¿Y la Corrupción?

Demasiadas líneas se continúan escribiendo sobre la situación que actualmente vive la Selección Nacional. Desde el aspecto deportivo, el técnico e inclusive algunos culpan de todos los males de...

Demasiadas líneas se continúan escribiendo sobre la situación que actualmente vive la Selección Nacional. Desde el aspecto deportivo, el técnico e inclusive algunos culpan de todos los males de nuestros futbolistas a la mercadotecnia y al dinero (como si esta vorágine comercial no fuera general en el mundo).

No obstante, me parece que todas las agravantes que le atribuyen a esta Selección tienen que ver con la forma y no con el fondo. Si verdaderamente se quiere corregir el rumbo de nuestro futbol se tiene que hacer un análisis complejo y no únicamente crucificar (aunque de manera justificada) a quienes actualmente toman las decisiones lo mismo en la cancha, que en la banca o a nivel pantalón largo.

¿Por qué no avanzamos? ¿Por qué la Selección Mexicana sigue siendo un producto muy atractivo fuera del terreno de juego pero sumamente mediocre para dar resultados? ¿Por qué nos volvemos locos con un campeonato Sub-17 queriendo colgar todas nuestras frustraciones en jóvenes aún no preparados todavía y que en algunos casos son más productos mediáticos que las estrellas que nos intentan hacer creer?

A estas tres preguntas puedes añadir todas las que se te ocurran para tratar de descifrar las razones por las cuales nuestro futbol sigue padeciendo los mismos males patológicos de siempre. No obstante, hay un aspecto que quisiera soslayar a fin de compartir con ustedes lo que a mi parecer marca una razón principal tanto de los males de nuestro balompié como de todo México en su conjunto: La Corrupción.

Corrupción que se da a en todos los niveles, desde el directivo, el de los medios de comunicación para inflar a un futbolista, el de los propios jugadores y obviamente el de los entrenadores así como clubes con sus estructuras de inferiores incluidas. ¿Cuántas veces no has sabido de amigos o conocidos tuyos los cuales se fueron a probar a ciertos equipos y simplemente no se pudieron quedar o debutar porque no tenían dinero para alimentar a toda la cadena corrupta que interviene en las llamadas fuerzas básicas?

Resultado: Las nuevas "promesas" que vemos cada semana en nuestra Liga no necesariamente son los mejores en su posición para ayudar a que nuestro nivel crezca.

Dinero que se solicita por parte de entrenadores, de dirigentes para que chicos cargados de facultades e ilusiones puedan acceder lo mismo a la titularidad que a un lugar en la casa club. Podríamos compartir miles de historias que seguramente tu conoces y que al final se han convertido en el pan nuestro de cada día en nuestro futbol, para ello relataré una muy fresca que ilustra perfectamente a lo que me refiero.

Noé Hernández, Medalla de Plata en caminata en Sydney 2000 relata en el libro "El día de mi vida" www.eldiademivida.com.mx la manera en cómo la corrupción en el futbol lo llevó a ganar una presea olímpica. Resulta que Noé antes de ser marchista era un verdadero fan del futbol y lo mejor, tenía las condiciones técnicas para jugarlo. En ese entonces, el se entrenaba para Toros Neza por allá de 1996 cuando Alberto Guerra era el responsable del primer equipo. Después de mucho insistir, Noe consiguió una prueba final para pertenecer al primer equipo del extinto cuadro de Nezahualcoyotl.

Al final de la ansiada prueba, a Noé le dieron 2 noticias, una buena y una mala. La buena era que había aprobado el examen y sería parte del primer equipo. La mala es que para cerrar el proceso, tenía que pagar 10 mil pesos al entrenador de inferiores en turno. (Aunque en el libro no lo comenta, pude investigar que en ese entonces la persona encargada de esto era Jorge el "Coco" Gómez).

La situación de Hernández a nivel económico en ese entonces era tan limitada que aunque lo intentó, no pudo conseguir los famosos 10 mil pesos que hubieran podido ser su pasaporte para el futbol profesional y ante tal situación, fue cuando recordó que algún día un entrenador del Comité Olímpico Mexicano lo había invitado a hacer pruebas de caminata y atletismo, esto derivado de las cualidades de resistencia que en él había observado así, dejó el futbol y se fue al mundo de la marcha donde el resto es historia.

¿Cuantos Noé Hernández tú conoces? ¿Cuánta gente con cualidades increíbles no llegan siquiera a debutar por nepotismo y corrupción en las inferiores? ¿Cómo queremos mejorar nuestro juego cuando tenemos este tipo de situaciones a todos los niveles?

Al final, lamentablemente el futbol mexicano es un reflejo de nuestra sociedad y por ello, si verdaderamente se quiere cambiar el rumbo de nuestra industria se debe de realizar un plan estratégico de fondo que elimine los niveles de corrupción hasta donde sea posible. ¿Un sueño? Quizás lamentablemente.

De Salida: Sin querer hacer leña del árbol caído, y reconociendo que no es el único culpable, pero en este espacio anticipé la equivocación de haber nombrado a Eriksson como entrenador nacional. Lo viví 2 años en Inglaterra mientras él dirigía a la Selección y las razones por las cuales lo criticaban (además de su vida privada) eran la falta de variantes tácticas, la ausencia de liderazgo en la cancha (se decía que Beckham era quien ponía las alineaciones) y la falta de personalidad en sus decisiones durante momentos clave que la Selección Inglesa vivió bajo su mandato.

Lo reitero de nueva cuenta, Sven aunque es un buen tipo, letrado, decente, ganador de diferentes títulos y hasta carismático, es un personaje que ni por mucho marcará la escuela que nos dijeron. Ojo, que en estos momentos lo peor que se podría hacer es quitarlo no obstante, vuelvo a firmar hoy, que esta elección no provocará nada que no haya sucedido previamente en un Mundial cuando pese a todo, el Tri juegue en canchas sudafricanas en 2010.Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas