¿Dependiente del azúcar? ¡Sepárate de ella!

El azúcar es adictiva, y es cierto que nuestro cerebro la necesita a lo largo de todo el día para poder trabajar.

¿Qué tiene el azúcar que es tan rica y que no podemos dejar de consumirla? El azúcar es adictiva, y es cierto que nuestro cerebro la necesita a lo largo de todo el día para poder trabajar. No debemos eliminarla por completo de nuestra dieta, sin embargo, sí podemos elegir alimentos más saludables para obtenerla.

Sabemos que eres corredor y que, a parte de tu salud, te gusta cuidar tu peso. Por eso queremos darte estos consejos para que termines con esta relación destructiva.

La clave, mantenerte satisfecho. Si tus comidas son completas y equilibradas, podrás vivir sin hambre y será mucho más fácil controlar los antojos. Por ejemplo: si desayunas o cenas cereal con leche, debes saber que estarás consumiendo únicamente azúcares y, en menos de 30 minutos, tendrás hambre otra vez y ganas de más azúcar. Incluye proteínas en tus tres comidas del día.

Alimentos chatarra, no en casa. Cuando vayas al supermercado, haz tu lista y ve solamente por lo que necesitas, no visites los pasillos "peligrosos". Si tienes alimentos azucarados en casa, ante cualquier antojo caerás en la tentación. De lo contrario, si sabes que tienes que salir a comprar algo, las ganas pueden desaparecer más rápido.

Que no te falte azúcar antes y después de correr. Si te falta azúcar después de tu entrenamiento, además de sentirte cansado durante el día, te pueden dar crisis de azúcar, y estarás buscándola hasta que la encuentres. Acostumbra a tu cuerpo a que, antes y después de correr puedes comer más azúcar, y así evitarás los antojos posteriores. Un pan tostado con mermelada o una barra de amaranto con chocolate, inmediatamente después de correr, podrá ayudar a tus músculos a recuperarse y no te engordará. Si te lo comes de postre o mientras ves la televisión, por supuesto que sí.

Libera tu estrés. Cuando estamos estresados, buscamos alimentos ricos en azúcares y grasas, no vamos por un plato de pepinos y jícamas. Cuando te sientas muy estresado, es mejor que tomes cinco minutos de tu tiempo para relajarte. Por ejemplo: salir a caminar y pensar en cosas agradables puede ayudarte. Existen además técnicas de respiración, yoga y meditación que puedes practicar. Lo más importante, ¡no dejes de correr! Por más trabajo que tengas, es la mejor formar de sacar el estrés.

Identifica tus emociones. A parte del estrés, cuando estamos tristes buscamos alimentos ricos en azúcar. Identifica cómo te sientes y tu estado de ánimo. Comer por comer no tiene caso: piensa si realmente lo necesita tu cuerpo antes de abrir la envoltura, el azúcar te aliviará solo unos minutos y realmente no te servirá de mucho. Mejor haz algo que te guste, como ver una película, hablarle a un amigo, o salir a correr. Si de plano no aguantas, un chocolate amargo (80-90% de cacao) no contiene mucha azúcar y puede hacerte sentir mejor.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas