¿Cuál es tu postura?

Mañana podremos saber si la Selección va mejorando de verdad y puede culminar esta mejoría consiguiendo el título el domingo. También podría pasar que no gane aunque juegue mejor.

Mañana podremos saber si la Selección va mejorando de verdad y puede culminar esta mejoría consiguiendo el título el domingo. También podría pasar que no gane aunque juegue mejor y que los aficionados vuelvan a descargar su “coraje” en contra de todo lo que tenga que ver con la Selección y se llegue al famoso partido de agosto con más miedo y dudas que de costumbre. Todo esto la verdad es que no influirá en lo que suceda ese día de manera diferente a lo que ha venido siendo en cada partido. Afortunada o desafortunadamente, según como lo quiera ver cada uno de ustedes, el futbol es así y nadie ni nada puede asegurar que México no le ganará a los gringos en el Azteca independientemente de lo que suceda hoy.

Es aquí en donde me pregunto de qué lado estará la mayoría. Si bien es cierto que Haití no es un parámetro de nada, en México nos han acostumbrado ya a que un triunfo ante un equipo débil no sirve porque es obligación eterna pero una derrota o incluso una victoria mal jugada, ante un equipo débil, sirve para hacer las críticas más severas. Si alguien se atreve a decir que México no mejoró porque fue contra un equipo muy malo que se ganó, aquí la pregunta es: ¿y qué querían? Ahora bien, si alguien se atreve a tomar esta victoria como un presagio de que las cosas saldrán bien de aquí en adelante ¿no estará cometiendo el error de ilusionarse sobre humo? Ambas posturas son respetables y correctas si analizamos los elementos. Aquí la decisión de postura es y debe ser personal y tristemente en su mayoría es manejada o influenciada por lo que dicen los medios.

Hace unos días, como ejemplo, vi que Televisa está haciendo una campaña en donde se le pregunta a diferente tipo de gente acerca del partido contra EU. En su mayoría la gente de la farándula da como resultado una derrota del equipo mexicano y además por goleada. Han hablado hasta mujeres que no saben nada de futbol y que podría yo firmar que ni siquiera saben quién juega ni cuándo. Pero eso sí, aseguran con gran certeza que México perderá ¿Por qué?

Porque generalizando, ese es el sentir eterno de nosotros como mexicanos. No quiero hablar de política y mucho menos del PRI, pero su anuncio en donde se va a tirar un penal y todo mundo menos el que lo tira piensa que lo va a fallar, es un excelente ejemplo de lo que yo creo que sucede con excepción de que normalmente también el que lo tira piensa que lo puede fallar. Y eso es lo que según yo deberíamos modificar. Es común y no es nuevo, que nosotros los mexicanos estemos más próximos a las derrotas que a las victorias en nuestras ideas. Es común que por la cabeza de muchos pase el hecho de que los gringos nos van a ganar porque todos los que hoy estamos en el futbol, a sus ojos, o somos tontos o mediocres o perdedores o flojos o agrandados o vedettes o cosas peores.

Si hoy nos ganara Costa Rica, lo único objetivo que se puede sacar de ahí como conclusión, es que la situación es tan grave que ni el mejor técnico mexicano de los últimos años le ha encontrado la solución aún. Si se perdiera con Costa Rica o se gana y se pierde la Final, tampoco nadie podría asegurar que México no va a calificar al Mundial. Si hoy se le gana a Costa Rica tampoco sería un indicador de que ya se encontró el rumbo, por lo tanto lo que venga delante dependerá en mucho de la postura con que se le enfrente.

Para bien o para mal, a mí lo que me ha pasado dentro del futbol me ha ido enseñando que además de que la vida no se acaba ni el país se pierde, lo único que sigue después de una derrota, es seguir buscando dentro de cada quien, la mejor manera de competir y de buscar ganar cada partido que siga.

Aquí me voy a permitir recomendar un par de libros de novela histórica, para los que crean estar de acuerdo conmigo. Los dos son de Steven Pressfield y a mi juicio explican el cómo se debe enfrentar una batalla. El primero sería “Las puertas de fuego” y el otro “La conquista de Alejandro Magno”. En ambos se explica de manera detallada e interesante esa postura ante la guerra tan honorable y valiente  tanto de los espartanos como del Rey de Macedonia. Según entiendo, nadie nunca ha ganado una batalla, creyendo que la va a perder. Sé de batallas (o partidos) que se pierden aun queriéndolas ganar a toda costa por diferentes motivos, pero nunca he sabido de una en donde se gana si de entrada la postura es de derrota. Así que por favor, pase lo que pase hoy, enójense, alégrense, griten si quieren, pero que nada les cambie la postura de salir victoriosos en los próximos enfrentamientos tanto personales como los de la Selección. Estoy seguro que eso es lo que ustedes esperan que hagan los jugadores de menos, pero ahí si les puedo asegurar con el 100 por ciento de certeza que en eso Javier Aguirre está trabajando lo mejor que puede.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas