¿El dinero manda?

Esta semana me he puesto a pensar en qué tan importante es para la FIFA la parte económica por encima de lo deportivo.

Esta semana me he puesto a pensar en qué tan importante es para la FIFA la parte económica por encima de lo deportivo. Hace algunos años, el que para mí es el mejor árbitro mexicano de todos los tiempos me contaba que en una de sus primeras apariciones en un torneo internacional y a nivel Sub-20, alguien de la FIFA lo había buscado antes del partido para decirle que el Dr. Havelange lo mandaba felicitar por el trabajo realizado hasta ese momento y que además de decirle que le veía un gran futuro en el arbitraje quería que supiera que a él le "gustaría" mucho ver a "su Brasil" avanzar hasta las Finales. El mensaje fue sutil pero claro.  Mi amigo árbitro me dice que tuvo la fortuna de que el partido se desarrollara a favor de los brasileños sin necesidad de que algo "especial" sucediera, pero que en verdad sintió mucha presión porque no hubiera sabido qué hacer en caso de  que el partido no saliera como al Dr. Havelange le hubiese gustado. Por supuesto que ni ustedes, ni él ni yo, sabremos si era en verdad algo que venía de Havelange o llegaba de iniciativa propia de aquel otro personaje que se le acercó al árbitro, pero en lo personal, eso me despejó las pocas dudas que me quedaban de que en la FIFA sí hay gente que quisiera poder manejar las cosas de acuerdo a sus intereses y más allá de lo deportivo. Es más. En algunos casos se me hace ya hasta normal y como argumento, mencionaré el ejemplo de lo que pasó en el Mundial de Futbol de Playa del año pasado y que en este año no se dio porque ni siquiera estaban dadas las condiciones. Hoy en día el beachsoccer lo maneja un grupo de españoles que ha hecho que este deporte en Europa haya crecido más de lo que se pensaba podría hacerlo. Sin embargo y a mi juicio, en el resto del mundo se han quedado rezagados. El Mundial pasado no me pregunten cómo, todo mundo tenía la percepción de que por algún motivo (se sentía en el ambiente diría alguien) se buscaba que Brasil dejara el campeonato del mundo en manos de algún europeo de una vez por todas. Durante el torneo hubo cosas que si fueron coincidencias harían pensar mal hasta al más bueno. De hecho se dio el caso de que a Brasil le marcaran en contra jugadas "extrañas" de esas que nunca antes les habían marcado y que hasta le expulsaran al que en el Mundial anterior había sido el mejor jugador y mejor goleador del torneo por un saque de banda mal realizado. Lo que siguió a eso fue que Brasil "casi" perdió con Portugal en el siguiente partido, pero no lo hizo y terminó siendo Campeón del Mundo una vez más. Por supuesto que yo prefiero pensar que no hay nada "cargado" ni ninguna mala intención de nadie en el futbol y que lo deportivo pesa más que lo económico, pero seguramente ustedes como yo encontrarán muchas anécdotas y casos que hacen pensar que en el futbol internacional, más bien el dinero es prioridad. Todo esto lo saco a colación porque próximamente aquí en Abu Dhabi se celebrará el Mundial de Clubes. En el emirato  se ha intentado "calentar" el ambiente y hay mucha publicidad por las calles, aunque por el momento no parecen estar funcionando del todo las estrategias. Por un lado es grato ver que en los enromes y lujosos centros comerciales locales aparece dentro de los stands de promoción la camiseta del Atlante mexicano, pero por otro lado triste ver como a nadie mas que a los mexicanos que vienen conmigo les llama la atención el uniforme atlantista. Con la gente que he platicado y que conocen un poco mas de futbol, ni siquiera saben de dónde es el Atlante y casi todos dan por hecho que no pasará nada con ellos. Obviamente y a todas luces se nota que desde el formato mismo, el torneo que se jugara en diciembre por estas tierras está hecho con intereses comerciales. Mi pregunta aquí sería, ¿qué pasaría si el Atlante ganara este torneo? ¿De verdad pensaríamos nosotros y el mundo que es el Campeón Mundial de Clubes? Nada ni nadie puede asegurar que no podría pasar una cosa así. Lo que sí podría yo asegurarles es que a los organizadores no los conviene para nada que el Atlante avance a la final porque el interés de los aficionados en el mundo y seguramente de los patrocinadores del evento, sería diferente. Es entonces que pienso si en verdad es algo "bueno" y "normal" que el dinero y esos intereses de negocio estén por arriba de lo deportivo, y que gracias a esos intereses hoy el futbol es tan grande como lo es. O que si el futbol se remitiera sólo a lo deportivo no sería tan interesante como todo el entorno lo vuelve. Supongo que en el mismo futbol mexicano habrá ejemplos muy claros en donde el dinero manda. De ser así, será muy difícil ver al Atlante mexicano por más buenos deseos  que les enviemos, llegar a fases definitorias. ¿Será que ese es el esquema correcto en un deporte profesional? ¿Ustedes qué creen?

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas