Monterrey, ¿la mejor afición de México?

¿Cuántas veces hemos escuchado esta frase donde siempre se idolatra lo que representan los consumidores del producto llamado "Futbol" en la capital de Nuevo León?

¿Cuántas veces hemos escuchado esta frase donde siempre se idolatra lo que representan los consumidores del producto llamado "Futbol" en la capital de Nuevo León?

Debo primero aclarar que siento un cariño especial por esa ciudad así como una admiración por la manera en lo que la sociedad regiomontana históricamente ha representado para nuestro país tanto en el ámbito económico como en el social, político y en tantos otros ramos donde han contribuido a nuestra identidad nacional. Sin embargo cuando hablamos de futbol, el tema se presta para el debate.

El futbol llegó a Monterrey para desbancar al béisbol, deporte que históricamente era el representativo de la ciudad. Basta con recordar que cuando escuchamos hablar de los clubes ganadores en antaño, siempre oímos de equipos de la ciudad de México, Guadalajara o el bajío pero nunca de alguno de Monterrey. Es hasta mediados de los setentas con el debut de Tigres en Primera División (cuando todavía eran de la UANL) donde el futbol regiomontano comienza a ganar protagonismo a nivel nacional y me parece que es precisamente ahí donde en definitiva, le gana la partida al béisbol como el deporte que más pasión levanta allá en las tierras del cerro de la silla.

Analicemos los resultados en cancha que tanto Rayados como Tigres han obtenido desde que emergieron como clubes profesionales de Primera División: Tigres, 2 Campeonatos de Liga, un Campeonato de Copa y un ascenso en 1996 que a mi juicio, logró que la afición se acercara aun más a los felinos. Del lado de los Rayados, un mini Campeonato previo al Mundial México 86 y el Clausura 2003 derrotando a Monarcas Morelia.

En ambos casos incluimos derrotas en finales para ambos las cuales al final del día, no terminan reflejándose de manera tangible en el palmarés de logros obtenidos. Entonces, estamos hablando de que desde 1975, entre los 2 clubes tienen 4 campeonatos, lo que nos da como resultado que en esa ciudad, uno de los 2 clubes es Campeón cada 8 años. Esto es de llamar la atención cuando se hace una relación directa contra la cantidad que anualmente, los 2 equipos invierten para ser campeones.

A mi entender, como aficionados somos consumidores y generalmente un buen consumidor es aquél que paga lo justo en función del producto que recibe además de hacerlo de manera constante. Y es por eso que creo que la afición de Monterrey es la mejor afición de México, pero sólo cuando se trata de comprar boletos y abonos para la temporada.

Pensemos en cualquier otra industria, un buen cliente es aquél que te compra, que te paga a tiempo, que no se va con la competencia pero que también, te exige o te motiva a que eleves tu productividad a fin de tener una relación ganar-ganar; desafortunadamente esto no sucede entre la relación que tienen los fans regios con sus respectivos equipos.

La exhibición mostrada el sábado anterior en el Clásico entre Rayados y Tigres, ejemplifica de manera clara lo anteriormente descrito, consumidores entregados totalmente a un producto de resultados lamentables en la cancha y lo peor, las declaraciones de los protagonistas así como los festejos desmedidos donde entendemos porque todos los que están inmersos con ambas instituciones, directivos, jugadores y hasta aficionados, viven en una zona de comfort donde cada quien juega el papel necesario para hacer de Monterrey la plaza donde la relación "value for money", es la más pobre del futbol mexicano, o dicho de otra manera, la ciudad de Monterrey es donde se paga más por ver futbol pero también en donde se entregan los peores resultados tanto en forma como en fondo.

Me parece que para verdaderamente ser catalogada como la mejor afición, los fans además de comprar boletos y camisetas, también deben exigir calidad y resultados en lo que consumen, ya que de lo contrario, se termina consintiendo lo poco profesional que muchas veces han sido algunos jugadores y varios directivos en el manejo de estos 2 gigantes dormidos.

Tanto Tigres como Rayados tienen todo para dejar de ser marcas exageradamente locales. Son 2 equipos muy poderosos en su plaza pero fuera de ella, son clubes que no han terminado por trascender, aún a pesar de la gran infraestructura que ambos tienen y con todo y la excesiva nobleza que sus fanáticos han demostrado en los últimos 30 años.

Evidentemente, el hecho de que los 2 estadios de Monterrey siempre estén llenos, va directamente relacionado con el poder adquisitivo per cápita que los habitantes de esa ciudad tienen. Tanto Tigres como Rayados son quizás, los 2 gigantes dormidos con los que cuenta el futbol mexicano, tanto por el tamaño de su mercado como por lo que significa este deporte en esa ciudad.

De verdad me encantaría que tanto Monterrey como Tigres, por fin encuentren el camino para salir de ese letargo histórico para de una vez por todas, convertirse en referentes nacionales y no exclusivamente del estado de Nuevo León.

Nada le hace más falta a este negocio que estas 2 marcas realmente se encarrilen para poder ganar consumidores más allá del Cerro de la Silla, por su propio bien y sobre todo, por el de toda nuestra Industria.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas