La mano de Dios aterrizó el helicóptero

Un amigo imaginario, argentino, me decía que la mano de Dios aterrizó el helicóptero en el que viajaba su amigo Valdano y que el primer milagro del Diego, al igual que cuando logró el campeonato...

Un amigo imaginario, argentino, me decía que la mano de Dios aterrizó el helicóptero en el que viajaba su amigo Valdano y que el primer milagro del Diego, al igual que cuando logró el campeonato del mundo, fue en México. Por su puesto me reí, pero me impactó la noticia.

Como en un sueño, cayó del cielo y sobrevivió. Lo hizo cuando el pasado sábado se desplomó el helicóptero en el que viajaba. Pero cómo consentido de un espectro superior hoy Jorge Valdano vive para aumentar su singularidad en la realidad del futbol.

Aún sigue en el hospital pero todo indica que estará bien, sólo ocho costillas rotas y una perforación en el pulmón fue el importe que pagó por aterrizar todavía en esta vida.

Después de la noticia, pensé que era bueno leer algo suyo, sus libros se exhiben como pruebas de que está muy cerca de esa otra forma de poder que es la inteligencia.  Su conocimiento busca la esencia del deporte que es su vida: el futbol.

De hincha a jugador, de entrenador a director deportivo, de periodista a escritor, Valdano se ha parado en los estadios desde todas las perspectivas. No le falta nada.

Pero aún me seguía cuestionando, ¿qué pacto tiene este hombre con Dios? Es un triunfador y un líder. Ganó todo como jugador: campeón del mundo con Argentina. Campeón con el Real Madrid como goleador, como técnico y directivo. Escribe como pocos.  Tampoco le falta nada.

Sus libros llenos de esplendor verbal me respondieron algo, Valdano es un hombre platónico del futbol. Y sí, Jorge tiene algo de Platón, no sólo por lo de filósofo, pues si el pensador griego hubiera jugado a la pelota sería como él. Defendería primero la idea o la imaginación antes de la acción y por supuesto puesto buscaría la estética en la cancha, al igual que Jorge diría "todos queremos ganar, pero sólo los mediocres no aspiran a la belleza".

Seguí con las páginas y encontré otra respuesta: Jorge es el retrato de un maestro de los sueños, "son un motor de la voluntad, mientras más grandes son, más grande es la voluntad para alcanzarlos", así habla de ellos. La fantasía es una cuestión de ilusos, de inconformistas. Valdano siempre ha proyectado su futuro y por eso es una referencia hoy en el balompié.

La respuesta que buscaba no era imposible, no creo que haya hablado con Dios, la voluntad es la contestación a todos sus éxitos.  De que hoy pueda contar como se cayó el helicóptero en el que viajaba, nadie, ni él con la facilidad de expresión que tiene podrá explicarlo.

Hoy me da alegría y tranquilidad saber que Jorge Valdano evoluciona bien de las lesiones provocadas por el accidente. Y con la admiración que le profeso espero su pronta recuperación. Por lo pronto, de nuevo en mi imaginación me pregunto ¿cómo es que la mano de Dios aterrizó el helicóptero en el que viajaba el filósofo del futbol?

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas