Un sueño llamado Arsenal de Sarandí

Después de leer tanta información sobre intentos para arreglar partidos, castigos a jugadores por bajo rendimiento o debates sobre la manera en cómo erradicar la violencia en los estadios, esta...

Después de leer tanta información sobre intentos para arreglar partidos, castigos a jugadores por bajo rendimiento o debates sobre la manera en cómo erradicar la violencia en los estadios, esta semana recién leí una historia romántica sobre un club "joven" que juega en los suburbios de Buenos Aires y que será rival de Chivas en la Copa Sudamericana: el Arsenal de Sarandí.

A mi entender, esta historia recaptura la esencia romántica del futbol, la cual esta ajena a todo el marketing y la globalización que hoy vivimos. Resulta que este club fue concebido hace 50 años en un barrio de Buenos Aires por un grupo de fans de Independiente y Racing; de hecho, los colores de la institución son una mezcla de ambas organizaciones: rojo y celeste. Es como si en Guadalajara se formara un equipo y sus colores representativos fueran el negro, rojo y blanco.

Arsenal de Sarandí (una localidad enclavada en el barrio de Avellaneda), también tomó su nombre del mítico Arsenal de Inglaterra (equipo que en ese entonces dominaba el Reino Unido) y 4 años después de su fundación jugó su primer partido oficial en la división profesional más baja afiliada a la AFA, contra un equipo con el exótico nombre de "Piraña".

No fue hasta el 2002 que el club asciende por fin a la Primera División a 45 años de su fundación, y desde ese entonces sigue permaneciendo en el máximo circuito Argentino. Esta historia tiene varios puntos destacables los cuales me gustaría compartir con ustedes:

1. El club fue fundado por el actual Presidente de la AFA, Julio Grondona y su círculo de amigos de ese entonces. Pese a que este directivo tiene ya 28 años al frente de la Federación, no fue hasta hace 5 años que Arsenal de Sarandí alcanzó la máxima categoría.

2. El equipo ascendió como la única manera en que sucede en todas las ligas del mundo excepto en México: por méritos deportivos y no por compra de franquicia, generación espontánea o decreto federativo. Con todo y el apoyo de Grondona, Arsenal permaneció muchos años en el oscurantismo de las divisiones inferiores en Argentina.

3. Arsenal de Sarandí, a mi juicio, representa el sueño consumado de todos aquellos que algún día anhelamos formar un equipo de futbol con nuestros amigos, con la ilusión de algún día poderlo ver en Primera División.

El caso de este equipo Argentino, me recuerda el espíritu democrático que tiene la FA Cup Inglesa, donde cualquier equipo amateur se puede inscribir a la competencia y el sueño de enfrentar a algún club profesional va creciendo conforme vas avanzando en el torneo. Ese es precisamente el encanto de la FA Cup, una Copa donde el sueño de llegar a Wembley o siquiera jugar en una cancha de Tercera o Cuarta División, siempre está latente. Ahora hago este ejercicio, ¿alguno de estos 2 ejemplos serían factibles en México? Me encantaría pensar que sí, aunque los antecedentes me dicen que no.

De entrada sabemos lo cerrada que es nuestra Industria en muchos sentidos, ya que como ley natural, aquellos que tienen parte del pastel llamado Primera División, no lo querrán soltar nunca. Todavía recuerdo aquél proyecto fallido llamado "Gavilanes de Nuevo León", en donde un grupo de empresarios pretendieron competir en la división de ascenso jugando en las afueras de Monterrey, pero de acuerdo a un acuerdo que se tiene entre Tigres y Rayados, esto no fue posible y este intento de club tuvo que emigrar hacia Ciudad Juárez.

En México este romanticismo no existe. En nuestro país se compran franquicias, se llevan de un lado a otro, se intentan comprar ascensos o suceden cosas obscuras para no descender (¿o ya se nos olvidó aquél partido en 1988 entre Atlante y Ángeles de Puebla?).

Siempre que hablamos de mejores prácticas de comercialización invariablemente caemos en Europa, sin embargo, el ejemplo del Arsenal de Sarandí creo que vale la pena destacarlo, ya que Argentina tiene una economía similar a la nuestra, lo que demuestra que en nuestro país sí es factible emular este tipo de acciones. La diferencia estriba en la manera en cómo en ocasiones ellos interpretan este juego.

Lamentablemente, en ocasiones me queda claro que si bien nuestra Industria es orgullosamente la que produce (junto con Brasil) la derrama más importante económicamente hablando en Latinoamérica, también es aquí donde a veces se han olvidado algunos de los principios más románticos del futbol.

Dicho en otras palabras, el miércoles en Argentina se enfrentarán, un sueño futbolístico convertido en realidad llamado Arsenal de Sarandí, contra una institución que de ser un club social y deportivo, ahora representa la viva imagen de la mercadotecnia en este deporte.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas