Somos mejores que los gringos

Es evidente que el panorama se presenta de tal manera que no se puede ser optimista sin hacer un esfuerzo para serlo.

Es evidente que el panorama se presenta de tal manera que no se puede ser optimista sin hacer un esfuerzo para serlo.

Las estadísticas  históricas de los últimos encuentros nos dicen que las posibilidades de que México inicie con un buen resultado son pocas. El hecho de que la Selección Mexicana aún no encuentre una conjunción o un entendimiento total entre lo que el Cuerpo Técnico quiere y lo que se realiza en la cancha obviamente hace pensar hasta al más positivo de los optimistas en que el resultado muy probablemente sea el que no queremos.

Pero si bien esto no lo podemos evitar, la realidad es que tampoco es para tanto. Estados Unidos tiene una Liga que va creciendo poco a poco y ya no es el país que era antes futbolísticamente. Pero tampoco México lo es. Nadie me puede asegurar que el hecho de ahora tener un planteamiento táctico más europeo nos servirá para complicarle la vida a un equipo que de este lado del Atlántico es más bien un conjunto poco latino en su concepción futbolística. 

Lo explico mejor. Si México ha tenido problemas en conjuntar lo que Eriksson quiere con lo que puede, y si bien en CONCACAF se puso difícil el ganar de visitante, el hecho de que haya habido más jugadores que nunca en el futbol europeo, jugando contra futbolistas de biotipo similar a los americanos, me hace pensar en la posibilidad de no repetir los mismos errores de antes en donde el aspecto físico y no el futbolístico ha sido la diferencia para no obtener los resultados que todos quisiéramos.

Es triste pensar que México arranque con una derrota y que la prensa y los aficionados le den la espalda inmediatamente a todo lo que huela a Selección Nacional. También es cierto que no se puede pedir algo diferente ya a estas alturas cuando todos sabemos que la Selección Mexicana tiene la obligación de ganar como sea y nada que no sea una victoria contundente e incluso quién sabe si ni así, deja satisfechos a los grandes conocedores que creemos ser todos.

Y si digo esto es porque ahora que estuve en Argentina con el futbol de playa me acaba de caer un veinte, como se dice, en donde entendí que a ustedes los aficionados ya no se les puede dar gusto casi con nada.

Guardando proporciones completamente en esta gira en donde los resultados fueron mejores de lo que esperaba pese a que no se ganó mas que un partido, la gente que leyó en Medio Tiempo las notas de la gira y dejó mensajes, me dejaron muy en claro que nada cuenta para explicar un resultado diferente a una victoria.

Es obligación de todos ganar y ni para qué preguntar cuales son los elementos que intervienen. Y si así lo piden para el futbol de playa que no tiene ni cancha para entrenar, ya me imagino lo que deben de sentir algunos cuando se habla de seleccionados nacionales y tomamos en cuenta hasta lo que perciben como sueldo. Pero desafortunadamente en el futbol no se gana ni se pierde en base a eso.

Los elementos de cada partido son diferentes y no tienen nada que ver con el dinero que se gana o se deja de ganar. Si a alguno de ustedes aún no le queda claro que nadie supera a los jugadores en cuanto a deseos de ganar y calificar. Si ustedes son de los que creen que el futbolista solo se interesa en el dinero, pues también de esa manera habría que entender que ellos son los que si ganan se llevan más billetes. Entonces la parte de querer ganar ni siquiera por ahí se vería afectada.

Es por eso que les pido que más allá de que crean que ya todo se lo saben en cuestión de táctica y demás. Y de que lean y escuchen tantas opciones de planteamientos por parte de gente que nunca en su vida ha sabido lo que es ser DT, al menos confíen en que los que jueguen harán un gran esfuerzo. Si el resultado no es bueno, no quiere decir que los jugadores no les importa. Por favor hagan el análisis que siempre les pido y no se dejen llevar por la subjetividad del ser aficionado de los actuales.

Yo sigo creyendo que EU no es mejor que México. Simplemente han encontrado la manera de hacernos daño principalmente cuando jugamos en su casa. Pero en el futbol siempre el agua regresa a su nivel y ya es justo que los mexicanos que jueguen demuestren que de este lado del Río Bravo se juega mejor y que ya el físico no nos genera desventaja. Aunque ya ni eso sea bien calificado por los que narran y comentan en los medios.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas