En México no sólo el futbol está mal

Después de pasar varios días siendo víctima de los malos servicios que tenemos en nuestro país en casi todos los rubros, no puedo como ha sido mi costumbre dejar de relacionar esto con lo que...

Después de pasar varios días siendo víctima de los malos servicios que tenemos en nuestro país en casi todos los rubros, no puedo como ha sido mi costumbre dejar de relacionar esto con lo que sucede en algunos aspectos de nuestro futbol.

Yo sé con certeza que todos hemos vivido cosas similares. Desde que el teléfono se queda 10 días sin servicio sin que sea por falta de pago, o los bancos cometen errores (siempre ha su favor curiosamente) por la poca capacitación de su personal, o los servicios de atención de cualquier cosa que necesitemos resolver por teléfono que no sirven, o  la desfachatez de algún chofer que necesita detenerse  sin importar si obstruye a los demás, o los transportes públicos invadiendo las zonas de vías rápidas simplemente para saltarse alguna zona con un poco de carga vehicular, o las mentadas de madre de los automovilistas civiles que no se dejan pasar aun en el tráfico más severo, o los policías permitiendo a los que se mochan hacer cosas que los que no lo hacemos no podemos, etcétera, no puedo dejar de pensar qué muchos de esos personajes que hacen su trabajo literalmente "con las patas", pudieron haber sido los futbolistas profesionales de este país.

Y es que aunque en México la exigencia que vemos en los medios es de que todo salga perfecto en lo que representa en nuestro futbol y en nuestra Selección, la realidad es que en un porcentaje muy bajo nuestra educación nos exige hacer nuestras labores al 100 por ciento siempre, incluso hasta cuando no te ve nadie. Y es entonces que me da rabia ver cómo ahora los medios han caído en el punto en donde hasta se escandalizan ante las fallas de los futbolistas como si fuéramos un país de conductas éticas intachables.

Y por supuesto que no justifico ni apruebo los errores y los bandazos que han dado algunos deportistas porque no los apruebo ni lo haré jamás, y si no me creen que les pregunten a ellos lo exigente que soy con mis jugadores en la disciplina y la disposición ante el trabajo, pero me parece muy injusto que los jueces de todo esto sea gente que quizás tienen más cola que le pisen que los mismos a los que ellos juzgan.

Yo quiero saber por ejemplo si los periodistas que viajan con la Selección pueden salir a tomar y desvelarse y después estar al 100 por ciento para "cubrir" los eventos de una delegación, o si los que se meten con cosas extrafutbol son gente de conducta intachable.

En nuestro país, puedo contarles el caso de un mesero que después de reconocerme y de quejarse de todo lo que pasa en su América y con la Selección, al pedir la cuenta de la mesa en donde yo estaba, le agregó más bebidas de las que fueron y aumentó también la cantidad del porcentaje de propina que se le autorizó a cargar. Todo eso, en mi particular punto de vista se llama robar y que un tipo capaz de robar se atreva a descalificar y a reprobar a los futbolistas supongo que no tiene tanto valor y pierde en objetividad en sus opiniones.

Y aunque se que ya desperdicié muchas líneas en un tema que la mayoría conocemos, yo no voy a echarles el choro de que vean a la vida con alegría o pedirles que sueñen con las etapas de su niñez como si fuese una novela. Ni quiero sonar a poeta ni evocar aquellas épocas doradas que tampoco existieron como tales o que exalten a los jugadores como los héroes que nunca han sido ni deberían ser. Simplemente quiero decir que hoy dentro de la Federación sí hay mucha gente que quiere hacer lo mejor posible su trabajo.

Que hay errores y que a veces los rumbos dan más problemas que satisfacciones, es cierto, pero a mí sí me duele que alguien que a todas luces se nota que no es precisamente el indicado para calificar o descalificar, lo haga. Y entonces cuando veo a mi país tan mal en muchos rubros, me pregunto por qué en el futbol no habríamos de estar igual cuando la maquinaria que lo mueve también está llena de gente que tiene intereses propios o que busca hacer lo menos posible en la ley tan mexicana de hacer el trabajo con el menor esfuerzo.

Hablo de periodistas, de aficionados y de directivos y no sólo de jugadores que no se entregan al máximo en su función. Muchos de ustedes que leen Medio Tiempo seguramente son de los que tratan de hacer las cosas bien en su vida cotidiana y muchos más serán esos que sin problemas pueden caer en este ritmo de vida que tenemos en México, en donde la calidad y la eficiencia de lo que se hace está muy por debajo del nivel en que debería hacerse.

Así que cambiamos o seguimos por la misma. O no nos quejemos después de ver la liga tan mala como la tenemos hoy y eso también es culpa de la gente de los equipos, incluso de los que buscan llegar a los puestos federativos simplemente criticando la labor de los que están hoy. ¿Qué valor tiene que alguien de los que han tirado la liga a este nivel critique hoy las cosas de las selecciones, ¿o será que con eso desvían la atención de sus propias fallas? ¿O las de  los que han hecho que nuestro periodismo sea tan malo? ¿Tú que piensas?, ¿haces tu trabajo o cumples tus funciones como se tiene que jugar un partido de Champions? Yo creo que en una gran mayoría, no.

Entonces, ¿de qué nos quejamos si el futbol siempre ha sido un reflejo de la cultura de cada país?Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas