Lo deportivo queda atrás

Si de algo sirvió el 2010 en México fue para que muchos aficionados se dieran cuenta de que el hecho de tener muchos jugadores mexicanos en Europa no significa que ya con eso se iba a mejorar a nivel.

Si de algo sirvió el 2010 en México fue para que muchos aficionados se dieran cuenta de que el hecho de tener muchos jugadores  mexicanos en Europa no significa que ya con eso se iba a mejorar a nivel internacional. ¿Por qué ahora hay más gente en el extranjero que antes? Porque el futbol ha crecido en mercadotecnia y cada vez hay más globalización en él. Hoy es mucho más fácil que se contrate un mexicano cuando la información que se tiene de nuestro futbol traspasa fronteras. En mucho colaboró Rafa Márquez al hacer una buena carrera en el Barcelona y en mucho colaboró el hecho de que el futbol mexicano por momentos apareció como un futbol con jugadores competitivos en los mundiales. Javier Aguirre como entrenador corroboraba la imagen de que en México había calidad entre los futbolistas (el entrenador también juega y compite futbol) y aquella copa confederaciones y el mundial jugando bien en la era Lavolpe  le abrieron la puerta  a muchos defensas mexicanos con la idea de que podría encontrarse por ahí otro Márquez. Obvio que las actuaciones en la libertadores y sudamericana cuenta para los promotores que trabajan el mercado europeo y los clubes mexicanos habían hecho papeles importantes en los últimos años. Todo esto abrió puertas para que gente como Pavel y Osorio dejaran una buena primera impresión en Alemania por ejemplo. Salcido primero y “Maza” después, en Holanda fueron asentándose de a poco en la titularidad de un equipo importante y Guardado llegó a España con un buen cartel y al principio parecía que respondía. Entonces México tenía en sus filas a jóvenes que había ya sido campeones del mundo y no sólo en México se pensó en una generación dorada. En Europa  les alcanza para darse el lujo de fichar a jóvenes aun sin consagrar pensando en que en el futuro serán estrellas y algunos mexicanos cabían en ese rubro, principalmente Gio y Vela con sendos trofeos FIFA en sus botines. Pero la realidad poco a poco nos fue ubicando en nuestro sitio. Hoy los mexicanos que quedan en Europa deambulan sin mucha pena y sin mucha gloria. La calidad de nuestros exponentes en el extranjero está aún lejos de tener a un “Hugo” o a un “Rafa”. La esperanza de que el "Chicharito"  le abra oportunidades a más mexicanos no es aún muy clara y las actuaciones del resto empiezan a pensar más en su regreso que en su estadía en Europa. Vela ya no juega, Gio tampoco. Efraín es poco requerido lo mismo que Barrera y a Guardado se le está escapando otra temporada sin poder dar el salto. Moreno es titular pero sin ruido y con el hándicap de los menores en la Copa América  y las malas referencias que nosotros mismos creamos en México de nuestros futbolistas contribuyen a que una vez más el futbol mexicano vea más hacia adentro que hacia afuera. Estamos en crisis y es la verdad. Problemas entre los medios y los directivos que no cesarán en tratar de tirarlos hagan lo que hagan. Mala imagen de los jugadores ante la gente ganada o inventada, lo que provoca menos admiración y menos interés en los aficionados por seguir a un equipo o a un futbolista (gracias medios de comunicación por su calificativos a los jugadores) y por supuesto que también la culpa de los jugadores y de los técnicos en el sentido de la comodidad que representa ganar fortunas sin tener que correr riesgos. Mientras califique a la Liguilla qué me importa si no jugamos bien o si no ganamos de visita. Si tengo un contrato de varios años y varios millones de pesos, qué me importa correr riesgos y llegar a la Selección Nacional  para perder la comodidad de ser titular o ídolo en mi club. Si el obedecer a un promotor específico en los refuerzos de mi equipo me garantiza trabajo por varios años ya sea como D.T. o como auxiliar o como directivo para que cuestionar si ese jugador me servirá o no si los resultados que yo tenga no serán la moneda de cambio. Todo eso se llama mediocridad y fomentan el conformismo y en el futbol mexicano las metas deportivas también han quedado detrás de lo deportivo. Las notas extra cancha son más importantes que las deportivas también.  Las burlas a las fallas de los jugadores son más interesantes que los análisis a sus cualidades futbolísticas, ¿o no?  Y que no me vengan con que a los dueños les interesaría sacrificar un poco sus ganancias a cambio de un mejoramiento deportivo en nuestra liga porque se de buena fuente que no es así. Todos saben que los 5 extranjeros por equipo es un mal  para el desarrollo del futbol mexicano, pero también todos saben que los extranjeros son la mayoría de las veces quienes dan el espectáculo y jalan a la gente.  De ahí que aunque todos lo saben haya alguien quien se niega a aprobar que se reduzca el número de foráneos y los demás dueños agachan la cabeza y se lavan las manos o más bien la estiran a cambio del dinero que reciben por “apoyar” a la liga de futbol y el negocio que representa. Yo sé que muchos o casi todos de ustedes creen que la Femexfut es la máxima culpable. Yo que lo vivo de adentro sé muy bien que no (aunque no lo crean). A lo mejor y quizás es por eso que pese a que los atacan y atacan, las cosas no cambian. ¿No se debería buscar a los verdaderos culpables de que no haya modificaciones sustanciales en nuestro futbol? ¿Y saben quiénes son los culpables? TODOS LO SOMOS. Porque no cumplimos nuestra función ni nuestro rol como debe de ser. Y al decir todos hablo de prensa, directivos, aficionados, jugadores, entrenadores, árbitros, promotores y comunicadores. TODOS. Y  peor aún son los que señalan a los demás y no tienen autocrítica. ¿Tú la tienes? Yo sí y trato de servirle mejor al futbol mexicano cada día desde donde me toca estar. Ojalá y tu también puedas decir que sí. Nos vemos en twitter@ramonraya23.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas