Objetivamente, ustedes también se irían

Ayer en una conversación con alguien que no sabe tanto de futbol, pero que eso sí, no soporta más a la Selección, hice un poco de memoria para recordar la cantidad de cambios que hemos sufrido en...

Ayer en una conversación con alguien que no sabe tanto de futbol, pero que eso sí, no soporta más a la Selección, hice un poco de memoria para recordar la cantidad de cambios que hemos sufrido en el tiempo que por lo menos a mí me ha tocado vivir hablando del futbol mexicano. Y es que pese a que las cosas han mejorado en estos últimos 30 años, la percepción general es que hoy se falla en cumplirle a la gente. Y pues nada ni nadie me quitará de la cabeza la idea de que esto se debe a la información que los aficionados reciben de parte de los medios y que les ha hecho creer que los que jugamos somos los malos de la película.

En un medio que está lleno de falta de ética y en donde los intereses económicos van más allá de lo deportivo, hoy podemos ver también a directivos que pueden dejar sin comer a sus jugadores en las Fuerzas Básicas o hacerlos firmar contratos incluido finiquito y todo, y quedarse con ese dinero hasta el último peso, criticando y "espantándose" de lo que sucede en nuestro medio, como si ellos hicieran las cosas de manera correcta y sólo buscaran el "bien deportivo". Si hay alguno de ustedes que no se ha dado cuenta que todas estas últimas críticas van más buscando quedarse con los puestos de decisión de la Selección, quítense la venda de los ojos y vuelvan a hacer sus análisis para que vean que por ahí va la cosa y este mal momento futbolístico es el ideal para ganar posiciones en ese terreno de poder.

Y así como los periodistas también se "escandalizan" de lo que ven por parte de los jugadores o de algunos directivos, pero que les parece normal piratearse hasta el audio de unn nota que hizo Óscar Guzmán de Telemundo con Cuaúhtemoc Blanco y su posible regreso a la Selección e incluso manejarla como exclusiva propia (algo completamente fuera de toda ética periodística), también muchos de ustedes siguen culpando a los menos culpables de cuestiones como el de el "Gringo" Torres por ejemplo, simplemente por creer a rajatabla lo que leen y lo que escuchan.

Aquí yo les pregunto si les parece ético o moralmente correcto el pensar en "blindar" a todos aquellos jugadores que puedan tener doble nacionalidad simplemente para que después no puedan irse a jugar a otro país, aunque con eso se perjudique al jugador. Imagínense a ustedes teniendo esa opción realmente y que tuvieran que tomar la decisión hoy. ¿De qué dependería? El caso de Diego de la Torre es un buen ejemplo real de lo que sucede. Si Diego tiene pocas opciones de ser seleccionado y jugar un Mundial con México, y en Estados Unidos su capacidad le permite ser hasta titular en la Selección y aspirar a estar en esa fiesta del futbol, alguien explíqueme cómo convencerlo sin mentirle, de que vaya a la Selección Mexicana y decline un llamado de allá. O lo que es peor, díganme cómo justificar sin realmente causarle un daño a él, el llamarlo a un juego oficial para que así después no pueda irse a ningún lado, aunque no entre en los planes ni sea del agrado del técnico para el futuro.

¿Y saben por qué nadie menciona esto, ni ustedes? Porque ya estamos acostumbrados en México, a que el jugador no deba pensar y sea tratado como una mercancía o un esclavo que no puede opinar ni decidir por su futuro. A Paco Torres lo pusieron a decidir y decidió lo que creyó era mejor para él. Y eso en esencia está bien. Pero claro, todo eso hoy sirve para atacar si se maneja de una manera tendenciosa y muy pocos de ustedes se ponen en lo zapatos de los atacados.

Hoy, según todos, lo que hacen los que están en la Selección son unos tarados. Ya lo leí y ya lo escuché hasta el cansancio. Hoy todos los que están afuera lo hacen mejor. Todos, incluidos algunos que no les gustó nunca el futbol (pero que hoy tienen puestos de decisión) y hasta los que nunca han ganado nada con sus equipos o que más bien llevan años hundiéndolos (y junto a ellos la Liga), lo piensan así, y a mí me molesta que ya los demás ni nos sentemos a analizar quién, cómo y por qué es lo que se escribe o se habla.

Hoy yo no quiero defender a nadie en específico, pero me molesta que seamos tan poco analíticos y que nunca usemos la objetividad. ¿O es que creen que miento cuando les digo que hay periodistas que viven buscando las notas que escandalicen simplemente, sin pensar en que le hacen daño a muchos con sus mentiras? ¿O que no hay reporteros que por mil pesos son capaces de escribir lo que uno les pida sin importar nada más que esos mil pesos? Si al final a muy pocos nos importa que el futbol mexicano mejore mas allá de hacer negocio.

Así que como consejo, la próxima vez que lean algo en contra de algún futbolista, si quieren saber la verdadera historia, pónganse en los zapatos de todos los involucrados y piensen en qué harían ustedes. Si quieren saber la verdadera historia de los ataques de algún directivo, hagan memoria y recuerden las cosas en que han estado metidos a lo largo de sus carreras y sus resultados. Al final, los jugadores siguen siendo como ustedes y como yo. Algunos más desubicados que otros, pero todos amando al futbol. A los que les interesan otras cosas por encima de la cancha, es a los demás. O sigamos creyendo que está bien en engañar a alguien simplemente para que no se vaya a otro país, aunque con eso lo perjudiquemos toda su vida deportiva. Aplaudamos la idea de no dejarlos llegar a tener que decidir por ellos mismos. A final de cuentas, a ustedes no tiene por qué importarles eso, ¿o sí?Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas