Los fiesteros

Desafortunadamente el tema es más común de lo que uno quisiera y se da en todos los niveles del futbol. Estoy de acuerdo que esta vez los jugadores Sub-18 sí se pasaron de la raya.

Desafortunadamente el  tema es más común de lo que uno quisiera y se da en todos los niveles del futbol. Estoy de acuerdo que esta vez los jugadores Sub-18 sí se pasaron de la raya, pero desafortunadamente no será la primera ni la última. Es más, podría yo decir que de cierta forma se vuelve hasta parte de ser futbolista. También estoy de acuerdo en lo que hizo Néstor de la Torre en separarlos del plantel y sentar un precedente. Pero el tema de las “fiestas”, las indisciplinas y las escapadas de la concentración es más común de lo que se imaginan. Sería muy raro encontrar que algún jugador no se haya escapado en algún momento y no sólo hablo de salirse, sino de romper la concentración hacia el interior. Supongo que todos ustedes recordarán el caso de Oswaldo Sánchez en la Selección que provocó que un periódico en total muestra de amarillismo publicara en su portada una foto del portero tras las rejas sin preocuparse por si sus hijas pequeñas veían o no la foto y sin siquiera saberse la historia real. Y es que también aunque en la caso de Oswaldo la historia real habla de otra cosa, suele pasar que los jugadores a veces rompen la concentración hacia dentro. Es decir, tomando en las habitaciones o incluso invitando o dejando pasar a mujeres.

En este tema supongo que habrá quien piense que estoy ventilando algún tipo de “secreto” del futbol, pero si nos ponemos a pensar, de cierta manera todos cuando jóvenes lo hacemos y los que jugamos futbol no somos diferentes en mucho que los que no lo hacen. Por supuesto que ya aquí entrarán las características de cada quien y sus principios. Habrá quien respete su profesión o respete el tener pareja en algún momento. O habrá quien como yo, no tome alcohol o no fume. Pero es un hecho que el futbol te cambia la vida también en ese sentido, y lo hace de una manera muy repentina y sin que normalmente alguien te hable de esto o te prepare para lo que sigue. El dinero y la fama que siguen a jugar en Primera División hace que tú mismo cambies o te "agrandes", pero también hace que el entorno cambie y eso desbalancea a casi todos. A mí me tocó conocer a toda esa camada del América de Blanco, Villa, Yacuta, Astivia, Terrazas cuando eran jugadores de la Tercera y nadie de ellos tenía coche para trasladarse a los entrenamientos. Unos meses después, ya debutando en Primera e incluso siendo titulares, ¿se imaginan el cambio real que significó en sus vidas ser jugadores de primer equipo y el que ahora la gente se formara para esperar un autógrafo de ellos al salir ya en autos último modelo? Es imposible ser el mismo de antes, por más que salgan los reportajes diciendo "tan sencillo como antes" cuando en realidad antes no era sencillo sino simplemente era alguien que no podía no serlo porque no se había vivido nada de esto. Pero el motivo de mi columna de hoy, además de que la calma que dio el triunfo de la Selección lo permite, no es señalar que los jóvenes se desubican y que está mal que lo hagan. Eso lo sabemos y lo entendemos todos. La idea central sería el mencionar que no es común que alguien se encargue de hablar de estas cosas durante la formación de los jóvenes. Es más común que en el futbol se entienda como un valor aceptado que tú debes volverte maduro lo más rápido posible para sobrevivir y seguir escalando peldaños como futbolista y que además debes adaptarte lo más rápido posible a esta nueva vida e incluso aprovecharla. Es muy común que quien está a cargo de la formación de los jugadores sea alguien que también vivió estas cosas y que las haya disfrutado o que incluso las sigue disfrutando. La vida del futbolista se sale de la vida común del joven. Lo único en común con otro joven es que al igual les gustan las fiestas, el relajo y las mujeres. A mí me parece correcto que se haya separado del plantel a los indisciplinados. Me parece correcto que se siente un precedente con estas cosas para que los demás se enteren de que en la Selección al menos no se pueden hacer estas tonterías. Siempre hay momentos para todo. Pero también sería bueno que se previeran estas cosas desde los clubes y muchas otras de las que suceden normalmente con el jugador. Hay muchos aspectos en donde se les podría "aconsejar" o encauzar como lo son en donde invertir su dinero. En qué porcentaje de sus ganancias debe estar el auto que se compren. Si se casan con su novia de siempre inmediatamente después de que debutan, las probabilidades de que después se divorcien etcétera, etcétera, etcétera. Supongo que al menos en una cosa estarán de acuerdo conmigo (generalizando obviamente porque también hay gente inteligente, pensante y educada) el común denominador del futbolista es gente que no sabe asimilar de manera correcta tantas cosas que llegan junto al éxito. Alguien debería prevenirlos y prepararlos, ¿no creen?

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas