Nuestro futbol da para todo y más

Lo acaba de decir Javier Aguirre y como en muchas otras cosas, tiene mucha razón. En un momento en donde todos pueden hablar de futbol, el problema son las interpretaciones. Habiendo tantos medios...

Lo acaba de decir Javier Aguirre y como en muchas otras cosas, tiene mucha razón. En un momento en donde todos pueden hablar de futbol, el problema son las interpretaciones. Habiendo tantos medios y tantos personajes opinando y con la libertad de pensar y decir lo que quieran, nuestro futbol y lo que pasa en él da para todo y más. Hasta para “cachondeos” sobre cosas irrelevantes.

Una de las cosas que mencionó en una de sus entrevista que a mi juicio es más importante que aceptar que él y los jugadores cobraron muy bien (que  es lo que un periódico rescató como interesante y digno de publicar de una de sus entrevistas) y que sé que será difícil de digerir para muchos que conozco, fue su comentario acerca de que la lógica en el futbol funciona diferente para los periodistas, para los aficionados y para los que juegan o dirigen por los elementos con los que cuentan para juzgar.

Y no lo dijo en mal plan ni buscando conflictos. Su argumento claro y contundente es que los aficionados sólo pueden ver lo que sucede en los 90 minutos de los partidos y los periodistas sólo pueden ver hasta donde el mismo futbol se los permite. Y el sentimiento del entorno  y las calificaciones externas entonces depende exclusivamente de los resultados y nada más. ¿Alguien que quiera desmentirlo con argumentos?

Me queda claro que no dice nada nuevo ni nada que no sepamos, como también me queda claro que a nadie externo le convence que Javier diga cosas simples como lo de la no alineación de Guardado por temas futbolísticos o el por qué meditado de su actitud y la gorra.

El punto aquí es que a los que estaban esperando declaraciones de Aguirre diciendo otra cosa que la que ya sabíamos o pidiendo perdón por haber hecho su chamba, seguirán crucificándolo y castigándolo con sus calificaciones porque no les dio gusto, pero tampoco pasa nada.

¿Por qué jugó Franco?, porque estaba planeada su función. ¿Por qué no el ‘Chícharo’?, porque su función era ser el que entrara a mejorar en caso de ser necesario con su juventud. ¿Por qué no Guardado?, porque había gente más rápida o más defensiva o más ofensiva  para algunos momentos y si jugó lo que en el entender el entrenador debería de jugar. ¿Por qué si el ‘Bofo’? porque entrenaba muy bien y él y su Cuerpo Técnico pensaban que podría tapar la salida contra los argentinos y jugar detrás del delantero.

Evidentemente se equivocó. El resultado así lo dice y por supuesto que en ese tenor él lo acepta. Pero nada ni nadie de ustedes  puede “asegurar” sin estar mintiendo,  que haciendo lo opuesto se hubiera ganado. Eso sólo puede pasar en la cabeza de alguien que se crea que desde su casa o su pluma sabe más que alguien que ha pasado su vida en una cancha y un vestidor como él y eso me parece petulante y soberbio. Pero para eso y más nos da nuestro futbol y no pasa nada. Hoy no hablaré mal de los periodistas. Me parece que el culpable de esto es quien deja que aficionados al futbol se vuelvan “expertos”. Hoy los analistas tácticos y expertos en futbol son también quien presenta canciones, quien analiza la política o quien simplemente a la par de hablar de fut, presume sus atributos físicos en ropas diminutas. Qué importa si nunca ha entrado a un vestidor o si simplemente sus credenciales son que les gusta mucho el futbol y que sabe expresarse o que es “chistosón” o “chistosona” para contar lo que piensa. Hoy de futbol cancha saben más los intelectuales, los publicistas, los mercadólogos, los que hicieron otro deporte  y los financieros aficionados que de una manera en exceso petulante creen saber más hasta que los mismos periodistas deportivos. Y ya sé que para muchos de ustedes el futbol no es tan complicado ni tan difícil como para saber de él y que de ahí no los voy a sacar.

Desafortunadamente este fenómeno del entorno también ha hecho que muchos de los ex futbolistas caigan o caigamos en lo mismo y nos olvidemos de nuestro propio pasado y se pueda mentir a gusto aprovechando este desconocimiento y  la poca o nula memoria que tenemos en cuestiones futbolísticas importantes.

No me malinterpreten. De futbol podemos hablar todos. De futbol podemos opinar todos y creer cualquier cosa. Léanlo bien “todos”. Para eso y más, da. El problema es saber cuándo y cómo  hacer un análisis de los elementos involucrados y del valor y veracidad de las opiniones que creemos  acertadas, especialmente en los temas que de verdad importan. Hoy les da más satisfacción creer que Aguirre es muy malo, muy terco o muy tonto, que analizar tranquilamente lo que contesta. Creer que si Guardado y el “Chícharo” hubieran jugado y el “Bofo” y Franco no, hubiéramos llegado tan lejos como los uruguayos parece dejar tranquilos a los grandes expertos de hoy y no hay nada que nos cambie de esa idea. Pensar y quejarse de que los jugadores ganan más de lo que merecen y hacerlos los culpables de todo junto a los directivos de la Federación nos sirve para desahogar corajes y frustraciones pero no soluciona en verdad nada. Hoy se podría quemar a todo el futbol mexicano menos a esos aficionados con foro que siempre están en lo correcto. Esta es una de las cosas que no cambiarán pese a que la verdad no sea así. Es casi tan poco posible como pretender convencerlos de que la Femenil esta vez tuvo resultados positivos históricos por la suma de su gran trabajo, su buen carácter y el apoyo que recibieron de parte de la Federación para prepararse. Parecería que aceptar esto último es demeritar lo que hicieron  y tratar de convencerlos de que así fue, no conduce a nada que no sean insultos o descalificaciones. Me queda muy claro después de oír a Aguirre declarar lo que yo les dije antes en otras columnas. Parecería que nuestras historias no saben a nada si no hay un villano involucrado de manera obligatoria. ¿Será que por eso somos potencia en las telenovelas?

Espero sus opiniones en twitter @ramonraya23

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas