Cuatro buenas y cuatro no tan buenas del triunfo de ayer

Nada como ganar y sobre todo cuando el aspecto mental es tan endeble. Y no hablo sólo de los jugadores que quizás fueron los únicos que no bajaron los brazos con el gol en contra.

Las buenas: 1.- La victoria: Nada como ganar y sobre todo cuando el aspecto mental es tan endeble. Y no hablo sólo de los jugadores que quizás fueron los únicos que no bajaron los brazos con el gol en contra. Ya sé que hoy todos dirán que confiaban en la victoria, pero estoy casi seguro que la gran mayoría tuvo temor cuando el gol de ellos. Ese momento seguramente los hizo pensar que las cosas no mejorarían, pero al final y como sea, la victoria en estos partidos es más importante que el desarrollo del juego. ¿A quién le importa hoy no haber jugado bonito? 2.-Aguirre y su carácter: El "Vasco" siempre ha sido un tipo de "huevos". De jugador lo era y siempre he creído  que los técnicos son reflejo de lo que fueron como jugadores. Su equipo al menos no parará de correr y de "meter". Es cierto que tácticamente no es un genio pero a veces en el futbol se gana con corazón y agallas. Su cara vuelve a ser la misma y su manejo de la prensa espectacular y ejemplar para todos los que tenemos que contestar entrevistas en algún momento, porque él sabe bien hasta donde puede festejar esto. Ese liderazgo que parecía no llegar y que hoy contagia incluso hasta a muchos de la prensa es obra de él. Una victoria que llegó sin Guardado, sin Blanco y sin Rafa en la cancha tiene mucho mérito del Cuerpo Técnico. 3.-Se rompe el estado anímico negativo: La presión de los últimos resultados parece haber quedado atrás y así es más fácil trabajar. La "loza" de antes de ayer, es una sensación muy especial que se da en los equipos y que sólo viviéndola se entiende. Todos la vemos claramente pero la solución a este fenómeno no es la misma en cada caso aunque todos creamos que sabríamos resolverlo. Hoy en base a trabajo y picar piedra se regresa a un buen punto de arranque. Ojo, sólo hablo de los jugadores y del Cuerpo Técnico y el ambiente dentro de la Federación, porque afuera estamos muy por encima de donde deberíamos estar, pero el futbol en México sirve para eso. 4.-El Estadio Azteca lleno: Cuando se juega con un estadio lleno que las cosas salgan bien es más sencillo. No siempre sucede pero el Azteca es un gran inmueble. A los que han viajado a ver futbol en algún otro país seguramente les pasará que al regresar lo valoran un poco más. Y si bien es cierto que al caer el gol gringo se calló (de callarse) afortunadamente no se cayó (de caerse) y los jugadores pudieron volver a encenderlo. ¿Se imaginan si en nuestra liga se pudiera llenar siempre el Azteca y los demás estadios? Las no tan buenas: 1.-La celebración exagerada en el Ángel: Así como me pareció patética y exagerada la celebración de El Salvador cuando nos ganaron a los mexicanos, así me parece exagerada que hasta se le avienten cosas a los turistas que pasaban. Todos estábamos contentos y queríamos o más bien necesitábamos esa victoria. Pero esa euforia desmedida es la que después hace que una derrota parezca la muerte. Sé muy bien que el futbol despierta pasiones pero ver gente cantando a mitad de la Eliminatoria "nos vamos al Mundial, nos vamos al Mundial" cuando aún estamos en cuarto lugar es una señal de que no somos precisamente los más enterados. Un poco de objetividad dentro de tanta pasión evitaría futuras frustraciones y tragedias anímicas. Eso creo yo. 2.-Notas de "el gigante soy yo", o "el fin de los miedos", vuelven a llenar los espacios mediáticos: Ni somos los gigantes ni los partidos que vienen serán más fáciles por haberle ganado a Estados Unidos. Esta euforia creada por ellos mismos y luego apagada también por ellos es lo que hace que la gente se moleste a grados de querer linchar a los seleccionados. Que no se olvide que antes del juego de la Copa de Oro en las encuestas más del 75 por ciento de la gente era pesimista e incluso se pensaba que México iba a ser hasta goleado por los gringos. Y que nadie se atreva a decirme que ese sentimiento sólo se debía a que México no jugaba bien. Es parte de nuestra muy manejable y manipulable manera de ver el futbol como aficionados. 3.-El abucheo del Himno: Por más que sean los rivales deportivos odiados ese aspecto se debe respetar. Entiendo que si en otro país nos abuchean el Himno se sientan ganas de abuchearles el de ellos. Pero esto no pasa con los gringos cuando jugamos allá. En esto entonces no podemos quejarnos de esas faltas de respeto en Centroamérica si nosotros somos iguales. Por cierto, supe que la orden de que no se salude a la Bandera durante el Himno se originó en la CONADE y su máxima autoridad. Y si bien en el protocolo oficial efectivamente no se debe saludar durante el Himno, los que hemos competido fuera del país sabemos que esa costumbre errónea era de gran motivación. Aquí es cuando alguien debería intervenir y ponerle un poco de criterio al asunto. Internacionalmente, este "gesto equivocado" era muy admirado y respetado. 4.-La victoria de Honduras: Porque con esa derrota, Costa Rica también siente pasos y su partido contra México tiene más relevancia lo cual lo hace aun más complicado para nosotros. Seguimos en cuarto y eso aunque a la gente se le olvida es un hecho que preocupa. Afortunadamente y conociendo a Javier Aguirre como lo conozco, sé que el ya estará pensando a partir de hoy en el juego que sigue. Esa es una de las grandes diferencias entre ser entrenador de verdad y serlo de escritorio. El de la cancha sola puede festejar un día en estos casos. El otro, puede seguir criticando y minimizando cualquier victoria por mucho tiempo y pretender ser mejor que el que realmente ganó. Y esto sigue pasando con algunos de nuestros analistas expertos que jamás han puesto una alineación en realidad y que ayer seguían criticando a Aguirre y su partido.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas