Justino Compeán no es el culpable

Al menos no de lo que nos pasó a nosotros. Si alguien tiene la culpa, ese seré yo. Yo decido a quiénes llevar a quiénes poner a jugar y quiénes tiraban los penales.

Al menos no de lo que nos pasó a nosotros. Si alguien tiene la culpa, ese seré yo. Yo decido a quiénes llevar a quiénes poner a jugar y quiénes tiraban los penales. Entonces me parece lamentable, una vez más, que como lo hace el diario Récord como política editorial desde que empezó a vender, use las cosas a su conveniencia y para destruir en vez de informar. El martes pasado desde su portada hablan de efectividad de Justino Compeán con selecciones como si él jugara. Le anotan un Mundial de Playa no alcanzado que no fue en su época y no comentan nada acerca de que antes no había Sub-17 Femenil, en donde por la zona, jamás se hubiera calificado antes tampoco, por ejemplo. El manejo de los números es incorrecto y equivocado y se usan los errores con ganas de hacer daño y seguramente lo consiguen en la cabeza de muchos. Yo podría entonces decir con la misma falta de responsabilidad y ética, que si Récord es consciente de la importancia que tienen los medios de comunicación, también coincide que desde que ellos son el medio impreso más fuerte, el futbol mexicano ha venido a la baja. Cuando Esto lo era, se ganaba y la gente estaba satisfecha. Ahora que son ellos, la gente se siente mal con el futbol y aparte de mal informada, se le ha volteado en afecto a los futbolistas, motivo por el cual la liga ha bajado su nivel y como consecuencia también las Selecciones Nacionales. Qué fácil es hablar por hablar. Y que duro y difícil es hablar después de perder cuando todo indicaba que ganabas. Por supuesto que a mí no me da gusto que pierda España cuando mejor futbol realizaba, pero en estos momentos en que aún no digiero del todo la derrota en penales contra los ticos que nos deja fuera del Mundial de Futbol de Playa pese a ser el mejor equipo de la competencia, su derrota me permite ver que efectivamente en el deporte suceden estas cosas. Hoy Estados Unidos después de perder 3-0 y 3-1 y de ganar su calificación más por el resultado de otros, en un solo juego bien hecho, le gana a España, que es la mejor Selección del mundo de la actualidad, el derecho de llegar a otra Final. Guardando todas las proporciones, a nosotros nos pasó peor que a ellos. A nosotros no nos ganaron. Simplemente nos destruyeron buscando empatarnos. El futbol de playa jamás se había jugado como nos jugaron. Nunca vi un equipo dispuesto a gastar todo el tiempo desde el inicio y ellos lo hicieron. Les salió con nuestra falta de puntería (cuatro postes) y nuestros errores a la defensiva que al final nos empataran. Después, fallar un penal en la playa es muy costoso y pagamos el precio. Lo que sigue de ahí, es más triste aún. De mi parte y sé que de mis jugadores, hay vergüenza deportiva. Sólo de esa, porque no le debemos nada a nadie. Lo que nos sucedió le puede suceder a cualquiera y ahí está España y todas sus estrellas para que lo analicen. Hoy el futbol de playa es conocido en México y aún fuera del Mundial somos considerados de lo mejor del mundo. Todo eso ha pasado en la gestión de Compeán. No calificar a las Olimpiadas no es culpa de él. No calificar al Sub-17 del 2007 ni al Sub-20 de este año hubiera sido diferente con otro Presidente y tampoco es culpa de él, sino de Hugo, Cuellar, Chucho Ramírez y en menor medida de Juan Carlos Chávez. No es la primera vez en México que no se califica a alguno de estas competencias.  Si Récord u otro medio los ha hecho creer que nuestro país es potencia y que siempre debe de estar, es otro asunto. Hoy me hubiera gustado simplemente hablar de lo mal que hicimos nosotros. De lo apenados que nos sentimos con la gente que nos apoyó, entre ellos el Presidente de la Federación y su Directiva. Con la construcción de la cancha que viene, será más difícil que quedemos fuera, aunque ni eso ni nada lo garantiza al 100 por ciento porque el futbol es un deporte y no siempre gana el mejor. Espero poder explicar después mis razones. No hay pretextos. Fracasamos, pero fuimos nosotros y nadie más. Lo repito porque luego hay gente que lee pero no analiza lo que lee. "FRACASAMOS" y asumo la responsabilidad. Y si por ahí alguien cree que trabajamos muy mal y que somos lo peor que le ha pasado al futbol de playa en México, lo acepto porque también eso es parte de la derrota. Igualmente en eso Justino Compeán no tendría culpa en lo más mínimo. Yo por mi parte no tengo nada que reprocharle a mis jugadores y me siento tan mal como se deben de sentir hoy los seleccionados y el entrenador de España. Simplemente quería que supieran que ahora además de dolido y frustrado por la eliminación, me siento molesto e impotente por el manejo tan sucio y descarado que le dieron a lo que nos pasó. Y aunque sé que a Récord le tiene sin cuidado y que van a seguir siendo los mismos, y que muchos de ustedes malinterpretarán lo que estoy intentando decir, no quería dejar de mencionarlo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas