Atlante vs. Barcelona

El Mundial de Clubes es un torneo muy especial y raro. Para acceder a él parece que bastaría con ser Campeón del futbol mexicano.

El Mundial de Clubes es un torneo muy especial y raro. Para acceder a él parece que bastaría con ser Campeón del futbol mexicano, ya que en el papel salvo un equipo tico o alguno de la MLS serían capaces de competir con el Campeón nacional. Después, jugar la Final o Semifinal contra el otro mexicano que participa sería de lo más complicado. De hecho, todos sabemos que los equipos mandan a sus jugadores novatos o hasta a sus filiales de Primera "A" cuando existían a jugar la tan mentada Concachampions. Entonces a mí sí me parce raro que el premio de ganar un torneo tan poco respetado termine siendo el creer que podemos ser de los mejores clubes del mundo de ganar un solo partido por allá. Por el otro lado, también me parece complicado decir que se pude demeritar el hecho de estar ahí, porque a final de cuentas tuviste que quedar Campeón o subcampeón en tu liga, después en tu zona y llegar hasta un título y en este caso a dos, es meritorio en el nivel que sea. De hecho, aunque lo llamen Mundial de Clubes y esté sustentado por torneos regionales justos en teoría, al menos en el Mundial hay "sembrados y cuidados en los sorteos para que no suceda que los equipos fuertes se eliminen entre ellos. Siendo realistas, ¿a cuántos de los equipos que jugaron la UEFA Champions League, le podrían ganar los Campeones de otras zonas? Ayer el Atlante, que no creo que represente en realidad lo que es el futbol mexicano, por su tan "particular" forma de ser administrado, peleó a su modesta manera contra el que hoy parece ser el mejor equipo del mundo. Viendo la retransmisión en la televisión, ya con la narración argentina, era lamentable y dolorosa la forma en que se expresaban del equipo mexicano, pero por mucho que a uno le gana el corazón, tampoco creo que  se hayan dicho cosas inmerecidas. A mí nunca me había tocado ver un partido a nivel profesional en donde la posesión de la pelota fuera tan dispareja. 70 por ciento es demasiado incluso para las diferencias que existen entre los dos equipos. Ahora bien, el sábado la Final será entre el Campeón de la Libertadores y el multiganador Campeón de Europa. ¿Sería estudiantes el mejor equipo del mundo de ganar el partido? Parece que para los argentinos sí. Y cómo pedirles que no se lo crean si tendrían una medalla dorada conseguida después de vencer al equipo al que nadie pudo vencer en ninguno de los otros torneos en donde participó. Sin embargo y pese a que normalmente prefiero que ganen los equipos del Continente Americano, después de la manera de despreciar los esfuerzos del atlante por parte de los narradores y comentaristas argentinos, en verdad es mi deseo que Barcelona gane la Final. Mucho me gustaría escucharlos de vuelta después de que ayer dijeron tantas veces que Estudiantes no es el Atlante con muy poco respeto para la historia de los azulgranas mexicanos. Hoy más temprano leía en Medi Tiempo, que el Profe Cruz estaba orgulloso de sus jugadores. Yo no sé de qué manera le jugaría yo al Barcelona si tuviera el plantel atlantista para enfrentarlos. Pero a mí sí me queda claro que el planteamiento que decidió Pepe Cruz no fue el mejor. El gol de inicio y su circunstancia no es algo nuevo ni raro en partidos con tanta desventaja en el papel. Lo que sucedió en el segundo tiempo y el desparpajo con el que terminó jugando el equipo catalán es una muestra de que no tuvo a los mejores rivales ni fue tan exigido como quisiéramos. Aunque acepto que él podría responderme que no tengo ni idea de lo que realmente es el Barça ya en la cancha. Ahora bien, y como siempre, me quedan muchas preguntas. ¿Se habría promocionado igual de ser el Cruz Azul o el América o hasta el Pachuca quienes hubieran llegado a Semifinales en este torneo? ¿Se debe seguir prefiriendo la Libertadores que la Concachampions? ¿Se sienten resignados u orgullosos los aficionados atlantistas después de lo de ayer? Pero al final y después de todo, hoy el Atlante es México y parte de mi corazón profesional es atlantista, porque alguna vez ya defendí esos colores. Ojalá y ganen sobre todo para que los jugadores regresen a territorio nacional con una medalla de FIFA en su pecho, algo que muchos desean y no consiguen nunca. Y no nada más en nuestro país.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas