De varios temas actuales

Empiezo esta columna con un tema triste. El fallecimiento de Mauricio Peña lo es, y no sólo para su familia y sus amigos.

Empiezo esta columna con un tema triste. El fallecimiento de Mauricio Peña lo es, y no sólo para su familia y sus amigos. Al  querido “señor Guayaba” como le decíamos algunos, se le va a extrañar futbolísticamente hablando principalmente en la formación de jugadores, que era su fuerte, debido a su “don” de gente y su gran pasión por trabajar con jóvenes, algo que se notaba desde que era jugador activo. Sólo para que se den una idea de quién era él, cuando yo llegué a Pumas con tan sólo 18 años y empecé a iniciar los partidos en Primera División, Mauricio siendo el volante  titular indiscutible por la banda izquierda,  tuvo el “gran detalle” de invitarme a comer a su casa con su familia para darme consejos y advertirme de lo que se vendría  para mí con el hecho de ser titular. Algo que nadie más hizo y que le agradezco de verdad, porque lo hizo con la simple intención de ayudar desinteresadamente, y créanme, de esos en el futbol profesional hay muy pocos. Descanse en paz Mauricio Peña y que su familia (y también el futbol mexicano) encuentre resignación  lo más pronto posible. Pasando a otra cosa, esta semana en verdad que disfruté la invitación que me hicieron a la entrega del “balón de oro”. Tuve la suerte de encontrar a muchos conocidos y a muchos amigos y realmente logré disfrutar del evento que a mi entender estuvo muy bien concretado por sus organizadores. Quisiera agregar que hay una cosa que no me gusta tanto y que pese a que la idea suena bien en el  inicio, considero que podría mejorarse. Hablo de la forma en que las votaciones para definir a los ganadores se realizan ya que esta se lleva a cabo completamente en vivo y son los nominados en las diferentes categorías quienes pueden votar para escoger a los ganadores. Es por eso que siempre sucede que  un equipo, normalmente el campeón, se lleva la noche.  Imagínense que casi en cada categoría había un jugador o elemento de Toluca este año, así que en cada categoría el nominado del equipo campeón ya tiene asegurado el voto de sus demás compañeros y eso hace muy difícil que se vuelva realmente una competencia justa, según creo yo. Y como anécdota sobre el evento, quiero compartirles que en algún momento estuve justamente sentado entre Omar Arellano y el Presidente del Necaxa mientras conversaban sobre quién o quiénes deberían subir a recibir el premio que se le dio al equipo. Supongo que en ese momento la decisión de remover a Arellano del puesto de entrenador a la mañana siguiente ya estaba tomada pese a que Omar  acompañó al equipo  y el mismo Presidente le entregó por un momento el trofeo en sus propias manos a la hora de que lo recibió. Ahora será testigo  desde afuera, como muchos otros entrenadores más, de la tercera oportunidad que tendrá el “Ruso” Brailovski para demostrar que puede dirigir.  Créanme. De esas oportunidades muchos piden (o pedimos) su limosna aunque fuera por una sola vez y hay gente que tiene la suerte (y generalmente en nuestro país son extranjeros) de tener varias antes de demostrar que sí pueden.  Ya dirá el tiempo si el “Ruso” la aprovechó esta vez y si a Arellano le corresponderá  volver a dirigir pronto. Y para terminar y como me lo pidieron en twitter durante la semana, mencionaré lo que opino del tema de Jona. Aquí no pasa por si me cae bien el jugador o por si me gusta defender a los que pisan una cancha cada semana.  Es obvio que la forma de la negativa de Jona a ser convocado, no es la correcta y además tiene cola. Es obvio que si hubiera quedado en la lista final del mundial pasado, no estaríamos  pasando por esto. Según yo, nadie pierde su lugar en su equipo por ser llamado a la selección de su país. A los que lo defendían baratamente, inventando que Guardiola se lo había exigido, expliquen ahora el porqué aun quedándose en España lo mandó a jugar a la segunda y no le dio oportunidad en el primer equipo como recompensa a su obediencia.  Hasta donde yo sé, Jona dijo ya que quiere jugar con México.  Algo pasó que desde que lo dijo para acá, su actitud no ha sido la que le corresponde a un jugador de su categoría y al hablar der su categoría no sólo me refiero a su gran capacidad, sino también a su corta carrera y a su poca actividad en primera división. Que no se le olvide a nadie  y menos a él que la selección debe de estar por encima de cualquier jugador, así sea uno que juega o más bien busca jugar en el mejor equipo de la actualidad, le digan lo que le digan los que lo manejan y asesoran. Al final, y si no aparece por ahí una convocatoria sorpresiva con la Sub-21 española, según yo, Jona jugará con México y a algunos no se les olvidará lo que está haciendo hoy cuando se trate de criticarlo. Ya ven que a Nery  se lo hicieron y que hoy está muy de moda demeritar todo lo que se consigue en una cancha de futbol. El ejemplo más reciente sería el demérito al título del torneo Interliga ganado por el Morelia. Nos vemos en twitter @ramonraya23 para seguir intercambiando puntos de vista.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas