por supuesto que no es fácil acertar a lo que dará resultados. Es también por eso que hoy en día las estructuras en la mayoría de los equipos aunque parezca definida no funciona. Hay tantas manos metidas y tantas cabezas decidiendo que no se ponen de acuerdo. Los equipos que tienen dueño, Presidente, Director Deportivo y Director Técnico tomando las decisiones importantes son los que normalmente terminan peor. ¿Cuál es entonces la estructura que funcionaría? No lo sé.

Me gustaría saber sus ideas respecto al tema. Lo que sí creo que es que una Federación dependiente de lo que los dueños de equipos decidan no es lo más recomendable. ¿Se imaginan a Güicho Domínguez y a Tomás Varo decidiendo como se debe de trabajar en la Selección y quien la debe dirigir? Pues bueno, en México eso podría pasar el día que estos dos personajes compren un equipo con su dinero. Y así nos iría.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas