Ayuden al Necaxa

Si hay un equipo que en su momento fue de los precursores forjando la historia del futbol mexicano, ese es el Necaxa

Si hay un equipo que en su momento fue de los precursores forjando la historia del futbol mexicano, ese es el Necaxa

Si hay un equipo que cosechó triunfos al por mayor en los noventas, ese también es el Necaxa

Y si hay un equipo que desde hace ya varios años se ha convertido en una marca insípida, incolora y que no se muere de nada, ese desafortunadamente es el Necaxa

Jugando el rol de la manzana de la discordia entre Televisa y el Patronato formado en Aguascalientes para su administración, los ahora llamados Hidrorayos nadan en un pantano de mediocridad que no data de este año, sino más bien, es consecuencia de una serie de inadecuadas decisiones que están dando al traste con el prestigio, la historia y la tradición de un equipo que pudo haber sido grande pero que simplemente lo han ido asfixiando

Necaxa es un excelente ejemplo de una escuadra a la cual, la han hecho como han querido. Desde su mutación en Toros del Atlético Español, pasando por su regreso a ser Necaxa (con todo y su transformación de identidad) y finalmente cambiándose de casa a Aguascalientes. A mi juicio, este equipo rojiblanco ilustra perfectamente el poco sentido de pertenencia que en muchas ocasiones los fans tienen con sus clubes en México derivado de una cultura tipo franquicia la cual hace y deshace equipos a su antojo sin entender que en teoría, un club debería de ser parte importante de su comunidad y hasta de la identidad de cada localidad.

Si bien la mudanza de los Rayos a Aguascalientes ha sido la más planeada, organizada y hasta sistematizada que se ha hecho en el futbol Mexicano (de hecho conozco algunas personas que fueron parte de los servicios de consultoría que asesoraron a Televisa en el cambio  al Estadio Victoria), la realidad es que desde hace cinco años que están por allá, con todo y sus espectaculares fuentes en las gradas, el equipo no logra despuntar como lo hiciera en los noventas

Y lo que es peor, en la actualidad ver un partido del Necaxa usualmente es una gran alternativa para observar a un equipo sin alma, sin corazón y que literalmente se muere de nada. ¿Qué ocurre con los Rayos? ¿Por qué están inmersos en este letargo tanto deportivo, como directivo?  Creo que todo se resume a una serie de desafortunadas decisiones directivas que con el paso de los años han ido cobrando factura lo mismo a la afición que a los jugadores. Si a esto le sumamos las disputas internas que se tienen entre Televisa y el famoso Patronato pues tenemos como consecuencia un desastre tanto fuera como dentro del terreno de juego. Si bien los fans en Aguascalientes han arropado al equipo desde su llegada, la realidad es que se han acostumbrado a resultados mediocres y cuyos protagonistas no terminan más que ser el entretenimiento de cada quince días. Lamentablemente ni por asomo,  se ve que puedan ser protagonistas en el corto plazo

La prueba de estas pugnas directivas así como de algunos caprichos en cuanto a la gestión administrativa se refiere, son los constantes rumores que han aparecido en cuanto a una posible mudanza a otra plaza (como si el equipo fuera un “changarro” cualquiera)

O que tal cuando se sacaron un "diez" llevando a un ex directivo americanista que de plano nos dejó sin habla cuando en pleno ejercicio de sus funciones se declaraba fan del América pero institucional a su empresa, situación que ejemplifica la “pasión” con la que se ha manejado el equipo desde hace ya varios años

¡Que alguien haga algo por los Rayos! Televisa, el Gobierno de Aguascalientes, los empresarios hidrocálidos, los fans, qué se yo! Pero que la gente que verdaderamente quiere esos colores ayude a despertar a uno de los equipos que, con todo y las múltiples atrocidades que le han cometido, es un histórico del futbol mexicano.

Al final ni Chava Reyes ni sus jugadores actuales se salvan de la quema pero me parece que ellos son sólo parte del problema. El dilema real es que la gente de pantalón largo que conduce los destinos Necaxistas de verdad se pongan de acuerdo sobre lo que quieren hacer con el  equipo y sobre todo a quién se le pedirán cuentas.

De lo contrario, seguiremos anualmente contando las temporadas en las que los Rayos permanecerán sumergidos en un hoyo gris (ni siquiera negro) en el que están atrapados desde hace ya muchos, pero muchos años.  

Opinen de esta columna aquí.    

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas