Cerveza, ¿Buena o mala para el corredor?

Nunca falta una cerveza para ver el partido, sabemos que a pesar de ser corredor, puedes tener tu lado "chelero".

Nunca falta una cerveza para ver el partido o para disfrutar un fin de semana, sabemos que a pesar de ser corredor, puedes tener tu lado “chelero”. Por eso es que hoy hablaremos sobre las ventajas y desventajas de consumir esta bebida.

BENEFICIOS

Puede mantenernos con energía. Una de las principales ventajas de la cerveza, es su alto contenido en vitaminas del complejo B. Estas vitaminas son necesarias para el metabolismo de los hidratos de carbono, proteínas y grasas. Sin embargo existen muchos alimentos que las contienen como: huevo, pescado, carne, hígado y verduras verdes.

Mantiene la distribución de agua en el cuerpo. Aporta electrolitos como calcio, magnesio, fósforo y potasio, inclusive más que otras bebidas deportivas. Además de mantener la distribución de líquidos en el cuerpo, son básicos para la salud de los huesos y la contracción muscular.

Disminuye el estrés producido por el ejercicio. El ejercicio es un estrés para nuestro cuerpo, pues lo sometemos a grandes esfuerzos y es normal que por correr aumenten los niveles de cortisol en sangre (hormona del estrés). Por esta razón, si no combinamos el entrenamiento con alimentación y descanso adecuados, podemos provocarnos lesiones, así como una baja de defensas. La cerveza contiene flavonoides, los cuales actúan como antioxidantes para contrarrestar el estrés producido por la intensidad del ejercicio.

RIESGOS

Limita la adecuada recuperación del glucógeno. Es glucógeno muscular es nuestro tanque de gasolina para correr, sin embargo, sabemos que las reservas se agotan muy rápido y tenemos que rellenarlas después de cada entrenamiento. Precisamente el alcohol, por mínimo que sea el consumo, inhibe la recuperación del glucógeno, ya que disminuye los niveles de glucosa (azúcar) en sangre, impidiendo que el músculo tenga una correcta recuperación.

Facilita la gordura. La cerveza, con y sin alcohol, es de alto índice glucémico, es decir, que cuando la tomamos, se disparan con facilidad nuestros niveles de azúcar en sangre, y estos se almacenan en nuestro cuerpo en forma de grasa. O sea que si estás tratando de cuidarte o si quieres bajar de peso, esta bebida no es recomendable.

Ahora ya lo sabes, la cerveza tiene dos caras. Mi consejo es que, si eres corredor, debes vivir en un entorno saludable: alimentación, descanso y bienestar emocional. Si te encanta la cerveza, inclúyela siempre y cuando sea con moderación. Procura evitarla cuando estés en periodos de recuperación o después de entrenamientos muy intensos previos a una competencia.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas