La costumbre de ser víctimas

Es una realidad que la ideología de todo un pueblo no puede ser distinta a la mentalidad que muchos de los actores que intervienen en esta industria tienen. Tan es así que por ello ahora...

Es una realidad que la ideología de todo un pueblo no puede ser distinta a la mentalidad que muchos de los actores que intervienen en esta industria tienen. Tan es así que por ello ahora escuchamos con más frecuencia las frases como "gran hazaña" o "tendencia contra México" cuando hablamos de competencias internacionales.

En una opinión muy personal, la historia mexicana siempre ha estado llena de complejos y filosofías victimistas que evidentemente van mucho más allá del futbol y consecuentemente de una columna editorial en un sitio de Internet. No obstante me parece que es pertinente hacer un breve análisis de estas reacciones muy mexicanas que no nos permiten avanzar en muchos ámbitos.

Por citar un ejemplo, el caso de América y la tan llevada palabra "hazaña" de lo ocurrido en Brasil. Desde luego que NADIE esperaba un resultado como ese, más por el momento actual de las Águilas que por no tener la capacidad para lograrlo. Y esa es la diferencia entre mentalidades Europeas y una que otra sudamericana, donde el individuo común y corriente ante una situación extrema como la que enfrentó el equipo de Coapa hace una par de semanas, reconoce en el alcanzar el objetivo un alto grado de dificultad más de ninguna manera lo conceptualiza como una proeza de epopeya como nos lo han querido vender.

Ojo, soy el primero en reconocer que lo conseguido por las Águilas fue sorprendente y de muchísimo mérito ya que hasta el momento, ningún club Mexicano había conseguido una remontada similar. Sin embargo, me parece que nuestra escasez de victorias combinada con el exagerado respeto por los brasileños y sumado a la necesidad de los medios por vender, hace que un gran resultado se nos quiera vender como la hazaña del siglo. Esto no es sino una consecuencia más de la extraña autocompasión que muchas veces como Mexicanos increíblemente nos tenemos.

Igualmente los invito a que escuchen una narración de algún medio mexicano en cualquier competencia CONMEBOL. Siempre existe este estigma de la famosa tendencia hacia los clubes Mexicanos (la cual aunque quizás en ocasiones haya existido), también ha derivado en situaciones favorables hacia nuestros clubes y que de manera inconciente nuestros medios se encargan sólo de mencionar más nunca de remarcar.

A mi entender este comportamiento tiene que ver con aquel dicho nacional de "curarse en salud" pues así pase lo que pase, siempre diremos "pobrecitos Mexicanos, los sudamericanos no nos quieren". Sin duda, otra consecuencia de este complejo que nos encanta jugar para ser víctimas perfectas

Y qué decir del tema de moda: El del entrenador nacional. Afortunadamente las nuevas generaciones se han quitado de ese falso nacionalismo así como de esa extraña xenofobia que nos declama al son de "¿por qué un extranjero? Debe ser nacido en México".

Desafortunadamente y aunque los jóvenes ya no la compran tan fácilmente, todavía existen algunos medios de comunicación que bajo la etiqueta de un "patrioterismo" barato siguen envolviéndose en la bandera nacional para decir que por sobre todas las cosas e independientemente de su capacidad, el entrenador de la Selección debe de ser siempre Mexicano. Y aquí vuelvo al tema inicial del complejo eterno de ser víctimas, o en otras palabras, mi interpretación es que quizás en el fondo quienes opinan así es porque asumen que no debe de llegar un extranjero ya que "sólo vendrá a llevarse el dinero de nosotros los pobrecitos mexicanosW.

Me parece que independientemente de que exista un patrón de comportamiento enraizado en nuestra identidad relacionado a este sentimiento de ser quienes siempre se han enfrentado a los caminos del oscurantismo y las fuerzas del mas que usualmente nos amenazan,  está cambiando ya. Afrontémoslo: Tenemos la Liga, los jugadores, los árbitros y hasta los resultados que nos merecemos. Todo esto por el trabajo comercial y deportivo que hasta el momento hemos hecho. Ni más ni menos

Ya es labor de cada quien el juzgar si hemos trabajado adecuadamente para ubicarnos en el sitio que actualmente ocupamos, es decir, una Liga competitiva a nivel Latinoamericano (la segunda mas poderosa a nivel comercial de nuestro continente sólo por detrás de Brasil quienes nos superan en gran medida por su número de habitantes) pero también, a la que aún le hace falta mucho progresar para pelearse con las competiciones Europeas. Y a nivel de Selección, pues un producto sensacional llamado México cuyos resultados comerciales superan por mucho lo que se tiene en la cancha.

Nosotros los medios de comunicación emergentes y los fans que cada vez se dejan engañar en menor medida, somos los que me parece ya hemos transformado paulatinamente esta sensación de "pobrecitos" y entendemos que en el futbol como en la vida, cosechas lo que siembras, que no somos inferiores a ningún país sino más bien, los resultados en cancha son producto de las decisiones que toman dentro y fuera de ella los involucrados, olvidándonos de malas suertes, árbitros envidiosos y calamidades históricas.

¿O a ti te gusta jugar el papel de víctima en tu vida diaria y saberte inferior a los demás?

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas