Persistencia

Es difícil escribir del futbol mexicano cuando se tiene varias semanas fuera de México. Tampoco es fácil escribir objetivamente de alguien que pertenece a la familia del futbol y que falleció...

Es difícil escribir del futbol mexicano cuando se tiene varias semanas fuera de México. Tampoco es fácil escribir objetivamente de alguien que pertenece a la familia del futbol y que falleció en momentos de completa plenitud de su vida. Las causas para mí terminan siendo poco importantes. De Nigris era en mi concepto un futbolista mexicano ejemplar. No hablo ni de su técnica ni de su manera de jugar al futbol. Tampoco hablo de su persona, porque no lo conocí más allá de habernos saludado un par de veces. Hablo del tesón y la perseverancia con la que se venía buscando un lugar trascendente en el futbol. No sé con exactitud si lo sea y seguramente en México ya lo habrán mencionado muchas veces en los noticieros, pero, debe ser el jugador mexicano que en más países jugó y en más equipos extranjeros firmó contrato. Es cierto que algo "raro" pasaba con él, que al final en ninguno de tantos equipos echó raíces, pero su experiencia y vivencias, de haberlas aprovechado en su momento, hubieran sido de gran enseñanza para los jóvenes que inician sus carreras y que sí tienen en su cabeza el jugar fuera de México como meta. Los que han viajado, saben que en cada país existen diferentes costumbres, formas y estilos para vivir casi todo. Desde el lenguaje hasta la comida tienen sus particularidades y lo mismo pasa en el futbol de cada país. Yo siempre he sido de la idea que el tipo de futbol que se juega en México no es precisamente el más "adaptable" al que se juega en otros países. No somos grandes cabeceadores como para incrustarnos en Inglaterra. No somos tan rápidos como para sobresalir en Argentina. Ni somos tan técnicos como para jugar en Brasil o Portugal, y no somos tan fuertes como para jugar en Europa oriental. Y si bien es cierto que en México nuestras características son de dinámica y de sacrificio. Es relativamente fácil que jugadores "nacionales" en cada liga con esas características estén al alcance de la mano y a precios más accesibles de lo que cuesta llevar a un jugador mexicano. Ese también es uno de los motivos por el que hay pocos mexicanos jugando fuera y no sólo la comodidad económica de los que juegan en nuestro país que tanto mencionan algunos. Piénsenlo así. Si ustedes fueran directivos de algún club en otro país. ¿A quién preferirían llevar como delantero? ¿A un argentino o chileno o uruguayo seleccionado de su país con los antecedentes de que ha habido muchos de sus connacionales triunfando en otros equipos, o a un mexicano después de que salvo Hugo Sánchez, nadie (y esto en verdad me pesa decirlo) ha podido hacer algo importante? Y eso que estamos hablando de jugadores de la talla de Blanco y de Luis Flores, entre otros. El caso de Rafa Márquez es similar a lo que sucedió con Hugo. Sus condiciones propias y el hecho de haberse ido tan joven hicieron que su "adaptabilidad" fuera más sencilla y es gracias a lo que consiguió él que otros mexicanos que juegan de defensa han tenido su oportunidad fuera del país, aunque hasta el momento nadie lo haya seguido en logros importantes. Yo pensaría que los contenciones mexicanos son de nivel de exportación como lo fueron Villa, Torrado y Pardo o lo podría haber sido Israel López en alguna época o Israel Castro en estos momentos. Pero piénsenlo de esta manera. ¿Ustedes gastarían lo que vale un seleccionado mexicano que juega de contención y lo que gana en su club, como refuerzo extranjero para su equipo? Es por eso que para mí lo que hizo De Nigris de buscar, buscar y buscar por todo el mundo la oportunidad de jugar cada vez en un mejor nivel y después seguir buscando que el futbol no lo regresara a México por dinero simplemente, es digno de ser apreciado y mencionado. El mundo es muy grande  y las oportunidades interminables. De Nigris fue un ejemplo de esa "terquedad" que al final se convierte en "persistencia". Desafortunadamente su muerte nos quita la oportunidad de que sus vivencias sean compartidas y enseñadas de manera directa. Alguien tendría que buscar rescatar lo más que se pueda de lo que él vivió. Obviamente y tristemente, todos sabemos que en nuestro país, al rato sólo muy pocos se acordarán de él. Descanse en paz Antonio de Nigris y que su familia encuentre pronta resignación a su dolor.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas