Juicio sin elementos

Dicen que es muy extraño que en plena Liguilla y después de tan buenos resultados en la etapa regular del torneo, se presente la renuncia de Lebrija de la Presidencia Deportiva de las Chivas.

Dicen que es muy extraño que en plena Liguilla y después de tan buenos resultados en la etapa regular del torneo, se presente la renuncia de Lebrija de la Presidencia Deportiva de las Chivas. Aquí la pregunta es si en verdad es extraño o simplemente su salida fue el final de una muerte anunciada. No es la primera ni creo que sea la última vez que una cosa así suceda en el equipo de Jorge Vergara. Un equipo en donde ya no hay más decisiones consensuadas sino más bien decisiones personales en donde el dinero del dueño pesa como argumento, más que la voluntad de muchos o de casi todos. Que su señora sea quien decide muchas cosas desde hace tiempo a todos nos hace creer que se equivoca y damos por sentado que la salida de Lebrija tiene más tintes de culpa del lado del matrimonio Vergara sin que sepamos las verdaderas razones. La historia en otras salidas de gente en Chivas así nos hace pensar. Pero a mí me gusta y me atrae siempre el cuestionar las cosas que se califican o juzgan en base a conjeturas y no puedo reprobar ni linchar a nadie hasta que tengo todos los elementos en la mesa y en este caso no creo que se den. Todos conocemos a Lebrija y conocemos a Vergara. Esto sin embargo, no quiere decir que siempre Vergara se equivoca cuando despide a alguien o cuando pone al borde de la renuncia a sus subordinados. Al menos no creo que del 100 por ciento de los casos, en el 100 por ciento se haya equivocado siempre él. Yo creo que Lebrija es mucho más gente de futbol que el dueño de las Chivas, pero tampoco eso tiene nada que ver en la toma de decisiones como ésta. A lo mejor y algún día se sabrá la verdad, pero por el momento no lo creo. Así que no puedo opinar más allá de que es una lástima que gente de futbol que ha dado buenos resultados no esté dentro de él. Ya le vendría bien un Presidente con tanta capacidad y sobre todo experiencia a muchos otros equipos que no levantan. Por otro lado, y cambiando de tema, me gustaría leer el análisis de ustedes del por qué las Chivas son tan buen equipo en la Libertadores. Yo tengo mi idea, pero me gustaría saber la de los demás y a lo mejor encuentro más elementos para concluir mejor. Ya son muchos torneos continentales en donde el Guadalajara sorprende a propios y a extraños y debe haber una razón para ello. Se escuchan opiniones. En cambio, en la Liguilla en México y en la preparación de la Selección, sigue pasando lo de siempre. Ya sé que está de más pedir mesura y compostura a la hora de analizar estos dos momentos dentro del futbol mexicano, pero tampoco sobra pedirles e invitarlos a los que se ciegan por la pasión a que intenten al menos una vez, ver las cosas un poco más objetivas. Según yo, lo que sigue a esto es aprender un poco más de futbol. Jamás le pediría a alguien que pierda su pasión ni su emoción ante lo que significa que ruede un balón, pero en mi concepto, conseguir un aficionado cuyo sentimiento sea pasional pero sin perder la razón sería la meta a lograr por cada uno, aunque muy pocos lo lograrían. En mi opinión, lo que pase mañana en el partido contra Ecuador no es parámetro de nada absolutista, ni bueno ni malo, que tenga que ver con los partidos del Mundial y lo que se dé en ellos. Y ya para terminar quiero comentar algo que aunque me parece lógico y normal, no está de más mencionarlo. El otro día leí a Joaquín Sabina hablar sobre Internet y no pude estar más de acuerdo de lo negativo que a él le parecía el que la gente usara el anonimato que te da el ciberespacio para ofender y hacer daño como algo muy normal. Lo traigo a colación porque leí la columna del fin de semana pasado de Poncho Vera en donde habla del protagonismo eterno de la Directiva de Pachuca a la hora de los triunfos y de sus apariciones "coincidentales" a la hora de las entrevistas. Algo que ya ha pasado y por lo visto seguirá pasando y que por supuesto el mencionarlo le acarreó a Vera en los mensajes muchos insultos, que yo sé que no le pegan, pero que no dejan de ser aún más patéticos que cualquier concepto que se escriba en estas líneas. Estar en desacuerdo en el futbol es normal. Los insultos a la hora de ser en alguna medida figura pública de parte de la gente menos inteligente en países menos desarrollados también. A los que piensan que ser aficionado al futbol y leer lo que se escribe aquí les da derecho a insultar y buscar ofender no los podemos evitar.  La pregunta que les hago a ésos que sin argumentos demuestran su desacuerdo con insultos inofensivos es (y estoy hablando en serio): ¿qué se siente cuando lo hacen? Ojalá y alguien de los que gozan y disfruta escribiendo eso, tuviera el valor y el nivel de expresión para explicarle ese sentimiento y esa necesidad  a los que nunca lo hemos tenido. A lo mejor y así los podríamos entender en algo y darles un poco más de importancia. A los que tienen ganas de que los lea en sus opiniones y posiblemente les conteste porque lo intento, recuerden que me encuentran en @ramonraya23  en Twitter.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas