El proceso

No sé que les parezca a ustedes el tema de la Selección Preolímpica y los resultados que han obtenido. Yo no sé si el hecho de no transmitir los juegos sea más en beneficio que en perjuicio, pero...

No sé que les parezca a ustedes el tema de la Selección Preolímpica y los resultados que han obtenido. Yo no sé si el hecho de no transmitir los juegos sea más en beneficio que en perjuicio, pero sí sé que a Hugo no le está ayudando en nada que los resultados no se den.

Estando la semana pasada por Costa Rica, me percaté de algunas molestias que tienen por allá con Hernán Medford que es el técnico de la Selección y pude observar como es que la palabra "proceso" también les provocaba cierta molestia a los aficionados y periodistas ticos. Aquí lo que yo puedo opinar en mi calidad de D.T. de una Selección que empieza su preparación para unas eliminatorias (guardando todas las proporciones) es que desgraciadamente esa palabra tan criticada y odiada es en realidad la que se tiene que aplicar.

Lo explico, nosotros venimos regresando de una gira de 6 partidos. El resultado era lo de menos, porque me interesaba observar el desarrollo de un par de jugadores nuevos en específico y el poner a prueba algunas cuestiones tácticas para que nuestro equipo tenga más variantes entendidas y trabajadas. Afortunadamente el saldo en números fue positivo y regresamos con 4 victorias en 6 juegos, pero sobre todo el saldo positivo en lo personal es que pudimos descubrir algunas deficiencias y corregir otras.

Todo esto pensando como les dije en la eliminatoria que tendremos en abril en Puerto Vallarta para calificar al Mundial de julio en Marsella. Aquí la cosa a cuestionar es qué pasaría si hubiéramos jugado como jugamos el Mundial y nos regresamos con 6 victorias y no aprendemos nada nuevo ni llevo jugadores sin experiencia ni observo ni pongo en práctica diferentes planteamientos. Lo que seguiría es un equipo con menos opciones y más predecible, un equipo que correría riesgos (que siempre los hay y los habrá) de que sea nulificado y vencido y por consiguiente eliminado de la copa del mundo.

A esta etapa en nuestra preparación es a la que se le llama “proceso”. Se muy bien que ustedes en su mayoría no les interesa el proceso y lo que quieren es que México gane de 100 los 100. Por algo cobran los jugadores tanto dinero, será el argumento de muchos. Pero el asunto no es tan fácil ni tan sencillo. Todos los equipos tienen un proceso de preparación en cada aspecto. A veces los equipos están en plena preparación física y  las condiciones musculares de los jugadores hacen que un partido en teoría ganable se complique demasiado.

A veces el equipo está en búsqueda de una identidad táctica ya que más allá del sistema que uno quiere imponer también pasa por el entendimiento entre los jugadores. Y si en el equipo hay gente que nunca ha jugado junta, lo que sigue es que en los diferentes partidos de preparación les des los minutos necesarios confiando en que encuentren ese acoplamiento para la hora de la competencia.

Sé  también que a veces el tiempo no se ajusta y terminas por fracasar y no calificar, sé también que a veces el entrenador parece no tener las armas suficientes para salvar esos obstáculos que se empiezan a presentar en cada partido de preparación o que los jugadores empiezan a presionarse por esa falta de resultados y sobre todo por la cantidad de criticas negativas que aparecen tanto en los aficionados como en los medios. Aquí la pregunta es qué queremos como mexicanos. Queremos que la Preolímpica fracase a ver si corren a Hugo, o queremos que la Preolímpica califique pese a Hugo (y hablo así de Hugo porque creo que cada vez hay más gente queriéndolo fuera de la Selección, cosa que a mí no me compete).

Yo en lo personal quiero que a la Selección le vaya bien. Que Araujo, Villaluz, Esqueda, Ochoa y todos los demás puedan ser olímpicos y llevar a nuestro futbol a lugares altos.

¿Qué me corresponde a mí entonces como mexicano hacer para ayudar a que eso suceda? Me corresponde?, creo yo, en estos momentos no presionarlos de más, me toca no complicarles más el de por si complejo camino a la calificación, me corresponde si es preciso alentarlos en la cancha si me toca poder ir a un estadio. Ya habrá tiempo para decirles de todo a ellos y al Cuerpo Técnico si ni con ese aporte de mi granito de arena logran calificar. Pero si soy de los que  nada me parece y que cuando estaba La Volpe gritaba "Hugo, Hugo" y ahora grito "La Volpe, La Volpe", después lo que debo hacer es no quejarme de tener un equipo que perdió. O por lo menos así lo pienso yo.Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas