Qué sinvergüenzas

Supongo que algunos esperarán mi opinión de los preolímpicos aunque no hay nada que no se haya dicho ya de este fracaso. Lo que sí les puedo decir es que para mí, esa clasificación de "Generación...

Supongo que algunos esperarán mi opinión de los preolímpicos aunque no hay nada que no se haya dicho ya de este fracaso. Lo que sí les puedo decir es que para mí, esa clasificación de "Generación de Oro" que recibían estos jugadores siempre me pareció un poco exagerada. Desde que se ganó el Mundial Sub-17 y muchos querían que esos jugadores ya integraran la Selección Mayor, yo pedí cordura y mesura porque no se puede comparar el nivel de las diferentes categorías.

Son muy pocos en el mundo los que han podido jugar en todos los Mundiales de FIFA a buen  nivel. Es muy común que algunos de los que ni jugaban en su época de Sub-17, luego lleguen a la Mayor y triunfen, así como también es común que muchos de los que aparentaban ser figuras en esa categoría, al pasar los años y llegar a la parte adulta de sus carreras, el nivel del entorno termine por apagarlos. En cada Selección las exigencias y la presión son diferentes. A nadie le provocó algo similar a lo de ahora, el hecho de que la Sub-17 que seguía a la Campeona del Mundo se quedara en el camino en la Eliminatoria por más de que se hable de otra generación y demás, ya que los elementos involucrados en la preparación  de este equipo tambien fueron diferentes pero para bien. Mejores apoyos y mejor fogueo no sirvieron de nada a la hora de calificar y hoy a mucha gente ni parece importarle que eso hubiera sucedido, ya que los medios y el entorno son los que lo hacen menos penoso.

Deportivamente hablando fue un fracaso como el que muchos países han tenido, pero nadie me puede negar que el hecho de que sea Hugo Sanchez quien fracasó también esta vez, hace que muchos aprovechen para hacerlo más grande y aparentar ser más críticos. Es verdad, Hugo se lo tiene bien ganado por la manera de enfrentar el proceso de La Volpe, pero yo estoy seguro que los que iban al estadio hace cuatro años a gritar "Hugo, Hugo, Hugo", hoy son los mismos que van y gritaban "La Volpe, La Volpe, La Volpe". Pero hasta ahí se vale. Los aficionados pueden decir lo que quieran, contra quien quieran y cuando quieran. Lo que no se vale, a mi juicio, es que hoy salgan algunos directivos a querer que se corran a los otros directivos, cuando nadie aquí puede decir que es  un ganador.

El hecho de que las Chivas sean hoy Superlíderes no quiere decir que ellos son los mejores ni los más aptos para manejar la Selección. La semana pasada mencionaba el caso de todos los que pedían a Gallego y que hoy ni por error lo postularían como candidato a sustituir a Hugo. El problema de esto es que a nadie le puede parecer extraño si yo digo que el hecho de que pidan la cabeza de Cantú, por ejemplo, no se hace con objetividad sino con tintes de beneficio personal. Que hablen directivos de equipos que no han ganado nada en mil años, o que hablen directivos que ya estuvieron y que no pasó nada o les fue peor de los que están hoy, no lo puedo ver mas que como algo con un fin con intereses mas allá de lo futbolístico.

Ya decía alguna vez que yo de niño crecí más avergonzado de la Selección que orgulloso. El 74, el 82, el 90 no se compara en nada a lo que viven hoy los jóvenes aficionados. Qué bueno que hoy se sueña con una Medalla y con ser Campeón del Mundo, pero no basta con eso. Que a un directivo le haya ido bien en su negocio no quiere decir que le va a ir bien en todo lo que emprende. Que hoy haya quien no le paga a sus jugadores pese a que quedan Campeones, queriendo meter las manos en la Selección, no pasa por las ganas de que México mejore si no por el hecho de que en la Selección hay mucho dinero y beneficios al estar ahí.

Créanme por favor. Yo fui de los que cuestionó la llegada de algunos a la Federación cuando se dio. Pero hoy que estoy dentro, les puedo decir que meto las manos al fuego por algunos de ellos y su honestidad y capacidad. Cantú es un hombre que ha hecho bien su trabajo más allá de que haya quien quiera poner mejor a alguien de sus amigos o de que alguien quiera su puesto. Lo mismo puedo opinar de Decio y de otros más que están ahí. La Federación se ha ido limpiando de a poco, porque no es un trabajo de un día para otro y lo menciono con el único afán de compartirlo porque en verdad así lo siento.

Si Hugo no es el indicado, que lo muevan si así lo quieren. Si quieren a alguien más que lo traigan, pero que por favor no salgan con que al primer torneo perdido quieren cambiar la estructura que se ha ido construyendo con honestidad, cuando lo que quieren es sentarse en la silla de la Selección o robarse el dinero que ahí se genere. Eso por favor, no se lo compren a nadie sin cuestionarles su carrera de directivo o sus méritos y su imagen en el futbol. Por más que odien a Hugo o les duela en el alma el fracaso que vivimos en estos días, no se dejen engañar por algunos sinvergüenzas que tratan de aprovechar el momento para colarse en donde no deberían estar o regresar nunca. Por favor.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas