Una segunda oportunidad

Callados y jugando se ven más bonitos; la forma de callar a sus enemigos y detractores así como las críticas es jugar como lo han venido haciendo los últimos partidos. Tanto para Enrique Meza y...

Callados y jugando se ven más bonitos; la forma de callar a sus enemigos y detractores así como las críticas es jugar como lo han venido haciendo los últimos partidos. Tanto para Enrique Meza y jugadores, en general, se les ha dado una segunda oportunidad de reivindicar el camino y volver a poner el nombre de Cruz Azul en lo más alto del futbol mexicano e internacional.

Con un estilo de  juego cómodo, sencillo y práctico los jóvenes del Cruz Azul poco a poco se han vuelto a ganar el respeto de los rivales; de nuevo enfrentarse al Cruz Azul es jugar con un los clubes grandes del futbol nacional y en su momento de América Latina. Hoy han resurgido de sus cenizas, como el Ave Fénix,  para reclamar el lugar que dejaron vacante. Desafortunadamente ya es muy tarde para recuperar el camino perdido en la liga peno no así en la justa más importante de América Latina y en donde, es difícil, pero no imposible volver a repetir la actuación de hace un par de años donde obtuvieron el subcampeonato.

Atrás quedaron los problemas que todos ya sabemos y no es necesario repetir; hoy tiene una nueva oportunidad de enfocar todos sus esfuerzos en una de las justas más importantes del balompié mundial, quien no recuerda el Cruz Azul que calló la Boca más grande del Mundo, a un Francisco Palencia entregado en cada jugada, a un Conejo Pérez que no dejaba pasar ni el aire.  Efectivamente no es el mismo Cruz Azul, pero desde mi punto de vista, si logra contratar los refuerzos adecuados, en media cancha y delantera, de nuevo La Máquina lograra grandes cosas.

Para Enrique Meza de nuevo se le da la confianza en un equipo de primera división después de tener un muy mal torneo en Atlas y antes con la Selección Nacional. De extracción Azul Enrique Meza llegó en el peor momento a la institución que lo vio nacer como jugador y después como técnico; un gran reto sacar a flote un equipo partido, sin motivación y deseos de jugar. Hoy de aquel Cruz Azul que tomó no queda más que los malos recuerdos y en cambio ha logrado de nuevo conjuntarlos para poder sacar adelante al equipo y a la institución cementera.  Es importante mencionar y resaltar que Cruz Azul juega  casi su totalidad con jugadores extraídos de las fuerzas básicas y nacidos en México.

¿Será que un equipo juega mejor sin extranjeros? Para muestra dos botones Chivas y Cruz Azul.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas