Momento de corregir

Analizando la era Eriksson

Me da tristeza porque en este tiempo he tenido la oportunidad de conocerlo un poco. Es un hombre que sabe mucho de futbol y que tiene muy claro lo que sabe. Es un tipo que ha venido a darles algunas cosas nuevas a nuestros jugadores y eso es muy bueno, pero desafortunadamente siento que su ciclo se tiene que cerrar. Cuando llegó Eriksson y en el primer partido pese a ir perdiendo no levantó a nadie a calentar, me di cuenta que su paso por México podía ser complicado. Porque aunque el futbol es universal, la idiosincrasia y cultura de cada país se ve reflejada en sus deportistas. Nunca serán lo mismo los italianos que los ingleses ni que los portugueses. Podrán todos jugar 4-4-2 que lo hacen de manera diferente y sobre todo con ambiciones diferentes. Yo ayer no vi a un equipo mexicano temeroso ni amedrentado. Ayer todos aquellos que pensamos que la mentalidad del mexicano tiende a disminuir, no podemos quejarnos de ninguno de los jugadores en teoría. Sigo creyendo que la fortaleza física de nuestra Selección deja huecos que pueden aprovecharse por gente más rápida, más alta y más fuerte en algunas situaciones de paridad futbolística y ayer quienes vieron el partido no podrán tapar el sol con un dedo. (Aunque ya sé que muchos al hablar de mejorar el biotipo lo toman simplemente como considerar jugadores con mejor estatura). Pero sobre todo y a todas luces lo que está fallando ya es el estilo que Sven le ha querido dar al Tri. Se nota que ni el mismo sueco que tiene toda la experiencia del mundo le encuentra por dónde y ayer por primera vez le vi el rostro desencajado. Él mismo demostró con sus palabras que ha perdido la brújula, pues decía ayer que futbolísticamente había sido el mejor partido que se ha dado en su etapa, lo cual yo considero una declaración desafortunada, entendiendo la tristeza que teníamos los que esperábamos ganar, porque incluso siendo así no debía ni haberlo mencionado y menos siendo alguien que hasta el momento había salido limpio de tantas y tantas conferencias y entrevistas. Para mí si en verdad este fue el mejor partido, entonces no podemos esperar a que se siga jugando así, porque ya vimos que no alcanza.

Es cierto que solo van 3 juegos. Es cierto que van dos de visitante. Es cierto que ya El Salvador y Trinidad muestran avisos de que quedarán lejos de la pelea por un lugar lo que limita la competencia a solo cuatro selecciones. Pero ahí es donde viene el problema. A mi juicio, el sistema de Sven no es malo. El planteamiento inicial tampoco. El problema es la conexión y el entendimiento que debe haber con lo que se pretende y con lo que se puede realizar y esa conexión no ha existido nunca.

Sven ha querido demostrarnos que Carlos Vela y Giovani dos Santos ya están para ser titulares en la Selección y no es así. En los partidos donde ha podido usarlos lo ha hecho y simplemente fue volcando la presión del ataque en posiciones con otras funciones. Es decir, si los delanteros no la agarran, los medios parecen estar jugando mal sin hacerlo. Es cierto que el partido contra los ticos no fue bueno, pero se ganó. Esa confianza que en México es tan frágil y que depende del último resultado y de la última jugada y que al parecer nadie supo explicarle al entrenador y de la cual Eriksson nunca tuvo que enfrentarse dirigiendo a quienes dirigía, es un hecho muy importante a considerar cuando se dirige en nuestro país. Es triste que así sea pero todos lo sabemos. Es por eso que a todos los que estamos inmersos en el medio mexicano nos extrañó que hiciera las modificaciones que hizo, sobre todo la de la parte de arriba de su esquema, cosa que a sus ojos parece no tener error.

Según yo, los problemas de Sven pasaron por no haber entendido la manera de ser del jugador en México. Su esquema con posiciones tan asiladas rompe con esa identidad de estar siempre compactos que se había ganado en las últimas dos décadas. Su postura de inicio de esperar a que el rival ataque rompe con esa presión desde arriba a la que nos habíamos acostumbrado por la dinámica misma de nuestros futbolistas. Su manera de atacar con pases largos y basada en la simple velocidad de los delanteros aniquila las famosas superioridades numéricas que tanto daño le hacían a nuestros rivales en procesos pasados y con la cual medio solventábamos la carencia de jugadores desequilibrantes. Y sobre todo, esa manera de intentar variar sobre la marcha que se vino poniendo de moda entre los entrenadores de nuestro medio y a la que los jugadores se fueron acostumbrando y que contrasta tanto con la persistencia de un sistema sin variantes y que a todas luces no es el adecuado para los nuestros.

Es por eso que me da tristeza que un hombre bueno e inteligente, en mi entender, tendría que dar un paso al costado. Es el momento de corregir y esa corrección tiene que ser en la parte del DT. Todos aquellos que pidan la cabeza de los directivos estarán saliéndose de la objetividad de nuestro problema actual. Y en mi opinión, es el momento para que el "Vasco" Aguirre nos muestre que en el futbol mexicano tiene un lugar más que importante en su corazón y que se ponga de acuerdo con la gente de pantalón largo para solucionar esto. Hoy, la Selección lo necesita y me gustaría ver qué la pone por arriba de sus proyectos personales esta vez. Y el momento adecuado para hacerlo, hoy es insuperable.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas