El envión que da un buen momento

Alguna vez escribí ya que a Blanco lo conocí desde que él estaba en la Tercera División de América. En ese entonces no era para nada el mejor jugador de ese equipo.

Alguna vez escribí ya que a Blanco lo conocí desde que él estaba en la Tercera División de América. En ese entonces no era para nada el mejor jugador de ese equipo y nadie, absolutamente nadie, hubiera podido asegurar que ese delantero que simplemente cumplía por la banda se convertiría unos años después en el ídolo moderno del futbol mexicano y en el cerebro de su Selección. También conocí a Braulio Luna cuando estaba casi desahuciado en los Pumas, pues aunque entrenaba en el primer equipo, ya era menos joven que algunos que estaban jugando de titular y era poco tomado en cuenta por el "Tuca". Nadie hubiera creído que unos pocos meses después estaría jugando de líbero en la Selección Panamericana y observado de cerca por el Real Madrid ni que sería un jugador con dos Mundiales jugados como pieza importantísima del esquema de México. Conocí también a Luis García en la primer Sub-17 y nadie hubiera dicho por su manera de jugar que después sería la figura del futbol mexicano, ni que sería el referente dentro de las selecciones nacionales cuando el técnico no le daba ni un solo minuto de juego hasta en los partidos de preparación. Al "Tato" Noriega lo conocí desde la escuelita de América y aún recuerdo cuando le dieron las gracias y como muchos otros tuvo que irse a probar a Pumas como en su momento lo hicieron con otro de mis amigos, Francisco Gabriel de Anda con quien compartí la época en donde parecía que se quedaría sin jugar porque nadie se interesaba en él en el Draft y con la carta en la mano parecía uno más de tantos y tantos que se quedan sin jugar. Ambos tuvieron sendas carreras exitosas como jugadores de Primera División basados en el arranque de ellas con un par de muy buenas temporadas en sus clubes nuevos. Todos ellos son ejemplos para mí de que el futbol es una carrera de resistencia y no de velocidad, en donde el envión de energía positiva que te da el debut en Primera División o algún momento de oportunidad de ser titular puede ser el que marque tu destino como jugador. Hoy ese parece ser el caso del "Chicharito" Hernández, que aunque siempre se manifestó como un jugador interesante desde que apareció en las Selecciones Menores, y pude conocerlo, hoy se podría encarrilar como el que será un gran futbolista. Ese momento de gran energía como el que todos ustedes habrán visto y reconocido en Torrado o en Guardado, quienes el hecho de ser llamados a la Selección Mayor impulsó sus carreras hasta el futbol europeo incluso y que junto con los otros que ya mencioné supieron mantenerlo e incrementarlo para convertirse en jugadores clave, es según yo el que vive hoy Javier Hernández. Si no están del todo de acuerdo conmigo, quizás lo estén cuando recuerden a algunos que han tenido grandes momentos y que no han podido o sabido seguir incrementándolo. De los que se me vienen a la cabeza están por ejemplo Pascual Ramírez, a quienes muchos aficionados de las nuevas generaciones ni siquiera habrán escuchado nombrar y que en su momento estuvo contemplado para irse a jugar a España ,Jesús Olalde que parecía continuar con la tradición de delanteros Pumas que después de ser Campeones goleadores llegarían a la Selección Nacional y volverse habituales en ella; y de los más recientes el famoso 'More' del América a quienes algunos se atrevieron después de unos cuantos partidos muy bien jugados a llamarlo el sucesor de Cuauhtémoc. De los jugadores que llegaron en un buen  momento al Mundial para ejemplificar esto están, Raúl Servín en el 86, Joaquín Del Olmo en el 94, el "Cabrito" Arellano en el 98, Ricardo Peláez en el 2002 y Omar Bravo, así como el "kikín" Fonseca en el 2006. Hoy el "Chicharito" se nota confiado y fuerte en extremo. Sus vivencias como futbolista que empiezan desde que era niño y veía a su papá vivir como tal, deberán ayudar a que no se desinfle y que su carrera siga en ascenso. Ojalá los tiempos sean benévolos con él. Y con eso me refiero a que los partidos en donde tenga oportunidad para jugar con la Selección coincidan con los de su gran momento, para que tengamos en el frente del ataque a un jugador más que motivado en la Copa del Mundo. Lo otro que ya conocemos y que algunos no aprobamos, vendrá junto y no podemos separarlo. Los contratos publicitarios, las telenovelas y demás inventos  con la que nos las gastamos en nuestro país desafortunadamente podrían ensuciar un poco el crecimiento a la madurez que hoy necesita este nuevo valor del futbol nacional. Yo espero y confío que junto a su familia el buen "chicharito" la sepa digerir y encauzar para bien de su buen futbol, que lo tiene de sobra. Para terminar quiero felicitar a Leonardo Cuellar, a Roberto Medina y a todas las seleccionadas Sub-20 por su calificación a la Copa del Mundo. Es un gusto su éxito en la Eliminatoria después de verlos trabajar como lo hicieron.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas