¿Por qué regresan de Europa?

Hace muchos años una de las decisiones más importantes en mi vida  y no sólo la deportiva fue pedir salir del América a escasos días de haber regresado con un buen cartel del Mundial Sub-17. La...

Hace muchos años una de las decisiones más importantes en mi vida  y no sólo la deportiva fue pedir salir del América a escasos días de haber regresado con un buen cartel del Mundial Sub-17. La idea era irme a Pumas porque en teoría no nada más debutaría joven, (lo cual sí hice) sino que además se me había mencionado en su momento la posibilidad de, si las cosas iban bien, poder buscar llegar a la Selección pronto y después buscar colocarme en Europa. Al mismo tiempo, en ese entonces, el "Zurdo" López a quien hoy le tengo aprecio, había mencionado que yo en América tendría que esperar un proceso aún largo para poder ser tomado en cuenta porque no dejaba de ser simplemente una promesa y en el Club América no se podían dar esos lujos pues se necesitaban realidades. Seguramente él no imaginaba que sus palabras me orillarían a ser contundente en mi decisión y que eso ayudaría a que el futbol amateur se regulara para evitar que pudieran pasar casos como el mío nuevamente. Esas declaraciones y algunas otras cosas hicieron que mi salida se diera por demás atrabancada y que al final incluso mi primera escala no fuera Pumas sino el Tampico de Carlos Reinoso y el destino quiso que al final no hubiera ni Selección ni Europa, aunque sí cumplí mi meta de jugar en el extranjero varios años después en la parte final de mi corta carrera. A qué viene todo esto, se preguntarán la mayoría. (Sobre todo el grupo de detractores que escriba lo que escriba no les parece nada, con el que ya cuento simplemente a que hoy veo que el hecho de jugar en Europa ha cambiado radicalmente de lo que significaba antes y quise hacer una comparación. En mis tiempos el sueño europeo significaba muchísimo. Hoy tristemente vemos que el jugador mexicano en general no está hecho para competir a esos niveles y es por eso que de todos los que se han ido, en un porcentaje elevadísimo, mejor regresan a seguir cobrando mucho y jugando más cómodos en una liga que no se compara en nada a lo que existe en el Viejo Continente. En los últimos años y a raíz del gran desempeño del actualmente semi-odiado por ustedes Rafa Márquez, muchos clubes de allá voltearon a buscar defensores en nuestro país esperando que alguno repitiera lo del zamorano. Hasta hoy, ni Salcido, ni Osorio, ni Moreno, ni el ';Maza'; lo han podido hacer por más que estén sobreviviendo y pasen los años y sigan cumpliendo. Pero el caso de la gente de adelante ha sido muy diferente. Y salvo Hugo y un año aceptable de Luis Flores, por más que queramos disfrazarla, todos los demás han sido devueltos a México por no cumplir con lo esperado. Algunos tardaron más y otros menos, pero todos sin excepción han regresado a México saliendo por la puerta de atrás y en su mayoría regresan por la alfombra roja de nuestra liga. ¿A qué se debe esto? Según yo, y me regreso a la polémica del biotipo, a que los jugadores mexicanos no son ni tan rápidos ni tan fuertes como se necesita en esas ligas y los que sí lo son, se rezagan en la parte técnica simplemente porque en México el futbol lo hemos concebido de manera diferente. Según yo, el hecho de que en México juguemos a pases cortitos (menos de 15 metros y si no me creen chequen este fin de semana y hagan la comparación con cualquier liga incluida la MLS) y que casi no haya balones disputados por arriba, hacen que nuestra formación técnica sea diferente y que le cueste más trabajo al mexicano promedio a la hora de adaptarse a otros ritmos e intensidades. Seguramente algunos de ustedes tendrán sus propias ideas y teorías del por qué los mexicanos no triunfan en Europa y hoy les toca exponerlas en los mensajes. Sé que muchos volverán a mencionar que la raza no cuenta ni influye poniendo ejemplos de grandes "chaparritos" de esos que se dan uno en miles. Pero la realidad y no porque lo diga yo, es que el físico cuenta en cualquier disciplina deportiva y más en el futbol moderno aunque haya gente en México que no lo termina de entender. Si en nuestra liga compite Villaluz, contra el ';Hobbit'; Bermúdez no creo que haya ningún problema ni diferencia alguna. Pero si en un partido internacional quien les compite el balón es Gerrard con su 1.84 por ejemplo, mientras el balón no sea preciso a los pies de los mexicanos y haya algún riesgo o división en la posesión de la pelota, (lo cual sucede en un porcentaje altísimo en cada partido de futbol), el inglés tendrá ventaja. Si la pelota fuera larga ganará por velocidad. Si la pelota fuera dividida ganará por fuerza y si la pelota viniera por arriba, ni duda cabe que ganará por altura. Y ese balón aéreo se lo ganará a Maradona o a Messi el 100 por ciento de las veces mientras no haya una falta de por medio. Entonces, en qué quedamos, ¿cuenta el físico o no?

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas