A 500 días de Sudáfrica

En el transcurso de esta semana llegamos al punto donde nos faltan 500 días para el inicio del Mundial 2010. Al margen del pésimo momento que vive nuestra Selección, me parece que es importante...

En el transcurso de esta semana llegamos al punto donde nos faltan 500 días para el inicio del Mundial 2010. Al margen del pésimo momento que vive nuestra Selección, me parece que es importante analizar las expectativas actuales previas a la máxima competencia que el futbol tiene.

A nivel internacional, esta famosa "crisis" no pudo haber llegado en peor momento ya que si bien las obras de infraestructura parecen ir por buen camino, los reportes desde tierras sudafricanas indican que los estadios que tendremos como sede distarán mucho de lo espectacular tal cual sucedió en Alemania, Corea y Japón. Además, en el verano del 2010 muy probablemente continuaremos con la inercia de esta recesión y por lo consiguiente, algunos especialistas señalan que aunque habrá una derrama económica importante no será la remesa memorable que usualmente cada país recibe producto de auspiciar una Copa del Mundo. Así que si quieres ir a apoyar a México en el 2010, empieza desde ya a ahorrar mucho.

Este año es donde la ebullición previa a un Mundial verdaderamente arranca. Con 12 meses plagados de partidos eliminatorios en todas las zonas y un sin fin de juego amistosos, la gran mayoría de los países aun mantienen la ilusión de visitar tierras africanas y esto sin duda ayuda a que la economía de FIFA no se merme tanto pese a las circunstancias actuales y que paulatinamente se vayan disparando todas las actividades de Mercadeo, Promoción y Mercadotecnia que el producto Sudáfrica 2010 ofrece.

Y en lo que se refiere a nuestra Selección, vendrán 500 días de emociones y angustia por parte de las televisoras, patrocinadores y por supuesto nosotros como consumidores.

Del lado de las televisoras, es normal que exista cierta intranquilidad por lo que podría desencadenar una no participación de México en el 2010. Los derechos de transmisión que se han pagado a la FMF son rentables aún con la mediocridad en la cancha que los nuestros han mostrado, ya que la Selección, ande como ande, siempre será un producto atractivo lo mismo para los 100 millones de habitantes de nuestro país que para los compatriotas que viven en Estados Unidos. Sin embargo, una hipotética ausencia del Tri en el Mundial mermaría en cerca del 50 por ciento la cotización de espacios comerciales y anunciantes que ambas cadenas ofrecen a sus clientes, nada más para que dimensionemos lo que pesaría un fracaso deportivo como ese.

Esto sin contar lo que ambas cadenas abiertas deben ya estar preparando para tratar de ganar el rating en el Mundial. Desde promocionales, comentaristas, programas y esperemos que nada más ya que me parece que el mercado está hasta las orejas de ver sólo  un rato de futbol para tener más cómicos absurdos y edecanes ignorantes que lejos de sólo deleitarnos la vista por algunos segundos, no hacen otra cosa más que denigrar la figura del futbol fan.

A nivel patrocinios ocurre lo mismo. Banamex, Toyota, MoviStar y Adidas por mencionar sólo algunos de los diferentes socios comerciales de la Selección, todas ellas empresas serías que han apostado por el futbol para incrementar su comunicación con el mercado y seguramente la situación de incertidumbre que actualmente vive el equipo los debe tener con bastante preocupación, ya que el fantasma de una posible no calificación daría al traste con todas las inversiones hechas y posibles planes de promoción para el 2010.   Y en el caso de los fans, te pregunto, ¿tu qué expectativas tienes al 2010? Siendo muy honesto, qué esperas de nuestra Selección en una nueva participación en un Mundial?

Lo pregunto ya que pese a todo, estoy seguro que México estará en Sudáfrica, ahora bien, el hecho de que asista no quiere decir que necesariamente alcancemos ni la segunda ronda y mucho menos un quinto partido, sin embargo aún recuerdo el Mundial de Italia 1990, única competencia de este tipo que viví donde nuestro país no participó y era más que evidente lo mucho que se le extraña cuando el Tri no está en un Mundial.

Faltan 500 días, y seguiremos a lo largo de este tiempo gastando aun más líneas sobre todo lo que vendrá antes de Sudáfrica y aunque seguramente estará la Selección azteca por allá, no creo este tiempo nos alcance para cambiar de raíz las estructuras del futbol mexicano, ya que más allá de naturalizados o no, de Sven o no (que por cierto, hace algunos meses muchos me criticaron porque en una columna me aventé a predecir lo que sucedería, no porque tuviera algo personal contra el sueco sino simplemente porque los cuestionamientos que se hacen hoy sobre su persona fueron los mismos que mientras dirigía a Inglaterra se le hicieron: Falta de comunicación con jugadores, liderazgo y audacia táctica) los problemas de nuestro futbol requieren una verdadera sacudida en todos los niveles y son mucho más profundas de lo que parecen.

De salida: Como dato cultural, recientemente llegó a mis manos un estudio donde se manifestaba que en promedio, de cada 10 mexicanos, siete de ellos piensan que la influencia de los Estados Unidos sobre nuestro país no ha sido favorable. Esto es paradójico cuando a pesar de lo que se dice, somos los propios Mexicanos a los que nos fascina alimentar esta misma penetración norteamericana consumiendo como si fuera nuestro uno de los activos más importantes que la cultura gringa tiene: El Super Bowl. Ni bueno ni malo, simplemente de llamar la atención. A veces así somos de contradictorios.

Opina de esta columna aquí.  

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas