Fin de año diferente

Como lo hago cada año en esta época, en lugar de hacer un recuento de lo que fue especial en al año como hacen todos, quiero desearle un buen año 2010 en especial a todos esos jugadores.

Como lo hago cada año en esta época, en lugar de hacer un recuento de lo que fue especial en al año como hacen todos, quiero desearle un buen año 2010 en especial a todos esos jugadores que hoy estarán pasando un fin de año diferente por haberse quedado relegados del futbol. Sé que es difícil aceptar y digerir esta circunstancia en cualquier momento de la vida deportiva, ya que no importa si llega cuando ya está cercano el retiro o si por alguna lesión o jugada del destino este paso al costado se da cuando aún se tienen muchos años por delante y en pleno uso de facultades deportivas. Los motivos para que esto suceda son muchísimos. Pasa en su mayoría por la capacidad que a veces no alcanza por más esfuerzo que se le ponga. Pasa también por que el paso de los años no perdona y los músculos por obvias razones dejan de funcionar como los de los más jóvenes. Pero también pasa porque en México suceden cosas que en ningún otro lugar del mundo. Pasa por el mal funcionamiento de un sistema de contrataciones y pasa por la reducción de equipos que hubo en el 2009 por ejemplo. Imagínense a cuantos jugadores que participaban en la Primera “A” se les acabó su carrera deportiva profesional simplemente por la creación de la Liga de Ascenso. Aquí no estoy hablando de si era conveniente o no, porque conociendo a Enrique Bonilla el “cerebro” de toda esta limpia de equipos que hubo, sé que se hizo lo correcto. Pero desafortunadamente esta decisión vino a dejar en el año que termina, a mucha gente sin trabajo también en el ámbito del futbol. Y así como habrá muchos que hoy cuando se coman sus 12 uvas estén deseando llegar a la Selección y jugar el Mundial de Sudáfrica, o festejando la renovación de sus contratos, también habrá muchos que estén pensando en cómo le irán a hacer para mantener a sus familias cuando sus ingresos por jugar futbol se han ido. En México hace falta una unión de jugadores desde hace mucho. No un sindicato ni nada que se le parezca porque ya sabemos que en México los sindicatos sirven para beneficios de unos pocos. Cuauhtémoc Blanco levantó la voz hace unos días, pero no pasará de ahí. Ni él ni nadie pondrán en riesgo su carrera en los momentos óptimos de tener la fuerza suficiente para encabezar el movimiento. Hoy a él le pesa el “pacto de caballeros” porque lo afectaron de manera indirecta con la no contratación de su amigo Navia. Un pacto que existe sólo en mi país y que nace como consecuencia de lo mal administrado que es el futbol aquí. Las cantidades de dinero que se invierten de mala manera hacen que se busque de alguna forma se tenga el control principalmente con la gente que no cumple pese a las cantidades que se les paga. También y de manera triste, es usado para presionar al jugador y para tratarlo como esclavo, pero créanme, no nació por ahí. Hoy Ramón Morales, como lo fue Germán Villa hace unos meses será la víctima de esto y a mi juicio esto es más grave que el hecho de que el chileno Navia no pueda contratarse con el Veracruz. ¿Pero saben qué es lo peor? Que aunque Blanco tomara el estandarte, que no lo va a hacer, éste no sería seguido por los demás jugadores y los directivos lo saben. Ningún joven que tenga posibilidades de ser mundialista correrá los riesgos de quedar fuera, así que olvidémonos de una situación así en los próximos lustros. Eso sí, hoy la Federación tiene una Comisión del Jugador que ha empezado a buscar opciones para toda esa gente que se queda parada. Becas para estudiar y alternativas de ligas futboleras como el caso del futbol rápido, el futbol 7, en especial de futsal y de futbol de playa (y esto no por mí sino porque son las modalidades de FIFA) serían una opción que la misma Federación y los equipos deberían ayudar a crear para que no sucediera lo de ahora. Créanme por favor, hay muchos más jugadores teniendo problemas económicos y sufriendo al pensar en su futuro como futbolistas en este país que los que llegan a la cena de año nuevo con sueños y metas por cumplir. A todos ellos les deseo como todos los finales de año, que encuentren la manera de sobrevivir y que tengan la inteligencia para no aferrase a algo que muy pocas veces te da una segunda oportunidad cuando te saca de la jugada.  El futbol es simplemente una de tantas opciones que tiene la vida.   Y a todos los que ven al futbol desde afuera y lo hacen con pasión, también les mando mis mejores deseos. FELIZ 2010.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas