La Final entre sabios

Yo se que hoy todos estarán pendientes de lo que suceda en el Estadio Azul. La Final del torneo mexicano no es para menos, pero cabría mencionar algunas de las cosas fuera de lugar que se escuchan...

Yo se que hoy todos estarán pendientes de lo que suceda en el Estadio Azul. La Final del torneo mexicano no es para menos, pero cabría mencionar algunas de las cosas fuera de lugar que se escuchan y se leen en los medios.

Al parecer para algunos de nuestros comunicadores es más importante que el mismo partido, el hecho de que la Final se transmita por TV Azteca y no por Televisa.

Esa competencia entre ellos y que en lo personal no creo que haya a quien le interese más que a ellos será multimencionada en la transmisión y ustedes lo verán.

Después, ya he escuchado hasta el cansancio que esta es una Final más que justa y que los dos equipos han sido los mejores en el torneo, como si se olvidara tan fácil que Chivas fue el líder general y que incluso en la Liguilla el Monterrey llegó a jugar mejor por momentos que los finalistas.

Con esto no quiero decir que es injusto que estos dos equipos estén peleando por el título, pero creo que los argumentos para explicar el porqué se llegó a la Final, deberían de ser más congruentes y no tan baratos.

A mí en lo personal me da lo mismo quien quede campeón esta vez, pero espero que los dos partidos de las Finales sean agradables y de buen futbol en lugar de trabados y tan parejos que no se vean jugadas vistosas e interesantes.

El material humano y los momentos futbolísticos de algunos dirían que debe de ser un buen espectáculo, pero la paridad y la importancia de no perder una Final a veces hace que los partidos "se atoren" y se termine definiendo todo en una sola jugada y gana el que se equivocó menos y no el que acertó más.

Hoy me vuelve a pasar por la cabeza cuando alguna vez en un viaje por Argentina comenté con alguien que en ese entonces se decía mi amigo y que era directivo y que hoy es uno más de los que destroza en la tele a los jugadores, a los técnicos y a los que deciden en los equipos como si el no hubiera fracasado en su gestión, que el "Hachita" Ludueña podría jugar muy bien en México.

En ese entonces el cordobés era suplente en River y su pase costaba ni la tercera parte de los jugadores que él deseaba comprar. Todavía recuerdo como en tono de burla me dijo que yo veía el futbol de espaldas y que estaba loco.

Hoy Ludueña es quizás de los que pueda definir con una genialidad el campeonato y ese exdirectivo parece no cansarse de "matar" a todos con sus conocimientos futbolísticos.

Y esto lo menciono no para que crean que yo se mucho sino simplemente como comentario al margen ya que aunque en su mayoría no tengo tiempo de escuchar o ver los programas de futbol, debido al gran número de mensajes que recibo en donde los lectores se quejan de quienes se suponen son los especialistas, me di tiempo para escuchar y ver los programas de futbol y coincido con la mayoría.

Tal parece que en nuestro país se ha deteriorado tanto la profesión de comunicador que cualquiera puede hablar por un micrófono y sentirse un gran sabio futbolístico. Y no sólo eso, hoy parece estar de moda usar los medios para acribillar a los jugadores y a los entrenadores con conceptos futbolísticos de librito. Es decir, si un equipo pierde, seguro es porque no supieron atacar por las bandas o aprovechar el disparo de media distancia o porque el planteamiento no fue tan ofensivo.

Esta semana que escuché a algunos me queda muy claro que todos sin excepción le ganarían con cualquier equipo al Manchester United en la Final de la Champions y que ninguno de los que dirigen y juegan actualmente son tan buenos como los que están afuera aunque nunca hayan pateado un balón.

Y como también ya me cansé de oír el argumento de que ni Sacchi, ni Mourinho, ni Benitez ni Bielsa jugaron y son de los mejores entrenadores del mundo, les pido a esos que lo usan, que busquen en las biografías de estos entrenadores para que vean como todos fueron futbolistas al menos de fuerzas básicas y algunos hasta de Primera.

Como todos llevan toda su vida en el medio y viviendo y "oliendo" un vestidor y pisando el pasto y pateando un balón casi diario desde hace muchos años.

Así que mientras no haya una historia de alguien que no jugó futbol y que era periodista pero un día se volvió técnico y triunfó, les seguiré criticando a esa gente de los medios la falta de respeto y la facilidad con la que creen sentirse superiores a quienes pisan la cancha semana tras semana.

Y a los que sí jugaron o dirigieron y que hoy desde afuera son "maestros" sólo les pido que no se contagien y recuerden lo difícil que era hacerlo bien cuando lo hacían. Ustedes deberían de ser quienes menos demeriten y destrocen el trabajo de los que están y quienes más eduquen y orienten a los aficionados. Al menos así lo creo yo.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas