Rojinegros S.A. de C.V.

Recientemente ha surgido la noticia de que el único autentico club social que queda en nuestra industria podría correr la misma suerte de todo el futbol mexicano, es decir, ser propiedad de una...

Recientemente ha surgido la noticia de que el único autentico club social que queda en nuestra industria podría correr la misma suerte de todo el futbol mexicano, es decir, ser propiedad de una empresa. El Atlas, un equipo con un sentido de pertenencia inexplicable comienza anunciar su posible transición hacia una posible privatización. Pregunto ¿Verdaderamente es la solución convertir al Atlas en una S.A. para por fin ser campeones?Vayamos por partes: Los Rojinegros no han sido campeones desde hace ya casi 58 años no por el hecho de ser un club social y deportivo. Entre otros factores, el Atlas ha vivido en la mediocridad por la incompetencia, tibieza y en algunos casos la corrupción de sus dirigentes. Si a esto le sumamos una mala planeación histórica sobre el rol que La Academia debía jugar en el panorama nacional, entonces encontramos que mas allá de algunos destellos, hasta la década de los ochentas los rojinegros naufragaron como un equipo muy querido en Guadalajara pero sin mayor trascendencia nacional.No es hasta principios de los noventas y dos descensos a cuestas (mentira que no han sido campeones eh, lo fueron 2 veces en Segunda División) que la dirigencia toma una decisión adecuada al apostar gran parte de su capital humano y económico por la cantera y así, deciden re estructurar sus inferiores ahora si a nivel nacional trayendo aexpertos en esta materia encabezados en su momento por Marselo Bielsa y de esta manera, su falta de resultados en trofeos se vio compensada con la generación de muchos de los mejores futbolistas de los últimos años que dieron brillo por fin así como satisfacciones a la afición quizás más masoquista que existe en nuestro entorno.Ahora bien, ¿cómo explicar que Atlas con todo y casi 60 años de nebulosa historia permanezca con un amor incondicional entre sus fans y sobre todo, que muchos niños y jóvenes mas allá de Jalisco sigan tatuando su corazón de colores rojinegros? En Guadalajara al menos, Atlas es mucho más que un equipo de futbol. Es una organización social y deportiva que da sentido de pertenencia ya que más allá de que te guste el futbol o no, los socios sienten como suyos el club y créanme que este activo intangible no lo compra ni todos los planes de mercadotecnia del mundo.También se dice que en función de los tiempos actuales es casi mandatario que los rojinegros reciban ayuda externa vía una promotora o una empresa privada para contribuir con recursos frescos y poder así tener plantillas mas competitivas así como inferiores aún más productivas. No tengo problema alguno con captar recursos económicos, de hecho es lo que más se necesita en Atlas. No obstante si el convertirse en una sociedad anónima fuera la respuesta, River Plate, Boca Juniors, Sao Paulo y muchos clubes sudamericanos y europeos hubieran tomado ya esa salida. Hay quien dice que se pretende emular lo que sucedió con el Club Deportivo Guadalajara y convertirlo en una empresa pues así se lograría un manejo más profesional. Difiero totalmente.El desarrollo de una marca así como la generación de ingresos de manera innovadora no está en función del tipo de estructura organizacional que se tenga, tiene que ver con la visión de los dirigentes, con la rapidez para tomar decisiones, con la continuidad de proyectos y sobre todo, con un equilibrio entre lo deportivo y lo comercial sin atentar contra el ADN de cada equipo. Está escrito en ese ADN de los Zorros que pertenece a su gente, que a diferencia del resto de los equipos de Primera División, el Atlas es una institución social y deportiva y que eso ha sido precisamente el factor por el cual a pesar de más de medio siglo de mediocridad, la gente sigue de manera devota practicando una religión rojinegra que ni ellos mismos se explican, no por nada ahora ellos son los únicos en esta industria que siguen venerando a un "bigotón" al que le ven cara de mesías.Invitaría a los dirigentes de la Academia a que se documenten, que se informen financieramente y que se den una vuelta por otras partes del mundo donde los clubes siguen siendo asociaciones civiles y vean los diferentes mecanismos que muchas instituciones deportivas han seguido para hacerse de recursos como SAD (Sociedades Anónimas Deportivas) y desde luego como Asociaciones Civiles (¿Por qué sus dirigentes no le dan una repasada al fondo de generación de recursos que Boca Juniors y Macri formaron cuando recién llegó a un club a punto de la quiebra y capitalizó en dinero el mayor activo que el club posee: Su afición, convirtiéndolo de nuevo en los noventas en el equipo mas poderoso del continente).El tiempo y los antecedentes han demostrado que no es la solución el rentar o vender un equipo necesariamente al mejor postor como se pretende hacer con  Atlas y más, cuando esa conexión con la gente ha sido precisamente el sostén para que a pesar de su mediocre historia siga siendo una de las joyas de la corona de este futbol. Claro error cometerían los dirigentes rojinegros en no ver más allá de sus narices y en su afán de generar más ingresos atenten contra la esencia de los que significan las palabras Club Deportivo y Social Atlas de Guadalajara.Opina de esta columna aquí

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas