El dilema de Pachuca

En los últimos años los Tuzos del Pachuca se han desmarcado del resto de clubes mexicanos así como de gran parte de equipos Latinoamericanos al ser un visionario en cuanto a relaciones públicas,...

En los últimos años los Tuzos del Pachuca se han desmarcado del resto de clubes mexicanos así como de gran parte de equipos Latinoamericanos al ser un visionario en cuanto a relaciones públicas, comunicación y mercadotecnia se refiere, logrando elogios de todos los que componemos la Industria del Futbol Mexicano y más allá de nuestro país.

En lo particular, siempre me he declarado como un fan del esfuerzo de comunicación que han hecho tratando de posicionarse en la mente de los consumidores vía campañas masivas de publicidad , todo esto más allá de que estuviéramos de acuerdo con la idea de que eran “el equipo de México”. Pachuca en este y otros rubros se ha arriesgado a romper paradigmas y eso se agradece profundamente en un mercado usualmente acostumbrado a seguir la inercia que la tendencia te marca.

Sin embargo me parece que los Hidalguenses se encuentran ante una oportunidad de crecimiento interesante si son capaces de capitalizar el papelón que hicieron en Japón en el mal llamado mundial de clubes (el cual si somos honestos ha sido un acierto de FIFA con el afán de generar  ingresos más no para desplegar un nivel competitivo en la cancha).

Como comentario y aclarando que no soy americanista, me parece que los juicios que la gran mayoría de los medios de comunicación han hecho en relación a la actuación de los Tuzos comparada con la participación del América no han sido justos.

Aún recuerdo como todo México se lanzó en críticas a los de Coapa asegurando que habían hecho el ridículo en tierras orientales con el desprestigio hacia el futbol mexicano que eso conlleva. Todavía después de un año, ciertos comentaristas siguen disfrutando el tropezón de las Águilas queriendo vendérnoslos como uno de los capítulos más negros de la historia en nuestro futbol.

A números fríos, la actuación del Pachuca ha sido la más lamentable de algún equipo Mexicano en este certamen (evidentemente por debajo de las de Necaxa y América) y sin embargo pareciera que nos da miedo llamarlo de esta manera solo por que se trata del Pachuca, el bien amado equipo que usualmente todo lo hace bien.

A partir de ello tengo las siguientes reflexiones:

1.-Independientemente de que estoy conciente de las diferencias entre América y Pachuca en cuanto a número de seguidores se refiere, he confirmado las clarísimas consignas y tendencias que algunos medios tienen en contra de América y su emporio Televisa

2.-La estrategia de Relaciones Públicas que sagazmente han utilizado los Tuzos  ha pagado dividendos tangibles ya que a fuerza de ser honestos, la manera en como se ha tratado el mal partido que dieron en Japón no tiene nada que ver con la crucifixión que se le hizo hace un año al América.

3.-El Pachuca ha demostrado cabalmente en los últimos años que pretende ser una de las marcas grandes de este país, entonces, en esa medida debe de exigírsele y como consecuencia criticársele.

Ante estas apreciaciones les hago una pregunta para el debate  ante el dilema en el que se encuentra este club ¿Si ustedes fueran los encargados de Mercadotecnia del Pachuca y en función de los resultados que recientemente han obtenido, que harían con la campaña de “el equipo de México”, la dejarían, la cambiarían, la desparecerían, guardarían silencio o cual sería su reacción ante esta etapa complicada que se les ha venido a los Tuzos?

Me parece que el Pachuca es ya un referente de nuestra Industria, de hecho recientemente estuve por Ecuador y Colombia en un par de congresos y créanme que los Tuzos son conocidos tanto por sus logros deportivos como por su buen manejo de marca. Por ello pienso que la actual crisis por la que atraviesan los Hidalguenses será superada pues las bases de la organización siempre han definido estrategias a mediano y largo plazo lo cual ayuda de manera importante a sobreponerse a los descansos (fracasos) que el destino te pone.

En consecuencia, creo que la reacción mediática que debería de tener la institución es la de continuar sus esfuerzos promociónales reconociendo los logros no obtenidos pero redoblando el compromiso del club con su mercado, lo cual hará que por un lado sus fans conecten aún más con el equipo y por el otro, aquellos que no somos consumidores de la marca Pachuca sigamos reconociendo en ellos a un elemento estratégico dentro de las figuras que componen el escenario de nuestro fútbol.

Es por ello e independientemente de nuestra afinidad emocional, comercial y hasta personal, que los medios requerimos llamar las cosas por su nombre. Pachuca a mi juicio fracaso rotundamente en la empresa por la  que apostaron en este segundo semestre del 2007.

Tropezar no tiene nada de malo, todos tenemos derecho a fallar y más en un juego como este donde no hay palabra de honor. Lo verdaderamente importante será presenciar como de nueva cuenta los Tuzos resurgirán ya que aquí radica precisamente la grandeza de los clubes y en el caso del Pachuca me parece que esta escrito en su ADN el levantarse de episodios mucho más duros que la pesadilla Japonesa.

Por el bien de nuestra Industria espero que así sea.Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas