No todo es América-Chivas

Hay momentos que marcan tu vida. Cuando diste tu primer beso, cuando encontraste tu primer trabajo o cuando tomaste por primera vez un avión.

Hay momentos que marcan tu vida. Cuando diste tu primer beso, cuando encontraste tu primer trabajo o cuando tomaste por primera vez un avión.

Igualmente para un fan existen episodios que no se olvidan y que muy probablemente más allá de la influencia familiar o del lugar donde residas, terminan desarrollando el amor que sientes hacia tus colores. Seguramente hoy domingo varios de nosotros recordaremos con alguno de los tres partidos que se juegan el origen de la pasión que profesamos hacia el club de nuestro corazón.

El partido América-Guadalajara es sin duda el partido más representativo de nuestra Industria. No digo que sea necesariamente el de mayor pasión o el que se vive con más intensidad, pero sí es un hecho (y los ratings lo confirman) que a nivel comercial es el que más vende y el que conjuga a las dos aficiones más numerosas del país. Los "viejitos" hablan de que no es lo mismo que antes y las nuevas generaciones podrán decir que existen otros Clásicos más importantes, sin embargo, es un hecho que muchos Chivas y muchas Águilas confirmaron su devoción a esta religión teniendo este partido como referencia.

Pumas-Cruz Azul es un caso distinto. Sin adentrarnos en la típica discusión bizantina sobre si es Clásico o no, la realidad índica que mientras América está siempre ocupado por tratar de resolver con el Guadalajara quien es el más popular a nivel nacional, tanto universitarios como celestes, intentan confirmarse como los reyes de la capital.

Pumas, una institución que nació grande es sin duda la representación típica del espíritu irreverente y joven que todos llevamos dentro mientras el Azul simboliza a mi entender, a una organización la cual ilustra lo que es el sueño de México: el trabajo, progreso y bienestar para toda una comunidad. Usualmente cuando ambos chocan se dan enfrentamientos agradables y que nos hacen recordar que no todo tiene que ser obligatoriamente América o Chivas

En mi caso, aún tengo muy fresco el recuerdo del 10 de Septiembre de 1989, Jornada 1 de aquel campeonato cuando el Veracruz regresó por tercera ocasión a la Primera División enfrentando como hoy en el Cuauhtémoc al Puebla. Los Tiburones perdieron 3-1  pero pese a la derrota, ahí empecé a entender lo que este juego significa para poblanos y jarochos: una rivalidad regional que trasciende lo futbolístico.

En este espacio siempre he tratado de defender la importancia de las rivalidades que a mi entender, son en gran medida la razón de ser del juego. Por ello, si bien los dos duelos que se escenifican hoy en la capital son los que se llevan los reflectores, el Puebla vs. Veracruz significa mucho más de lo que nos imaginamos para los aficionados de La Franja y Tiburones.

El antagonismo entre Puebla y Veracruz ha sido menospreciado por 2 razones principales: El centralismo que vivimos a todos los niveles así como la mediocridad que ha predominado en ambos equipos en los últimos 15 años. Sin embargo, existen elementos que hacen de este enfrentamiento un juego que ni Poblanos ni Jarochos quieren perder:

1.El pique natural que existe como estados colindantes.

2.La manera tan distinta en como entienden la vida y el futbol tanto poblanos como jarochos ya que mientras los del Angelópolis tradicionalmente han sido gente trabajadora y usualmente devota, en el Puerto se dice que hay un par de cosas más importantes antes que laborar: divertirse y pasársela bien.

3. La lucha a muerte que seguirán protagonizando ambas escuadras en los próximos tiempos para no descender.

Estos tres elementos sin duda ponen la mesa para que más allá del partido del día de hoy, se fortalezca la construcción de esta rivalidad ya existente pero que en ocasiones, nosotros los mismos medios de comunicación ignoramos.

Y así como me refiero al Puebla vs. Veracruz, me encantaría escribir pronto sobre un antagonismo creciente entre el San Luis con los dos clubes de Monterrey, Necaxa y/o Morelia contra los equipos de Guadalajara o los mismos Gladiadores vs. el León cuando este vuelva a Primera.

Evidentemente el América vs. Chivas es el Clásico Nacional y la combinación Pumas vs. Cruz Azul también vende muchos periódicos. Sin embargo me parece que debemos fomentar y darles la importancia que se merecen a duelos regionales como el Puebla vs. Veracruz, Monterrey vs. Santos, Tigres vs. Santos, Monarcas vs. Chivas etcétera, ya que al final esas confrontaciones son las que terminan poniendo un sabor especial a nuestra Industria.

Bienvenidos sean estos domingos que nos saturan de futbol así como de rivalidades consolidadas o que nacen, ya que muchas veces como fan, esperas toda una temporada y ahorras durante gran parte del año para poder presenciar el choque donde el equipo de tus amores destrozará al odiado rival. Nuestro futbol requiere este alimento. Sólo es cuestión de que los medios, los fans y sobre todo los jugadores, lo entiendan.

Opina de esta columna aquí

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas