Los buenos y los malos de la liguilla

En días anteriores escuché una declaración de Ricardo Lavolpe en la que mencionaba que ningún jugador en la liguilla lo había impresionado aún. El entrenador nacional había estado siguiendo de...

En días anteriores escuché una declaración de Ricardo Lavolpe en la que mencionaba que ningún jugador en la liguilla lo había impresionado aún. El entrenador nacional había estado siguiendo de cerca los partidos de la fase final para ubicar mejor a las estrellas o jugadores destacables de los que son, por lo menos en teoría, los mejores equipos del país. Esta, sin duda, debería ser la forma más fácil de encontrar a los mejores jugadores y el mejor foro para ver quién es quién “a la hora de la verdad”. Sin embargo, creo que al final del día, la liguilla también ha servido para observar quién NO debería ser convocado a la selección.

Tan solo en los partidos de semifinales se dejaron ver una serie de errores gravísimos de muchos jugadores por lo que el nivel de los partidos, a reserva de las emociones generadas, ha sido muy bajo. Del lado gris de la liguilla merece mención especial la defensa de Cruz Azul. Una línea defensiva que cuenta con gente que ha sido regularmente llamada a la selección nacional (Oscar Pérez, Aarón Galindo, Ricardo Osorio, Salvador Carmona, etc.) resultó ser el tendón de Aquiles de un Cruz Azul que ya de por sí mostraba un nivel muy lejano al que se le vio al inicio del torneo. Es especialmente desconcertante ver cómo un jugador como el “Conejo” Pérez puede llegar a cometer errores tan garrafales en momentos tan importantes. Su equipo se había ido al frente cuando de forma inexplicable deja ir un balón en un centro que no debiera ser un problema para ningún portero. Si mal no recuerdo, en su último partido con la selección nacional ante Costa Rica en San José, el mismo Conejo comete un error muy similar que le complica al Tri un partido totalmente dominado. De esta manera, un jugador que antes era muy constante ahora solo da una de cal por las de arena en una posición donde los errores se pagan muy caros. Definitivamente creo que después de lo hecho por Ochoa o Corona (los dos arqueros finalistas) el Conejo tiene mucho por hacer si quiere estar como uno de los suplentes de Oswaldo Sanchez en el camino hacia el Mundial.

Por otra parte, y para no ver nada más el lado malo de la “fiesta grande”, me gustaría mencionar a los que en mi opinión han mostrado el carácter necesario para destacar en los momentos importantes. Por un lado el caso de Cuauhtémoc quien cuando se decide a jugar es sin duda el mejor jugador del país. En esta ocasión, tal y como lo hizo en la pasada eliminatoria mundialista e incluso en el Mundial, demostró que tiene los tamaños para crecerse en situaciones importantes. Por otro lado está “Kikín”Fonseca quien en las últimas tres liguillas ha mostrado también el carácter necesario para buscar y lograr metas altas. En esta ocasión a Fonseca le faltó apoyo de sus compañeros, pero si Lavolpe logra encontrar jugadores que saquen la casta como Kikín y Cuauhtémoc se pueden lograr mucho más cosas que con los arriba mencionados que se desploman en los momentos importantes. Incluso los jugadores que no son muy mencionados pero por lo menos en estos partidos han mostrado determinación por ejemplo: Rojas, Torres y Aarón Padilla del América o Leaño y Corna de Tecos (solo por mencionar a algunos de los finalistas) merecen ser considerados por encima de los que han cometido tantos errores.

En suma, la liguilla es una buena prueba para conocer cómo se comportan los jugadores bajo presión, y en este sentido los últimos partidos has sido prueba clara de quién sí y quién no se comporta a la altura de las circunstancias. Por lo tanto, Lavolpe ya podrá sacar conclusiones a pesar de que, como el mismo mencionó, nadie lo haya deslumbrado aún.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas