Algo sobre futsal en México

Apenas vengo llegando de Colombia y ya estoy nuevamente subiendo a un avión para tratar de dar los primeros pasos y hacer un torneo internacional de beachsoccer en una de nuestras famosas playas....

Apenas vengo llegando de Colombia y ya estoy nuevamente subiendo a un avión para tratar de dar los primeros pasos y hacer un torneo internacional de beachsoccer en una de nuestras famosas playas. Pero aprovechando las vacaciones futboleras, que Pachuca ya viene de regreso y que supongo estarán saturados de tanto Cruzalta y Villaluz o de los excesivos Roberto García, Alfredo y Billy Álvarez  y demás que vemos en los medios, yo quiero cumplir con lo ofrecido y comentar algunas cosas acerca del futsal en México. Para los que no sepan ni siquiera qué es el futsal comenzaré diciéndoles que es la modalidad que creó la FIFA cuando no se pudo poner de acuerdo con la gente que trabajaba el "futbol de salón". Ese que se juega sobre una superficie dura y lisa con un balón del 4, (más pequeño que el de pasto y más grande que el de salón, pero si con menos bote que el balón que todos conocemos) y de 5 contra 5 jugadores (4 y el portero) en una cancha de entre 25 y 42 x entre 15 y 25 m y con porterías de 3 x 2 m. (las reglas en español, están en la página de la FIFA por si les interesa saber un poco mas).

Esta modalidad tiene gran auge en Europa con ligas importantísimas económicamente como las de España, Rusia o Italia; en Asia como en Irán y Malaysia y ni qué decir de Sudamérica como en Argentina y la gran potencia como siempre, Brasil. En México, por supuesto que hay quien lo juega y quien dice trabajarlo. En el norte del país supuestamente se le pone mucho interés y si digo supuestamente es porque ya comprobé que no es cierto. Los que en teoría deberían enseñar, son en su gran mayoría, gente que tiene mucho entusiasmo, por un lado, pero muchos intereses personales, poca capacitación y compromiso por el otro. Casi en su totalidad, se me han acercado para pedirme que los ayude para que ellos manejen el futsal a nivel nacional o para condicionarme su apoyo al frente de la Selección dependiendo de si llamo o no a los jugadores con los que ellos trabajan. La realidad es que pese al entusiasmo, es gente que no puede vivir de esto y que se va estancando y terminan simplemente siendo los organizadores de ligas y no promotores de futsal, por lo que los "chavos" que juegan ni entrenan y terminan rebasándolos en conocimientos y experiencias y de ahí que el futsal en México se haya ido hundiendo en los últimos años. También es cierto que apareció por algún tiempo gente "nefasta" que creían y creen saber mucho, que gastaron y desperdiciaron mucho dinero que no era suyo y que al quedar fuera en el momento en que la Federación decidió intentar limpiar y dejar de perder dinero y hacer tantos ridículos, ahora se han vuelto enemigos de nadie (porque aunque me ataquen, a mí no me interesa) y por unos cuantos pesos han comprado a los dos únicos pseudo periodistas que intentan subsistir cubriendo modalidades para atacar y mal informar a sus pocos o casi nulos auditorios.

En mi opinión el hecho de que en México haya tantas y tantas canchas de futbol rápido y ahora de futbol 7, han hecho que interese poco o nada esta modalidad que bien jugada es muy emocionante y que en muchos países sirve como formación de los que al pasar los años se vuelven de los mejores futbolistas del mundo. Yo los invito nuevamente a que entren en la página de la FIFA y vean los videos del último Mundial de futsal para que se empapen, un poquito aunque sea, de lo que es esta modalidad y se atrevan a tener propuestas en el foro mas allá de que ya sé que aparecerán los "taradazos" de siempre que dirán que todo esto es aburrido.

Yo por mi parte, he asumido como un reto, muy difícil pero no imposible, el poner en alto al futsal de México y tratar de que la gente lo conozca y se sienta orgullosa en algún momento de su representativo nacional. Ahora con esta participación en el sudamericano Sub-20 ya quedó muy claro que los que no ayudan estorban, por lo que el camino que seguiré de ahora en adelante, será el mismo que hemos venido siguiendo en la playa y buscaremos por donde sea a la gente que sea capaz de aprender y entender cómo se juega este deporte. Cuando yo llegué al futsal por rebote del futbol de playa, me encontré con mucha gente que presumía saber mucho y así lo quise creer. Después de varios viajes y de entrar en contacto con muchos de los mejores exponentes de esta modalidad en el mundo, para aprender de ellos, me doy cuenta de lo poco capacitados que están los que tanto presumen de estarlo. Para que me entiendan, hagan de cuenta que si habláramos de futbol de once, estos expertos mexicanos siguen hablando de jugar con un líbero como concepto nuevo cuando es algo que todos sabemos que existe desde Beckenbauer y finales de los 60´s. Y si a esto le sumamos que existe alguien que sigue empeñado en boicotear todo lo que se realice por el famoso y añejo conflicto entre el futbol de salón y el moderno futsal, y que esta persona cuenta además, por motivos personales con la amistad y protección de gente importantísima del Comité Olímpico Mexicano, lo que sigue será la carencia de espacios donde jugarlo y enseñarlo para que empiece a entrar en el gusto de los mexicanos.

Según yo y así como el futbol de playa mexicano ahora es respetado y conocido en el mundo y ocupa el séptimo lugar en tan sólo año y medio en el ranking histórico mundial, las características de nuestra raza se prestarían a que México fuera potencia internacional de futsal por arriba de lo que se ha conseguido con el futbol tradicional. Me crean o no, yo tengo ya unos planes y unas metas trazadas para que esto suceda y mientras lo pueda buscar, lo haré aunque exista poco presupuesto. Ojalá y entre los que me leen exista gente que sepa de espacios para poder jugarlo y enseñarlo o se interese en colaborar de alguna manera y se pongan a buscar información en la red para ayudar y proponer. Se sorprenderán cuando vean lo importante y grande que es esto a nivel mundial y como cada día va creciendo más y más. Ojalá y en México no nos quedemos muy atrás porque después vendrán los arrepentimientos. Aún estamos a tiempo de subirnos en el barco del progreso y disfrutarlo.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas