Los dos lados de la moneda

Después de ver el fracaso del América por calificar a la Libertadores, me pongo a pensar en las dos caras de la moneda del futbol que siempre existirán.

Después de ver el fracaso del América por calificar a la Libertadores, me pongo a pensar en las dos caras de la moneda del futbol que siempre existirán. Entiendo que Chucho Ramírez no mencione la palabra fracaso porque hay quien prefiere optar por eliminarla completamente de su diccionario. Entiendo que para los directivos americanistas, ver a Estudiantes dentro de la Libertadores y al "gran" América (lo puse entrecomillas a propósito) eliminado, el resultado final del torneo no pueda ser otro que no sea un fracaso. Razones de porqué sobran y culpables también. Leo las notas que le echan la culpa a Chucho como si él hubiera tirado los penales y hablan de que no los practicaron. De haber ganado el América habría quien estaría aplaudiendo el no haberlo hecho y quien de plano pensaría que esa es la manera de prepararse para un partido con posibilidad de penales. La realidad es que los jugadores fallaron. Y si bien la lista la hace el entrenador, la responsabilidad es de quien lo tira. Aquí es donde entra el análisis del entorno y vienen a intervenir las dos caras de la moneda. Si el entrenador no es querido, el culpable es él y nadie más y se entiende. Si el entrenador tiene el aprecio de los medios por algún motivo. El resultado es simplemente un objetivo no cumplido y los jugadores son los responsables, y ambos análisis son sustentables y tiene argumentos contundentes. Si no he podido dejar en claro que en el futbol existen ambos lados de la moneda como buenos o malos según lo requiera quien los usa, pondré algunos ejemplos. Las columnas de ayer de Medio Tiempo hablan de una postura en determinado tema. Para Mauricio Cabrera, los directivos de Pumas son cínicos por algunos de las cosas que él alcanza a ver. Para él, terminar el 2009 con un título y un torneo malísimo es un vaso medio vacío.  Que rápido se les olvida a los que piensan como él, que la comunidad universitaria disfrutaron un campeonato no hace más de unos meses y en ese entonces el "cinismo" daba resultados. Para gente que piensa así, seguramente el "fracaso" del Barcelona al quedar fuera de la Copa del Rey y no poder repetir su hazaña del 2009 con todo y la nómina que maneja debería repercutir en adjetivos descalificadores para los directivos y el Cuerpo Técnico del equipo catalán y no duden que en algún periódico español exista quien lo haga. Con esto que escribo, ni quiero entrar en polémica ni me interesa que alguien cambie su manera de pensar. Yo soy de los que, quizás por estar dentro del ámbito de los que juegan, no comparto los descalificativos fáciles a los que nos han acostumbrado muchos periodistas de todos los niveles. Simplemente quiero demostrar que en el futbol, todo, absolutamente todo, es cuestionable. Podría usar también como ejemplo la interesante columna de Mascareño quien siempre le comparte a la gente de una manera divertida e interesante, cosas que sólo se viven desde adentro, algo que muy pocos hacen de manera entretenida y bien redactada. Aquí el ejemplo sería que Mascareño habla del lado que le tocó vivir y conocer. Quizás yo le agregaría que no todos en el futbol son como lo comenta él y que en otros países donde la competencia es más leal, no suceden cosas como éstas. Ya en una ocasión alguien me decía que los futbolistas eran poco profesionales y que una prueba de eso era lo que Mascareño mencionaba como normal en otra de sus entregas, en cuanto a que el jugador se desentendía de sus orígenes y se preocupaba por la ropa y el dinero y los viajes a la playa o algo así. Yo sé muy bien que eso pasa con muchos, pero también conocí a mucha gente que no cayó en eso. Seguramente Mascareño me daría la razón y él también habrá conocido a muchos compañeros profesionales al 100 por ciento aunque no los mencione, pero eso no todo mundo lo entiende. El futbol también es un lugar en donde conviven ambos lados de la moneda. Existen cosas malas y cosas buenas y cosas muy malas y cosas dignas de aplaudir en un mismo evento. Cada quien las analiza y los califica según donde esté parado y por supuesto que yo no estoy fuera de eso. Aquí entonces lo que sigue es hacer un análisis más profundo de quién analiza y califica y de porqué lo hace. Si alguien odia al América sólo porque es de Televisa o le va a las Chivas porque son puros mexicanos y jamás en su vida ha visto un partido de futbol completo, no creo que tenga los suficientes elementos para que sus calificaciones sean consideradas correctas por más que se le respete a todo mundo su opinión. Para mí lo del América no es simplemente un objetivo no cumplido. Es un fracaso diferente a lo es el hecho de que el Barcelona haya quedado fuera de la Copa del Rey teniendo el plantel que tiene. El futbol está hecho de triunfos y derrotas. No todas las derrotas son fracasos ni todas las victorias son éxitos. Pero así como no me verán descalificar a la ligera a nadie que pisa una cancha, tampoco me verán eludir ni tratar de disfrazar lo que yo considero a todas luces un fracaso. Incluidos los míos.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas