Mourinho: Te quisiéramos aquí

La repentina salida de José Mourinho del nuevo rico Chelsea ha dejado al descubierto muchas de las aristas que tiene este negocio llamado futbol, tanto a nivel deportivo como en el plano de la...

La repentina salida de José Mourinho del nuevo rico Chelsea ha dejado al descubierto muchas de las aristas que tiene este negocio llamado futbol, tanto a nivel deportivo como en el plano de la mercadotecnia.

Sin lugar a dudas, la Premier en Inglaterra pierde a un elemento mediático que si bien no juega, le agregaba valor a la liga en todo su contexto. Desde querer escuchar al entrenador portugués en sus conferencias de prensa, pasando por la atención que generaba entre las mujeres (varias inglesas lo llaman el handsome manager: el entrenador guapo) y también por lo que Mourinho lograba al "calentar" los partidos mediante declaraciones quemantes.

Pero más allá de ello, se va un gran estratega que a sus 44 años se ha convertido en una de las marcas más poderosas en nuestra industria y que seguramente será desde ya, un tipo exageradamente codiciado por diferentes clubes del mundo para llevarles toda su personalidad, estrategia y liderazgo a sus filas.

Con todo y la gran indemnización que cobrará (entre 20 y 25 millones de libras), sin duda es una baja muy importante a la personalidad que gradualmente el Chelsea había ido adquiriendo, una imagen de club poderoso, arrogante y determinado. Sin duda sus fans, jugadores y evidentemente patrocinadores lo extrañarán.

La salida de Mourinho da pie a la reflexión en 2 sentidos: ¿Hasta que punto un club puede depender en exceso de un entrenador para consolidar una imagen así como un poderío deportivo? y por otro, ¿cuánta presión se permiten soportar los técnicos por parte de sus dirigentes con tal de no abandonar el barco?

En el primer caso me parece que un equipo puede construir parte de su imagen en función de la personalidad de su entrenador. En menor escala lo vivimos aquí en México con Hugo Sánchez el cuál nos guste o no, sacó del oscurantismo reciente a los Pumas y contribuyó para convertirlos de nueva cuenta en una marca trascendente más allá del aspecto cancha. Ferguson lo ha hecho muy bien con el Manchester United y en otros deportes como el béisbol, Bobby Cox le ha impuesto su sello por casi 20 años a los Bravos de Atlanta.

Personalmente creo que un entrenador es una pieza muy importante de la estrategia de mercadotecnia que un club diseña ya que al final es quien ordena la manera en como el equipo se desenvolverá en la cancha; de tal manera que si queremos un producto ordenado y defensivo podemos llamar al "Tolo" Gallego, o si pretendemos tener un producto que alegre a la tribuna podemos pensar en Hans Westerhof.

Mourinho se va, pues la relación con el dueño se rompió definitivamente. Los roces con Abramovich eran insostenibles y sólo era cuestión de tiempo para que sucediera. En México durante las últimas fechas hemos escuchado las amenazas que varios clubes han hecho sobre sus técnicos donde se les exhibe públicamente para acentuar la presión que existe sobre ellos.

No me parecen inadecuadas este tipo de advertencias ya que esto es completamente normal en cualquier empresa cuando el empleado no rinde lo que de él se espera, sin embargo, lo que me parece lamentable es que estas presiones sean públicas y aún más triste que los entrenadores lo permitan (aunque entiendo las grandes sumas de dinero que están de por medio). Mourinho no fue la excepción y con todo y su liderazgo, capacidad y personalidad en gran medida también las tuvo que soportar.

Mourinho es uno de estos personajes que no se dan todos los días. Es líder y sus jugadores están a muerte con él, sabe mucho de estrategia y por sobre todas las cosas, es un GANADOR. Tira dardos (en ocasiones no tan leales) pero tiene claro por sobre todas las cosas que además de palabrerías, se requieren acciones que justifiquen su lindo verbo y por si fuera poco, el tipo vende.

En un mercado como el nuestro donde la combinación de motivación, estrategia y liderazgo me parece que escasea, definitivamente personajes como José Mourinho son los que pediríamos a gritos para nuestro pintoresco futbol mexicano.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas