Diez años

Como cada año que sucede esto lo digo, hoy lo repito. Para mí es un orgullo pertenecer a mediotiempo.com.

Como cada año que sucede esto lo digo, hoy lo repito. Para mí es un orgullo pertenecer a mediotiempo.com. No sé si lo sepan pero puedo presumir de ser el más antiguo de los que escriben aquí, semana a semana, su opinión. En aquel lejano año 2000 un día a punto de bajar unas escaleras en la Universidad Anáhuac del Sur, apareció de frente un estudiante que deteniendo mi camino me preguntó si me acordaba de él. Su cara no se me podía olvidar pues siempre me causó mucha gracia (con todo respeto) ya que lo conocí desde que era un niñito y su abuelo lo llevaba a algunos de los viajes y partidos en mi época de jugador de los Pumas. Tenía casi 15 años de no verlo y simplemente por el gusto de reencontrarlo me sentí contento. Debo decir que la razón principal, fue al gran afecto y admiración que le tengo a su abuelo a quien yo considero fue todo un señor directivo, para que yo aceptara "colaborar" con su petición. Una decisión de la que no me arrepentiré nunca. En ese entonces yo tenía un programa de radio exitoso, con Luis García que aún era jugador activo. Su incursión en los medios fue el parte aguas para que muchos jugadores pensaran en dedicarse a los medios al retirarse, pero además escribíamos juntos una columna a cuatro manos (aunque en realidad sólo fueran las dos mías) en la revista futbol total. Unos meses antes Esteban Arce me había invitado a integrarme a un proyecto que tenía aparentemente mucho futuro y que estaba soportado por un gran poder económico llamado "Religión futbol" que era parte del gran concepto en Internet llamado alo.com, y por si fuera poco, al mismo tiempo me proponían hacerme cargo por completo de otro sitio nuevo llamado "supergol". Quiero decir que mi sueldo en aquel entonces por escribir una vez al día y hacer un programa diario de media hora para televisión por Internet era de lo mejor que me ha pasado económicamente hablando. Lo que percibíamos Luis y yo por el programa de radio y por escribir tampoco era nada despreciable, así que el día en que alguien que no veía yo desde niño, apareció para pedirme si podía yo escribir gratis en su "página de Internet" para echarles la mano, no pudo ser en mejor momento. Nos reunimos a los pocos días en sus oficinas y descubrí lo que me imaginaba. Los dueños eran tres "chavos" que soñaban a ser empresarios en un mundo nuevo. Según recuerdo yo, aún no tenían bien definido el estilo del sitio ni por dónde querían caminar. No sé en cuanto habré influido yo o si ellos lo tenían en mente desde antes, pero mi sugerencia  y mi condición era que fueran diferentes a lo que ya existía. Que fueran siempre objetivos y nunca amarillistas era de mis principales peticiones para "entrarle" con ellos. En esa época era yo un enemigo directo de los malos periodistas (hasta que después me di cuenta que eso nunca se va a acabar) y yo no quería ser parte de un concepto nuevo que fuera igual a los demás. Fue entonces que empecé a escribir aquí lo que "yo" pienso y lo que "yo" creo. (Así con el "yo" entrecomillado y subrayado). Hoy antes de escribir esto, busqué por aquí mi primer columna que se tituló "El futbol somos todos" (da clíck aquí para leerla) y debo decir que me da nostalgia de aquellos días y un poco de tristeza de ver que lo que escribí aquel entonces, aún aplica al día de hoy en nuestro futbol, porque no creo que hayamos mejorado mucho. Después dentro del concepto de Medio Tiempo, hubo un momento en donde se dieron tumbos en la búsqueda de una identidad y dos o tres reuniones más con ellos para expresar mi opinión en cuanto a lo que yo consideraba equivocado. Curiosamente coincidíamos en todo y las correcciones siempre se hicieron hacia donde yo también pensaba que deberían ser. Eso hacía que yo regresara a escribir con ellos y que hoy tenga el gran orgullo de ser parte permanente de este portal tan poderoso y conocido. Si ustedes supieran la cantidad de gente entre entrenadores de Primera División, directivos famosos, periodistas en otros países y aficionados que se me acercan o me escriben para comentar algo relacionado a lo que he escrito en mediotiempo.com se darían cuenta como yo del gran éxito que estos jóvenes han conseguido. En fin, quiero felicitar a Miguel, a Patricio, a Santiago y al "Cobi" allá arriba, por su entereza, por su honestidad y por su tenacidad que seguramente muchos confundieron con terquedad en algún momento. Es gracias a ustedes que tenemos hoy un portal que envidian en otros países y que contribuye a que los mexicanos sean cada vez, mejores aficionados. Enhorabuena por estos primeros 10 años y gracias por dejarme ser parte de esto casi desde el inicio. Medio Tiempo es mi casa porque así lo siento y espero que lo sea por muchos años más.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas